LAS LEC­CIO­NES DE LA RE­VO­LU­CIÓN EGIP­CIA

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATE -

Lo que ha ocu­rri­do en Egip­to, que pue­de ca­li­fi­car­se de ver­da­de­ra re­vo­lu­ción, tie­ne una gran im­por­tan­cia política, eco­nó­mi­ca y so­cial. Ade­más, el he­cho de que se ha­ya ex­ten­di­do co­mo re­gue­ro de pól­vo­ra por el nor­te de Áfri­ca y va­rios paí­ses de Orien­te Me­dio da a los acon­te­ci­mien­tos de Tú­nez pri­me­ro y Egip­to des­pués un ca­rác­ter pio­ne­ro de di­men­sio­nes his­tó­ri­cas. Al­gu­nos han com­pa­ra­do el des­per­tar de to­dos es­tos pue­blos con la caí­da del mu­ro de Ber­lín. Se­gu­ra­men­te es pre­ma­tu­ro lle­gar a es­ta con­clu­sión an­te la in­cer­ti­dum­bre de có­mo aca­ba­rá el en­ca­je de to­das las pie­zas que se es­tán mo­vien­do. Pe­ro sí que es po­si­ble ex­traer al­gu­nas lec­cio­nes de es­ta re­vo­lu­ción.

La pri­me­ra lec­ción es al­go que ya ve­ni­mos com­pro­ban­do re­pe­ti­da­men­te; me re­fie­ro a las de­fi­cien­cias de nues­tra ca­pa­ci­dad de aná­li­sis, la fal­ta de in­tui­ción y las li­mi­ta­cio­nes de la pros­pec­ti­va de nues­tros in­te­lec­tua­les. Así, por ejem­plo, lla­ma la aten­ción que en nin­guno de los quin­ce ar­tícu­los de­di­ca­dos al “Mun­do que vie­ne”, pu­bli­ca­dos en es­te pe­rió­di­co du­ran­te los me­ses de di­ciem­bre y úl­ti­mos y es­cri­tos por per­so­na­li­da­des de re­co­no­ci­do pres­ti­gio, no ha­ya ni una so­la sos­pe­cha so­bre la po­si­bi­li­dad del es­ta­lli­do que se ha pro­du­ci­do en los paí­ses ára­bes.

Pe­ro no só­lo es un pro­ble­ma de in­ca­pa­ci­dad de es­cu­dri­ñar el fu­tu­ro, has­ta cier­to pun­to com­pren­si­ble, sino tam­bién de fal­ta de ri­gor del aná­li­sis eco­nó­mi­co, en gran par­te de­bi­do a una uti­li­za­ción acrí­ti­ca de las ci­fras, so­bre to­do las del cre­ci­mien­to de la eco­no­mía me­di­do por el pro­duc­to in­te­rior bru­to (PIB). Por ejem­plo, en los úl­ti­mos cin­co años, Egip­to ha vis­to au­men­tar su PIB a una ta­sa anual del 5,6%. La con­fian­za en la eco­no­mía egip­cia ha si­do ava­la­da por los in­for­mes de los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les y tam­bién por el au­men­to de la in­ver­sión ex­te­rior en el país, que ha al­can­za­do 50 mil mi­llo­nes de dó­la­res en el pa­sa­do lus­tro. En los úl­ti­mos años, Egip­to y la ma­yo­ría de sus ve­ci­nos aho­ra en fa­se de efer­ves­cen­cia política han si­do vis­tos co­mo ba­luar­tes de es­ta­bi­li­dad y pro­gre­so eco­nó­mi­cos, con una men­ción especial por ha­ber no­ta­do muy po­co, se de­cía, la cri­sis fi­nan­cie­ra in­ter­na­cio­nal. Aho­ra ha apa­re­ci­do una reali­dad muy di­fe­ren­te: po­bre­za, pa­ro, co­rrup­ción y opre­sión.

Así, al igual que la cri­sis glo­bal que vi­vi­mos nos ha en­se­ña­do que es un error no ha­ber va­lo­ra­do el cre­ci­mien­to eco­nó­mi- co de los mo­men­tos de eu­fo­ria en fun­ción de su sos­te­ni­bi­li­dad, es de­cir, que no se pue­de cre­cer y mon­tar un país con el aho­rro de los de­más sin in­cu­rrir en gra­ves ries­gos, el ca­so de Egip­to y de sus ve­ci­nos nos mues­tra otro pun­to

No se pue­de cre­cer y mon­tar un país con el aho­rro de los de­más sin in­cu­rrir en gra­ves ries­gos

dé­bil del cre­ci­mien­to al que los eco­no­mis­tas de­be­ría­mos con­ce­der más im­por­tan­cia: la dis­tri­bu­ción ini­cua de los fru­tos del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co.

Tra­di­cio­nal­men­te, se ha con­si­de­ra­do que la de­sigual­dad en la dis­tri­bu­ción de la ren­ta, aun la- men­tán­do­la, es un de­fec­to inevi­ta­ble e in­he­ren­te al sis­te­ma de eco­no­mía de mer­ca­do. Es­to ha lle­va­do a le­gi­ti­mar a los Es­ta­dos en su la­bor re­dis­tri­bu­ti­va de la ren­ta a tra­vés de va­rios me­ca­nis­mos, en­tre ellos el sis­te­ma fis­cal.

El ca­so de Egip­to y de los paí­ses que si­guen sus pa­sos re­vo­lu­cio­na­rios nos en­se­ña que es­ta vi­sión “be­nig­na” de la de­sigual­dad de ren­tas es­tá abo­ca­da a un re­plan­tea­mien­to más agre­si­vo. En par­ti­cu­lar, ca­da vez se acep­ta­rá me­nos la de­sigual­dad pro­mo­vi­da por go­ber­nan­tes y éli­tes co­rrup­tas que se en­quis­tan en el po­der. Se­rá ne­ce­sa­rio com­pren­der que de la mis­ma ma­ne­ra que un país no pue­de cons­truir­se fir­me­men­te con el aho­rro de los de­más, tam­po­co pue­de ha­cer­se per­ma­nen­te­men­te en ba­se a una éli­te go­ber­nan­te co­rrup­ta y re­pre­so­ra de su pue­blo. Es al­go a te­ner muy en cuen­ta en los fu­tu­ros aná­li­sis de la reali­dad si pre­ten­de­mos que sean re­le­van­tes.

Ade­más de la de­sigual­dad de ren­tas y la po­bre­za de am­plias ca­pas de la po­bla­ción, otros fac­to­res de pe­so han in­ci­di­do en los

Tam­po­co se pue­de cre­cer de for­ma per­ma­nen­te en ba­se a una éli­te go­ber­nan­te co­rrup­ta y re­pre­so­ra

acon­te­ci­mien­tos que es­toy co­men­tan­do. En par­ti­cu­lar, han si­do im­por­tan­tes los fuer­tes au­men­tos de los pre­cios de los ali­men­tos. Es­te es un pro­ble­ma gra­ve, que de per­sis­tir, ca­be te­mer que con­duz­ca a mo­vi­mien­tos po­pu­la­res co­mo ocu­rrió en el 2008. El au­men­to de los pre­cios del pe­tró­leo, que ya han em­pe­za­do su es­ca­la­da, agra­va­rá es­tas ten­den­cias in­fla­cio­na­rias.

Otra lec­ción de lo que es­tá ocu­rrien­do en Egip­to y otros paí­ses de la zo­na es que la glo­ba­li­za­ción no es úni­ca­men­te, co­mo so­le­mos pen­sar, un te­ma de re­la­cio­nes más am­plias y abier­tas en­tre las na­cio­nes, sino tam­bién una po­de­ro­sa pa­lan­ca de cam­bio po­lí­ti­co a ni­vel na­cio­nal. Por pri­me­ra vez, he­mos con­tem­pla­do, es­tu­pe­fac­tos, co­mo los me­dios glo­ba­les de co­mu­ni­ca­ción en­tre las per­so­nas son más po­ten­tes que los ejér­ci­tos pa­ra de­rri­bar a los go­bier­nos dic­ta­to­ria­les.

Es­ta es una im­por­tan­te lec­ción pa­ra Oc­ci­den­te, que ha bus­ca­do la es­ta­bi­li­dad alián­do­se y apo­yan­do a los au­tó­cra­tas y a los gru­pos de po­der de su en­torno. Es­te en­fo­que ha fun­cio­na­do, pe­ro con el ele­va­do cos­te, que aho­ra se agra­va, de la ene­mis­tad y el re­sen­ti­mien­to ha­cia Oc­ci­den­te de las masas que bus­can la li­ber­tad. Se­gu­ra­men­te, en el fu­tu­ro nues­tros di­ri­gen­tes ten­drán que ha­cer más ca­so de la blo­gos­fe­ra, de lo que se di­ce y se te­je en ella, que de los ru­ti­na­rios y ano­di­nos men­sa­jes de los em­ba­ja­do­res a sus can­ci­lle­rías so­bre la úl­ti­ma entrevista con el dic­ta­dor de turno.

Oc­ci­den­te, que se ha que­da­do ató­ni­to mien­tras la gen­te mue­re en las ca­lles, tie­ne una opor­tu­ni­dad, que no de­be­ría de­jar pa­sar, pa­ra reac­ti­var su com­pro­mi­so con los prin­ci­pios de la li­ber­tad y el res­pe­to a los de­re­chos hu­ma­nos. La es­qui­zo­fre­nia de los de­re­chos hu­ma­nos co­mo pie­za ora­to­ria y la real­po­li­tik co­mo nor­ma de con­duc­ta in­ter­na­cio­nal se­rá ca­da vez más pa­té­ti­ca.

Creo que las per­so­nas de bue­na vo­lun­tad que se sien­tan de­mó­cra­tas tie­nen es­tos días mu­chos ele­men­tos pa­ra re­fle­xio­nar y sen­tir­se, a pe­sar de to­do, fuer­tes en sus con­vic­cio­nes. Oja­lá una de las con­clu­sio­nes más im­por­tan­tes de lo que es­tá pa­san­do sea la cre­cien­te im­po­si­bi­li­dad de man­te­ner a los pue­blos sub­yu­ga­dos en un mun­do en el que to­dos nos co­nec­ta­mos y aca­ba­mos pal­pi­tan­do al uní­sono.

No sa­be­mos co­mo aca­ba­rá el dra­ma, es­pe­cial­men­te en el ca­so tan ho­rro­ro­so de Libia, que co­men­zó en Tú­nez y ha se­gui­do en Egip­to y otros paí­ses ára­bes. Pe­ro di­fí­cil­men­te las co­sas se­rán igual que an­tes en la re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les. Pre­ten­der que lo sean y no apren­der las lec­cio­nes de lo que es­tá ocu­rrien­do só­lo pue­de de­jar a Oc­ci­den­te fue­ra de jue­go. Por aho­ra, el si­len­cio atur­di­do y las tí­mi­das ame­na­zas de los go­bier­nos oc­ci­den­ta­les no des­pier­tan mu­chas es­pe­ran­zas de que ha­yan en­ten­di­do lo que es­tá pa­san­do.

KHA­LED ELFIQI / EFE

Cen­te­na­res de mi­les de egip­cios se le­van­ta­ron pa­ra que­jar­se de la po­bre­za, el pa­ro, la co­rrup­ción y la opre­sión del país

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.