De Ru­ma­sa a la Gran Re­ce­sión

Aran­ci­bia des­gra­na los en­tre­si­jos del sis­te­ma fi­nan­cie­ro es­pa­ñol de las úl­ti­mas tres dé­ca­das

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - DE CRI­SIS EN CRI­SIS Jus­to Ba­rran­co

La his­to­ria de la so­cie­dad es­pa­ño­la de las úl­ti­mas dé­ca­das es in­se­pa­ra­ble de la de los pro­fun­dos cam­bios vi­vi­dos en su sis­te­ma fi­nan­cie­ro. In­se­pa­ra­ble de sus pro­gre­sos que no han si­do po­cos, y, por su­pues­to, de sus cri­sis, que tam­po­co han es­ca­sea­do, co­mo se en­car­ga de re­cor­dar el pe­rio­dis­ta eco­nó­mi­co Sal­va­dor Aran­ci­bia en su opor­tuno li­bro De cri­sis en cri­sis, un re­co­rri­do por la his­to­ria del sis­te­ma fi­nan­cie­ro es­pa­ñol y de Es- pa­ña de las úl­ti­mas tres dé­ca­das. Una his­to­ria cu­yo fi­nal se es­tá es­cri­bien­do jus­ta­men­te es­tos días.

Sin du­da, De cri­sis en cri­sis re­sul­ta un ejer­ci­cio ne­ce­sa­rio. La prue­ba es que por mo­men­tos el lec­tor desea­ría una ma­yor in­mer­sión en las im­pli­ca­cio­nes po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas de ca­da con­flic­to, aun­que eso lle­va­ría a mu­chos otros li­bros. En es­te, Aran­ci­bia arran­ca re­cor­dan­do que en ape­nas po­co más de tres dé­ca­das se ha pa­sa­do de una ban­ca he­re­de­ra del sis­te­ma au­tár­qui­co –con sus con­tro­les de to­do ti­po, un enor­me con­trol so­bre la ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va y las co­mi­das men­sua­les de los sie­te gran­des ban­cos–, a una ban­ca mo­der­na y so­fis­ti­ca­da mu­cho más con­cen­tra­da que in­clu­so triun­fa en el mun­do.

Un pro­ce­so que ha de­ja­do por el ca­mino mu­chas his­to­rias, al­gu- nas de las cuá­les no han le­ga­do tan só­lo pér­di­das mo­ne­ta­rias –Ban­ca Ca­ta­la­na– y otras que, co­mo los zom­bis tan de mo­da, pa­re­cen re­vi­vir por mo­men­tos: por un la­do, Ma­rio Con­de arra­san­do en las li­bre­rías con su nue­vo li­bro; por otro, y de­mos­tran­do que el hom­bre es el úni­co ani­mal que tro­pie­za por lo me­nos dos ve­ces en la mis­ma pie­dra, Nue­va Ru­ma­sa en una de­li­ca­da si­tua­ción cu­yos orí­ge­nes pa­re­cen una fo­to­co­pia de los pro­ble­mas que Aran­ci­bia re­la­ta en el pri­mer gru­po de Ruiz-Mateos. Cu­ya ex­pro­pia­ción, ano­ta, fue de­ci­di­da an­te los te­mo­res de que se con­vir­tie­ra en el pri­mer ac­cio­nis­ta de Ba­nes­to al ven­der­le el Ban­co Atlán­ti­co, en­ton­ces en la ór­bi­ta de Ru­ma­sa.

En cual­quier ca­so, son los su­ce­si­vos pro­ce­sos de con­cen­tra­ción ban­ca­ria y sus lu­chas y los es­pec- ta­cu­la­res cam­bios vi­vi­dos por las ca­jas de aho­rros los gran­des pro­ta­go­nis­tas del li­bro Las ca­jas. re­cuer­da el au­tor. han si­do un mo­tor de com­pe­ten­cia y mo­der­ni­za­ción tec­no­ló­gi­ca del sis­te­ma, lle­gan­do ade­más a mu­chos lu­ga­res que los ban­cos no lle­ga­ban. Pe­ro su ges­tión pre­si­den­cia­lis­ta y las nu­me­ro­sas in­je­ren­cias po­lí­ti­cas, ha cau­sa­do los gra­ves pro­ble­mas que vi­ven mu­chas de ellas hoy.

Unos pro­ble­mas, avi­sa ya en la des­pe­di­da el au­tor, que no son aje­nos a la ac­tua­ción –más bien la omi­sión– del Ban­co de Es­pa­ña, pe­se a los pa­ra­bie­nes que su política ha re­ci­bi­do: de­bía ha­ber im­pues­to pro­vi­sio­nes o ga­ran­tías más al­tas pa­ra cier­tos prés­ta­mos en un mo­men­to de re­ca­len­ta­mien­to bru­tal de la eco­no­mía que ha­cía que anual­men­te se ini­cia­ran has­ta 700.000 vi­vien­das.

Ca­ja Cas­ti­lla-La Man­cha, una víc­ti­ma de la cri­sis

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.