La cre­cien­te bi­po­la­ri­dad de Ale­ma­nia

La Vanguardia - Dinero - - FINANZAS -

En Ale­ma­nia, dos pers­pec­ti­vas, dos sen­si­bi­li­da­des, pa­re­cen co­exis­tir an­te la unión mo­ne­ta­ria. Por un la­do, una muy his­tó­ri­ca, or­to­do­xa, que es el or­gu­llo de Ale­ma­nia por sus re­sul­ta­dos, y por otro, una lí­nea más abier­ta ha­cia Eu­ro­pa, en especial ha­cia Fran­cia, más blan­da, se­gui­da por el mi­nis­tro de Fi­nan­zas, Wolf­gang Schäu­ble. En me­dio es­ta­ría An­ge­la Mer­kel, en ho­ras ba­jas por su de­fen­sa del eu­ro.

El lí­der hoy de la or­to­do­xia es el pa­trón del Bun­des­bank, Axel We­ber. Su re­nun­cia a sus­ti­tuir a Tri­chet al fren­te de un BCE “des­di­bu­ja­do” po­dría te­ner con­se­cuen­cias ines­pe­ra­das. ¿Y si We­ber li­de­ra la te­mi­da co­rrien­te an­ti-eu­ro en Ale­ma­nia, que po­dría trans­for­mar­se en par­ti­do po­lí­ti­co?, se pre­gun­tan en el mer­ca­do.

El cas­ti­go su­fri­do por Mer­kel en las elec­cio­nes de Ham­bur­go han mos­tra­do la fuer­za del eu­ro­es­cep­ti­cis­mo.

We­ber, ade­más, no es­tá ca­lla­do. El pa­sa­do lu­nes, en Dus­sel­dorf ad­vir­tió a los paí­ses pe­ri­fé­ri­cos que en la ma­ra­tón que han co­men­za­do pa­ra con­tro­lar su deu­da só­lo es­tán en el ki­ló­me­tro 10 y que lo más du­ro vie­ne des­pués. Así que de eso que Es­pa­ña cre­ce­rá un 2-2,5% en­tre el 2011 y el 2015 co­mo pro­me­te Za­pa­te­ro, na­da de na­da. ¿Y qué ha­rán cuan­do se in­cre­men­ten los gri­tos?

Un día des­pués, en el

Fi­nan­cial Ti­mes mos­tró su te­mor a que el pro­ce­so po­lí­ti­co de­bi­li­te las exi­gen­cias de ri­gor y pi­dió que “los con­tri­bu­yen­tes de otros paí­ses miem­bros sean pro­te­gi­dos por un es­ta­tu­to de acree­dor pre­fe­ren­cial” en ca­so de re­es­truc­tu­ra­ción o in­sol­ven­cia de la deu­da de un país.

Y, a su vez, la orien­ta­ción de Ber­lín ha­cia el for­ta­le­ci­mien­to de sus la­zos con Fran­cia es ca­da día más cla­ra. Ya no só­lo es el mi­nis­tro de Fi­nan­zas, Schäu­ble, quien mues­tra una in­cli­na­ción irre­sis­ti­ble ha­cia Pa­rís (ha lle­ga­do a su­ge­rir una fu­sión de los mi­nis­te­rios de Eco­no­mía de am­bos paí­ses), sino que, aho­ra, el fu­tu­ro pre­si­den­te del Bun­des­bank, Jens Weid­mann, que hi­zo en 1993 un “sta­ge” en el Ban­co de Fran­cia, es otro ami­go de­cla­ra­do de su ve­cino. Se­gún el mer­ca­do, es­ta bi­po­la­ri­dad re­ve­la­ría que Ber­lín y Frank­furt sí es­tán por el eu­ro, aho­ra, y eso tam­bién, siem­pre y cuan­do el club sea más res­trin­gi­do.

BLOOMBERG Y AFP

An­ge­la Mer­kel y Jens Weid­mann

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.