Es­pa­ña em­pie­za a re­co­ger en In­dia

Éxi­tos en in­fra­es­truc­tu­ras, ener­gías re­no­va­bles y me­tal

La Vanguardia - Dinero - - INTERNACIONAL - Jor­di Joan Ba­ños

Cuan­do el re­cién nom­bra­do em­ba­ja­dor de Es­pa­ña en In­dia, Javier Elorza, ate­rri­zó ha­ce dos miér­co­les en la fla­man­te ter­mi­nal 3 de Nue­va Del­hi, com­pro­bó de in­me­dia­to la vi­si­bi­li­dad de nues­tras mul­ti­na­cio­na­les. To­dos los sa­ni­ta­rios de la oc­ta­va ma­yor ter­mi­nal del mun­do son de Ro­ca. De ha­ber lle­ga­do un miér­co­les más tar­de, hu­bie­ra po­di­do to­mar el se­mi­pri­va­do Del­hi Air­port Me­tro Ex­press –en su via­je inau­gu­ral– y ob­ser­var su pa­re­ci­do con Cer­ca­nías: el fa­bri­can­te de los tre­nes es CAF. No só­lo eso: El tú­nel es obra de una sub­si­dia­ria de FCC y el sis­te­ma de bi­lle­tes es de In­dra, que tam­bién ha ga­na­do un con­cur­so si­mi­lar pa­ra los me­tros de Cal­cu­ta y Bom­bay. Por aña­di­du­ra, la elec­tri­fi­ca­ción de la pri­me­ra fa­se del me­tro de Del­hi fue ta­rea de Co­bra.

Al día si­guien­te, el em­ba­ja­dor pu­do asis­tir a la inau­gu­ra­ción de la pri­me­ra fran­qui­cia de Adol­fo Domínguez, que si­gue la es­te­la de Man­go y Za­ra, es­ta úl­ti­ma, con tien­das pro­pias a me­dias con Ta­ta. El vino que se ser­vía era To­rres, con dis­tri­bui­dor pro­pio. Y en el mis­mo cen­tro co­mer­cial, Fres­cCo abre es­tos días las puer­tas de su cuar­to res­tau­ran­te en Del­hi. Que el acei­te de oli­va sea Bor­ges no de­be­ría sor­pren­der, pues­to que ya se dis­tri­bu­ye has­ta en al­gu­nas tien­das de ba­rrio de Del­hi, Bom­bay y Ban­ga­lo­re. A me­dio pla­zo pla­nea lle­gar a las 36 ciu­da­des de más de un mi­llón de ha­bi­tan­tes y, a cor­to pla­zo, a las diez ma­yo­res.

FAL­TAN VUE­LOS DI­REC­TOS

Pa­ra las mul­ti­na­cio­na­les del Ibex 35, ha­cer las In­dias sig­ni­fi­ca aún ha­cer las Amé­ri­cas. Pe­ro cer­ca de un ter­cio ya ha pues­to un pie en la In­dia, en­gro­san­do la lis­ta de se­ten­ta em­pre­sas y un mi­llar de re­si­den­tes es­pa­ño­les. Sin em­bar­go, la re­la­ción no ha al­can­za­do to­da­vía su ma­du­rez. Pa­ra em­pe­zar, si­gue sin ha­ber vue­los di­rec­tos en­tre Es­pa­ña e In­dia y la fu­sión de Ibe­ria y Bri- tish Air­ways, se­gu­ra­men­te, no ayu­da­rá. Es cier­to que la pre­sión es­pa­ño­la con­tri­bu­yó a re­ba­jar los aran­ce­les al acei­te de oli­va, pe­ro so­la­men­te aho­ra Del­hi pro­me­te ha­cer lo pro­pio con el vino, prohi­bi­ti­vo: un To­rres Gran Co­ro­nas cues­ta 33 eu­ros en la tien­da.

“Las em­pre­sas que se ins­ta­la­ron ha­ce años con to­da la ar­ti­lle­ría es­tán em­pe­zan­do a re­co­ger sus fru­tos”, ad­mi­te la di­rec­to­ra de la Ofi­ci­na Co­mer­cial, Te­re­sa Sol­bes. Aun­que “se pre­sen­tan a mu­chos con­cur­sos y la ta­sa de re­torno es baja”. In­clu­so pa­ra las ga­na­do­ras, los re­sul­ta­dos en In­dia si­guen sien­do mar­gi­na­les, aun­que van a más.

Pe­ro no to­do son his­to­rias con fi­nal fe­liz. Rep­sol Bu­tano y Al­dea­sa se mar­cha­ron, es­ta úl­ti­ma en el úl­ti­mo mo­men­to, por cam­bios so­bre­ve­ni­dos en el ae­ro­puer­to de Bom­bay que be­ne­fi­cia­ban a un com­pe­ti­dor. La can­te­ra de Ce­men­tos Mo­lins y La­far­ge (al 50%) en el No­res­te tri­bal –que de­be­ría apro­vi­sio­nar a su me­ga­fá­bri­ca de ce­men­to en Ban­gla­desh– lle­va ca­si dos años pa­ra­li­za­da por or­den ju­di­cial, a pe­sar de la dis­po­si­ción de la joint-ven­tu­re his­pano-fran­ce­sa a sa­tis­fa­cer una mul­ta me­dioam­bien­tal de vein­te mi­llo­nes de eu­ros (la in­ver­sión con­jun­ta es de 212 mi­llo­nes en am­bos pro­yec­tos, lo que in­clu­ye una cin­ta trans­por­ta­do­ra de ári- dos de 17 ki­ló­me­tros). Fi­nal­men­te, Dra­ga­dos prác­ti­ca­men­te des­hi­zo su par­ti­ci­pa­ción en una ter­mi­nal por­tua­ria en Bom­bay, a los dos años de ga­nar el con­cur­so.

El an­ti­guo director de Acc10 en Nue­va Del­hi, Pra­deep Bhar­ga­va, hoy director de la con­sul­to­ra In­da­vant, opi­na que “la es­tra­te­gia de las em­pre­sas es­pa­ño­las es mu­cho me­nos agre­si­va que la de las ale­ma­nas. Da la sen­sa­ción que mu­chas es­tán en In­dia por­que hay que es­tar, sin una vi­sión a lar­go pla­zo”. Pe­se al sal­to cua­li­ta­ti­vo en las re­la­cio­nes eco­nó­mi­cas –que se ges­tó a par­tir del 2004– Bhar­ga­va opi­na que la cri­sis es­tá des­ace­le­ran­do la en­tra­da de em­pre­sas por­que “las em­pre­sas pre­fie­ren en­trar en paí­ses don­de per­ci­ben un re­torno rá­pi­do so­bre la in­ver­sión. E In­dia es un ele­fan­te se­gu­ro, pe­ro len­to”.

De cual­quier mo­do la im­plan­ta­ción es­pa­ño­la es par­ti­cu­lar­men­te fuer­te en cier­tas áreas, co­mo in­fra­es­truc­tu­ras, ma­qui­na­ria-au­to­mo­ción y ener­gías re­no­va­bles. Geo­grá­fi­ca­men­te se co­rres­pon­den, apro­xi­ma­da­men­te, con Del­hi-Gur­gaon, Bom­bay-Pu­ne y Ma­drás-Ban­ga­lo­re. La in­ver­sión acu­mu­la­da des­de el 2000 es de 729 mi­llo­nes de dó­la­res, lo que co­lo­ca a Es­pa­ña co­mo de­ci­mo­quin­to in­ver­sor en In­dia. Aun­que el cre­ci­mien­to in­dio tie­ne mu­cho que ver con los in­tan­gi­bles del si­glo XXI (tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción, in­for­má­ti­ca o aten­ción al clien­te), la in­ver­sión es­pa­ño­la tie­ne un per­fil in­dus­trial.

Pa­ra ilus­trar una his­to­ria de éxi­to, na­die me­jor que Ro­ca, que ade­más es quien me­jor se vende o, por lo me­nos, la em­pre­sa que más gas­ta en pu­bli­ci­dad. En el 2006 se con­vir­tió en la ma­yor fir­ma mun­dial de su gé­ne­ro, tras ad- qui­rir el 50% de Parry­wa­re, por 50 mi­llo­nes. Dos años más tar­de com­pró el 50% res­tan­te y ya cuen­ta con 5 fá­bri­cas (cua­tro de ce­rá­mi­ca y una de gri­fe­ría), 2.100 em­plea­dos y 230 pun­tos de ven­ta en cien ciu­da­des.

O Du­ro Fel­gue­ra, que ha cons­trui­do en An­dra la ter­mi­nal por­tua­ria con ma­yor ca­pa­ci­dad de In­dia, por cien mi­llo­nes de dó­la­res y que se ha ad­ju­di­ca­do otra por 20 mi­llo­nes. La cons­truc­to­ra OHL tie­ne el 26% de la ad­ju­di­ca­ta­ria de un pro­yec­to si­mi­lar, mien­tras que Be­fe­sa inau­gu­ró el año pa­sa­do la ma­yor desala­do­ra de ós­mo­sis in­ver­sa del país, ca­paz de col­mar las ne­ce­si­da­des de agua de to­da la ciu­dad de Ma­drás.

Ca­be pre­ci­sar que en In­dia abun­dan los par­te­na­ria­dos pú­bli­co-pri­va­dos, con con­ce­sión in­clui­da. Iso­lux Cor­fán, de la mano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.