EL LAS­TRE DE LA DEU­DA

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATE -

Des­de el ini­cio de la pre­sen­te cri­sis, ha­ce ya más de tres años, una com­bi­na­ción de bue­nas me­di­das eco­nó­mi­cas y de bue­na suer­te ha he­cho po­si­ble que las eco­no­mías oc­ci­den­ta­les sor­tea­ran se­rios pe­li­gros: un pá­ni­co fi­nan­cie­ro a fi­na­les del 2008, una es­pi­ral de­pre­si­va en el 2009, el im­pa­go de la deu­da ex­ter­na de al­gún país en el 2010. Pa­sa­do ca­da uno de es­tos sus­tos se te­nía la im­pre­sión de que las co­sas vol­vían a su cau­ce; lo mis­mo ocu­rre aho­ra, cuan­do los da­tos mues­tran, en la ma­yo­ría de los paí­ses de nues­tro en­torno, una cier­ta re­cu­pe­ra­ción. Sin em­bar­go, na­die se atre­ve a ca­li­fi­car­la de só­li­da: do­mi­na, en­tre los que se ocu­pan de es­tas co­sas, un sen­ti­mien­to de pre­ca­rie­dad.

La ra­zón es, a mi en­ten­der, que has­ta aho­ra no se ha abor­da­do en se­rio el pro­ble­ma de la deu­da, ge­ne­ra­do en par­te al fi­nan­ciar las bur­bu­jas in­mo­bi­lia­rias y otros ex­ce­sos de gas­to, y en par­te por la re­ce­sión que si­guió al fi­nal de esas bur­bu­jas, en oto­ño del 2007. La fi­nan­cia­ción de las bur­bu­jas creó un enor­me vo­lu­men de deu­da, res­pal­da­da por unos ac­ti­vos –te­rre­nos y cons­truc­cio­nes– cu­yo va­lor no ha he­cho sino dis­mi­nuir; la re­ce­sión dio lu­gar a un gran au­men­to de los dé­fi­cit pú­bli­cos. No es ca­sual que el pro­ble­ma de la deu­da –so­bre to­do de la deu­da pri­va­da– no ha­ya re­ci­bi­do de­ma­sia­da aten­ción has­ta aho­ra. Ca­bía la es­pe­ran­za de que el tiem­po la arre­gla­ra: que un cam­bio de la co­yun­tu­ra re­ani­ma­ra las eco­no­mías, con el do­ble efec­to de ir en­ju­gan­do el dé­fi­cit pú­bli­co y de re­su­ci­tar el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio, vol­vien­do así los ac­ti­vos in­mo­bi­lia­rios a su va­lor an­te­rior y ale­jan­do de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras el es­pec­tro de la quie­bra.

LA SOL­VEN­CIA

Tres años más tar­de, he­mos de re­co­no­cer que no ha su­ce­di­do el pro­di­gio, ba­jo la for­ma de un cre­ci­mien­to sos­te­ni­do; mien­tras tan­to, la deu­da no ha he­cho más que cre­cer; ese cre­ci­mien­to ha ter­mi­na­do por ha­cer du­dar a los acree­do­res de la sol­ven­cia de sus deu­do­res. Cuan­do es­tos eran en­ti­da­des fi­nan­cie­ras, se les ha­cía más di­fí­cil fi­nan­ciar­se, y por con­si­guien­te se les im­pe­día dar cré­di­to; cuan­do se tra­ta­ba de Es­ta­dos, los deu­do­res im­po­nían me­di­das de aus­te­ri­dad que obli­ga­ban a re­cor­tes del gas­to que, a su vez, de­pri­mían la de­man­da y re­du­cían el cre­ci­mien­to.

Le­jos de des­va­ne­cer­se, el pro­ble­ma de la deu­da se ha agra­va­do. Exa­ge­ran­do un po­co, po­dría

No es ca­sual que el pro­ble­ma de la deu­da –so­bre to­do pri­va­da– no ha­ya re­ci­bi­do de­ma­sia­da aten­ción

uno de­cir que, en la si­tua­ción ac­tual, pa­ra re­du­cir el pe­so de la deu­da he­mos de cre­cer; pe­ro ba­jo el pe­so de la deu­da no po­de­mos cre­cer. Ni las ci­fras de la deu­da son per­fec­ta­men­te co­no­ci­das, ni son fi­jas, ni hay una re­gla in­mu­ta­ble que per­mi­ta de­ci­dir cuán­do la deu­da ex­ce­de la ca­pa­ci­dad de pa­go; pe­ro al­gu­nos da­tos co­no­ci­dos pue­den dar­nos una im­pre­sión ge­ne­ral. To­me­mos el ca­so es­pa­ñol, y em­pe­ce­mos por la deu­da pú­bli­ca, la que de­be el Es­ta­do a pro­pios y ex­tra­ños, y que en es­te mo­men­to equi­va­le a un 70% del PIB (uno de los por­cen­ta­jes más ba­jos de la eu­ro­zo­na).

El Es­ta­do de­be­rá de­vol­ver esa deu­da, co­mo cual­quier par­ti­cu­lar, gas­tan­do me­nos de lo que in­gre­sa. ¿Mu­cho me­nos? Sí: si qui­sié­ra­mos evi­tar que la deu­da pú­bli­ca si­guie­ra cre­cien­do en re­la­ción al PIB, y nos dié­ra­mos diez años pa­ra con­se­guir­lo, el Es­ta­do de­be­ría re­gis­trar, ca­da año, un ex-

Pa­ra re­du­cir el pe­so de la deu­da he­mos de cre­cer; pe­ro ba­jo el pe­so de la deu­da no po­de­mos cre­cer

ce­so de in­gre­sos so­bre gas­tos equi­va­len­te a un 3% del PIB; si te­ne­mos en cuen­ta que no he­mos al­can­za­do esa ci­fra ni si­quie­ra en los tiem­pos de ma­yor bo­nan­za, y que ca­si siem­pre he­mos es­ta­do en nú­me­ros ro­jos, nos da­re­mos cuen­ta de la mag­ni­tud del ajus­te que ha­bría que im­po­ner.

Vea­mos aho­ra cuán­to de­be­mos, en­tre Es­ta­do y sec­tor pri­va­do, al res­to del mun­do: la ci­fra equi­va­le a ca­si dos ve­ces el PIB (un 173%, pa­ra ser más exac­tos). Unos in­tere­ses del 5% so­bre esa ma­sa su­pon­drían unos pa­gos anua­les su­pe­rio­res al 8 por cien­to del PIB: es de­cir, un ex­ce­so de nues­tras ex­por­ta­cio­nes so­bre nues­tras im­por­ta­cio­nes de esa mag­ni­tud.

Te­nien­do en cuen­ta que nues­tra ba­lan­za co­rrien­te sue­le es­tar en nú­me­ros ro­jos, ya ve­mos que nos cos­ta­rá, no ya de­vol­ver la deu­da, sino só­lo es­tar al co­rrien­te de nues­tros pa­gos men­sua­les. Pa­ra que nos ha­ga­mos una idea, en 1919 Key­nes es­ti­ma­ba que la ca­pa­ci­dad de Ale­ma­nia pa­ra pa­gar las re­pa­ra­cio­nes exi­gi­das por los Alia­dos no po­día ex­ce­der del 4% de su pro­duc­to in­te­rior bru­to (la mi­tad de lo que nos to­ca a no­so­tros); y aún hoy pen­sa­mos que esas re­pa­ra­cio­nes las­tra­ron de ma­ne­ra de­ci­si­va la eco­no­mía ale­ma­na.

LOS PE­RI­FÉ­RI­COS

Nues­tras di­fi­cul­ta­des ha­llan su con­tra­par­ti­da exac­ta en nues­tros acree­do­res: los pa­si­vos de los paí­ses pe­ri­fé­ri­cos de la eu­ro­zo­na equi­va­len al 16% del PIB de Ale­ma­nia, al 15% del de Fran­cia. Ni unos ni otros po­de­mos per­mi­tir­nos un im­pa­go. Ade­más, hay que ad­mi­tir que las pers­pec­ti­vas de cre­ci­mien­to no son muy bue­nas: al­gu­nas pre­dic­cio­nes, ex­tra­ofi­cia­les pe­ro com­pe­ten­tes, man­tie­nen el cre­ci­mien­to de la eco­no­mía es­pa­ño­la en torno al 1% anual du­ran­te los pró­xi­mos cua­tro años; el de Ale­ma­nia, en torno al 1,7%; no son ci­fras que per­mi­tan au­gu­rar un cam­bio de signo de nues­tras cuen­tas, ni pú­bli­cas, ni ex­te­rio­res.

Vis­to con cier­ta dis­tan­cia, el pro­ble­ma no ad­mi­te más que una so­lu­ción: re­du­cir el vo­lu­men de deu­da pa­ra que co­rres­pon­da a un va­lor ra­zo­na­ble de los ac­ti­vos. No hay otra for­ma de ha­cer­lo que la ne­go­cia­ción en­tre deu­do­res y acree­do­res (am­bos pri­va­dos, en el ca­so es­pa­ñol). Unos y otros es­tán obli­ga­dos a ne­go­ciar, y, ya que se tra­ta de en­ti­da­des fi­nan­cie­ras bien in­for­ma­das, to­dos de­be­rían re­co­no­cer que las deu­das exis­ten­tes son el re­sul­ta­do de transac­cio­nes in­cu­rri­das con pleno co­no­ci­mien­to por am­bas par­tes.

El ob­je­ti­vo de la ne­go­cia­ción es el re­co­no­ci­mien­to de pér­di­das y su re­par­to; se tra­ta, des­de lue­go, de un asun­to des­agra­da­ble; pe­ro hay que te­ner pre­sen­te que el mi­la­gro que hu­bie­ra per­mi­ti­do en­ju­gar­las no ha te­ni­do lu­gar, ni lle­va tra­zas de pro­du­cir­se; y que, mien­tras el pro­ble­ma no se abor­de, la re­cu­pe­ra­ción que ne­ce­si­ta­mos di­fí­cil­men­te se pro­du­ci­rá.

EMI­LIA GU­TIE­RREZ

Uno de los pro­ble­mas de la mi­nis­tra de Eco­no­mía, Ele­na Sal­ga­do, se lla­ma deu­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.