Los mer­can­ti­lis­tas

El bu­fe­te Cua­tre­ca­sas de los Fon­ta­na, Trias o Cas­tro­de­za y el des­pa­cho Ro­ca Jun­yent, de los Se­gu­ra y Mi­ró

La Vanguardia - Dinero - - CRÓNICAS BURGUESAS -

En el cuar­to pi­so del 111 del pa­seo de Grà­cia, un atrio lu­mi­no­so y abo­ve­da­do, con un jardín bo­tá­ni­co en el cen­tro, co­mu­ni­ca con ga­le­rías se­mi­cir­cu­la­res po­bla­das de des­pa­chos. Es el cuar­tel ge­ne­ral de Cua­tre­ca­sas Go­nçal­ves Pereira, el tea­tro de ope­ra­cio­nes del de­re­cho mer­can­til y tri­bu­ta­rio; un lu­gar don­de el vi­si­tan­te pue­de ver sin ser vis­to y “se sien­te am­pa­ra­do sin per­der su con­di­ción”, a cri­te­rio del so­cio del bu­fe­te, Mi­guel Trias Sagnier, un ex­per­to en de­re­cho cor­po­ra­ti­vo, fo­guea­do en las co­ci­nas de Jau­sas y Pri­ce­wa­ter­hou­se­Coo­pers. Tam­bién es el pri­mer es­la­bón de una ca­de­na es­ce­no­grá­fi­ca que Emi­lio Cua­tre­ca­sas Fi­gue­ras de­fi­nió con el le­ma de “el clien­te te juz­ga”, su ver­sión per­so­nal del prin­ci­pio se­gún el cual un buen des­pa­cho adds va­lue to the client (ha­ce que el clien­te val­ga más).

Co­mo re­pre­sen­tan­te de ter­ce­ra ge­ne­ra­ción fa­mi­liar, Emi­lio Cua­tre­ca­sas se in­cor­po­ró a la cú­pu­la eje­cu­ti­va del bu­fe­te en los años pos­te­rio­res a la re­for­ma fis­cal de Fer­nán­dez Or­do­ñez –uni­ver­sa­li­za­ría el pa­go de im­pues­tos en Es­pa­ña– to­man­do la al­ter­na­ti­va de su pa­dre Pe­dro Cua­tre­ca­sas Sa­ba­ta y de sus so­cios de en­ton­ces, Ángel Salanova, el pres­ti­gio­so ci­vi­lis­ta Federico Es­pa­da­ler Me­di­na y Javier He­rre­ros, un le­tra­do, es­te úl­ti­mo, es­pe­cial­men­te po­li­va­len­te y asig­na­do a la ase­so­ría ju­rí­di­ca del ex­tin­gui­do Ban­co de Ma­drid. El pre­si­den­te de la en­ti­dad fi­nan­cie­ra, Jaime Cas­tell Lastortras, em­pre­sa­rio tex­til (Gos­sip­yum) y clien­te es­tre­lla del bu­fe­te de abo­ga­dos, re­nun­ció al ban­co des­pués de la en­tra­da de Ba­nes­to en su ac­cio­na­ria­do. Con el tiem­po, la caí­da del acau­da­la­do in­dus­trial no só­lo no afec­tó al bu­fe­te ju­rí­di­co sino que trans­cu­rrió pa­ra­le­la a su em­pu­je re­no­va­dor. Los Cua­tre­ca­sas se ins­ta­la­ron en su se­de ac­tual, una an­ti­gua pro­pie­dad del Deuts­che Bank y de su fi­lial es­pa­ño­la, el Ban­co­trans de los Carceller, los De­me­trios –abue­lo, pa­dre y nie­to–, una sa­ga de em­pren­de­do­res y car­gos mi­nis­te­ria­les del an­ti­guo ré-

El fun­da­dor de la sa­ga, Cua­tre­ca­sas Bu­quet, se ha­bía ini­cia­do con Agu­lló i Vidal y se aso­ció con Ribó Ara­bia

gi­men, cu­yo ac­tual pro­ta­go­nis­ta desem­pe­ña la pre­si­den­cia de Damm, es miem­bro del con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción de la Sacyr de Ri­ve­ro y ac­túa de cons­pi­cuo ma­dri­dis­ta con pre­sen­cia re­ser­va­da en el pal­co de Flo­ren­tino Pé­rez. Cuan­do to­da­vía no se ha­bía cons­trui­do la se­de del Ban­co Atlán­ti­co, el edificio Deuts­che Bank era uno de los más al­tos de la ciu­dad de los ne­go­cios, eri­gi­do en el la­do mon­ta­ña del Lla­pis (Dia­go­nal es­qui­na pa­seo de Grà­cia), el obe­lis­co de la pla- ça del Llo­ro. Pe­dro Cua­tre­ca­sas, a quien Jor­di Pu­jol ca­li­fi­có de “triun­fa­dor sin re­nun­ciar a sus pro­pias raí­ces ni a los va­lo­res in­he­ren­tes de su pro­fe­sión”, no só­lo se ocu­pó de su des­pa­cho sino que tu­vo una vi­da muy ac­ti­va en el mun­do em­pre­sa­rial, co­mo con­se­je­ro y pre­si­den­te de nu­me­ro­sas so­cie­da­des. Mar­có la sen­da de su des­cen­den­cia (su hi­jo Emi­lio pre­si­de Areas y es con­se­je­ro de Sol Me­liá) y de tan­tos ci­vi­lis­tas ca­ta­la­nes en los se­ten­tas y ochen­tas ( Vi­ves de la Hi­no­jo­sa, Pin­tó Ruiz, Ji­mé­nez de Par­ga o Ga­rí, en­tre otros mu­chos), pre­sen­tes en los ór­ga­nos de ges­tión de com­pa­ñías de ser­vi­cios, de ca­jas de aho­rros y has­ta de gran­des ban­cos es­pa­ño­les a par­tir de sus desem­pe­ños co­mo abo­ga­dos.

El fun­da­dor de la sa­ga, Emi­lio Cua­tre­ca­sas Bu­quet, se ha­bía ini­cia­do en el de­re­cho for­man­do una So­cie­dad Re­gu­lar Co­lec­ti­va con Fer­nan­do Agu­lló i Vidal, me­ce­nas y pró­cer de la Lli­ga Re­gio­na­lis­ta, en un des­pa­cho que com­par­tió con Ribot y Oli­vas y más tar­de co­mo so­cio en Bilbao de Ribó Ara­bia, du­ran­te un pe­rio­do mar­ca­do por la ex­pan­sión de los gran­des si­de­rúr­gi­cos vas­cos, los Eche­va­rría, Ar­tiach, Ares­ti, So­ta o Le­za­ma.

Va­rias dé­ca­das des­pués de ha­ber li­be­ra­do su cen­tro con la Car­ta Mu­ni­ci­pal de Por­cio­les, Bar­ce­lo­na ini­ció el tras­la­do de fá­bri­cas ha­cia la pe­ri­fe­ria y la cons­truc­ción de las ron­das (cul­mi­na­do en la trans­for­ma­ción olím­pi­ca del

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.