“Hay mu­cha in­for­ma­ción que no po­de­mos al­ma­ce­nar”

La Vanguardia - Dinero - - TECNOLOGÍA - Nor­ber­to Ga­lle­go

Na­die sa­bría de­cir cuán­do es­ta­lló la gue­rra. Éra­se una in­dus­tria tran­qui­la, abu­rri­da, con pro­duc­tos sin gla­mur, en la que to­do pa­re­cía re­par­ti­do pa­ra siem­pre en­tre cua­tro o cin­co com­pe­ti­do­res de gran ta­lla, que un buen día se pu­sie­ron a com­prar em­pre­sas me­no­res pe­ro in­no­va­do­ras. A po­ca gen­te le so­na­rán es­tos nom­bres: Ne­tez­za, Isi­lon, Exa­net, Oca­ri­na, 3Par, Com­pe­llent.. y que cons­te que nin­gu­na lle­ga si­quie­ra al 1% del mer­ca­do to­tal. En cam­bio, to­do el mun­do co­no­ce a los com­pra­do­res: IBM, EMC, HP y Dell.

El mer­ca­do de al­ma­ce­na­mien­to ma­si­vo de da­tos no ha de­ja­do de cre­cer ni en los peo­res mo­men­tos de la re­ce­sión; aho­ra, cuan­do las em­pre­sas, sus clien­tes, han aflo­ja­do las res­tric­cio­nes al gas­to en tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción, es­te sec­tor ha vuel­to a flo­re­cer con ím­pe­tu. En la se­gun­da mi­tad del 2010 ya ex­pe­ri­men­tó un cre­ci­mien­to in­ten­so (glo­bal­men­te, que Es­pa­ña es otra his­to­ria): se­gún IDC, la ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da to­tal de al­ma­ce­na­mien­to au­men­tó un 65%, y la fac­tu­ra­ción un 18,5%.

El con­tras­te de las ci­fras an­te­rio­res se ex­pli­ca por­que el pre­cio por uni­dad de ca­pa­ci­dad des­cien­de, mien­tras el cos­te to­tal baja pe­ro no tan­to, por la ma­yor com­ple­ji­dad de los sis­te­mas. Es­te de­be­ría ser el fun­da­men­to pa­ra que apa­rez­can otras em­pre­sas in­no­va­do­ras que, tal vez den­tro de un tiem­po, per­de­rán su in­de­pen­den­cia.

En el fon­do, sub­ya­cen prin­ci­pios eco­nó­mi­cos ele­men­ta­les, pe­ro otra co­sa es sa­ber ex­po­ner­los con cla­ri­dad. Es lo que ha he­cho, en la con­ver­sa­ción que man­tu­vo con Di­ne­ro, Jo­sé Luis So­lla, quien des­de Es­pa­ña di­ri­ge las ope­ra­cio­nes de EMC, em­pre­sa lí­der de es­ta in­dus­tria, en cua­tro paí­ses me­di­te­rrá­neos.

¿Por qué an­da tan agi­ta­do el sec­tor del al­ma­ce­na­mien­to de da­tos?

Por­que vi­vi­mos en un mun­do des­bor­da­do por la can­ti­dad de in­for­ma­ción. Se­gún un es­tu­dio de IDC [The Di­gi­tal Uni­ver­se De­ca­de], la can­ti­dad de in­for­ma­ción di­gi­tal re­pre­sen­ta­ba 800.000 mi­llo­nes de gi­gaby­tes en el 2009, y has­ta el 2020 se mul­ti­pli­ca­rá ca­da año por 44, ¡ca­da año! Hay mu­cha in­for­ma- ción que no po­de­mos al­ma­ce­nar: se ge­ne­ra un 35% más que la ca­pa­ci­dad exis­ten­te pa­ra al­ma­ce­nar­la, y en los pró­xi­mos años ese des­fa­se pue­de lle­gar al 60%.

Esa es­pe­cie de Le­via­tán que des­cri­be, ¿afec­ta só­lo a las gran­des or­ga­ni­za­cio­nes?

En prin­ci­pio, de­be­rían ser las me­jor pre­pa­ra­das pa­ra do­mi­nar­lo. Pe­ro las ba­rre­ras de en­tra­da van ca­yen­do, en par­te gra­cias al fe­nó­meno del cloud com­pu­ting, de mo­do que hoy es po­si­ble la exis­ten­cia de em­pre­sas pe­que­ñas de ser­vi­cios, que pro­ce­san gran­des vo­lú­me­nes de in­for­ma­ción, y que en otras cir­cuns­tan­cias no po­drían ha­cer enor­mes in­ver­sio­nes fue­ra de su al­can­ce. Por nues­tra par­te, los pro­vee­do­res de tec­no­lo­gía po­ne­mos en el mer­ca­do pro­duc­tos más acor­des con es­tas ne­ce­si­da­des de me­nor en­ver­ga­du­ra. Hay em­pre­sas más bien pe­que­ñas, o de­par­ta­men­tos de gran­des com­pa­ñías, que no ne­ce­si­tan equi­pos de al­to pre­cio, que aho­ra pue­den ac­ce­der a esa tec­no­lo­gía en ‘la nu­be’ y, gra­cias a ella, com­pe­tir con sus ri­va­les más fuer­tes. En­tre unos y otros, em­pu­ja­mos pa­ra que la tec­no­lo­gía es­té dis­po­ni­ble a pre­cios más ase­qui­bles.

¿In­flu­ye en es­to el avan­ce de la vir­tua­li­za­ción? [EMC con­tro­la la em­pre­sa es­pe­cia­li­za­da VM­wa­re, lí­der de ese mer­ca­do]

Es­tas co­sas hay que ver­las his­tó­ri­ca­men­te. En los años 80, se pro­du­jo una pro­li­fe­ra­ción de in­for­má­ti­ca dis­tri­bui­da, que tra­jo mu­chas co­sas bue­nas pe­ro tam­bién bas­tan­te caos y pre­cios en mu­chos ca­sos in­fu­ma­bles. Co­mo re-

El mer­ca­do de al­ma­ce­na­mien­to ma­si­vo de da­tos cre­ce has­ta en los peo­res mo­men­tos re­ce­si­vos

bo­te, vino una con­so­li­da­ción, que a su vez tra­jo si­tua­cio­nes en las que ca­da vez que al­guien den­tro de una em­pre­sa que­ría al­gu­na pres­ta­ción, ha­bía que pro­vi­sio­nar­le una má­qui­na. Así no se po­día se­guir. Con la vir­tua­li­za­ción, que no es un in­ven­to nue­vo, se pue­de dar a ca­da uno el equi­pa­mien­to ade­cua­do, de mo­do in­me­dia­to y fle­xi­ble, pe­ro no son má­qui­nas fí­si­cas sino vir­tua­les, un seg­men­to de­fi­ni­do por soft­wa­re den­tro de una má­qui­na fí­si­ca.

Y es­to, cla­ro, aña­de más vo­lu­men de in­for­ma­ción a la mon­ta­ña.

Hay un efec­to directo pro­vo­ca­do por el back-up. Las má­qui­nas vir­tua­les tie­nen una mo­les­ta pe­cu­lia­ri­dad: ca­da vez que se res­tau­ra in­for­ma­ción, la re­pro­du­cen de ma­ne­ra re­pe­ti­ti­va por ra­zo­nes de se­gu­ri­dad. No­so­tros pro­pug­na­mos la des­du­pli­ca­ción en ori­gen, una téc­ni­ca que de­tec­ta que va a ha­ber fi­che­ros du­pli­ca­dos y evi­ta su al­ma­ce­na­mien­to re­dun­dan­te. Pe­ro aho­ra es­ta­mos asis­tien­do a

“Con la vir­tua­li­za­ción, se pue­de dar a ca­da uno el equi­pa­mien­to ade­cua­do, de mo­do in­me­dia­to y fle­xi­ble”

otro efec­to, con la ex­ten­sión de los ter­mi­na­les vir­tua­les, en los que los usua­rios pue­den des­car­gar la in­for­ma­ción del ser­vi­dor cor­po­ra­ti­vo pa­ra tra­ba­jar con ella en cual­quier par­te.

Y a eso lo lla­man sim­pli­fi­car...

La vir­tua­li­za­ción sim­pli­fi­ca, des­de lue­go; pe­ro la par­te fí­si­ca que es­tá de­trás se ha­ce más com­ple­ja. Es­to se re­mon­ta al mo­men­to en que to­do pa­só a ser di­gi­tal, y a ti­rar de la ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­na- mien­to. He­mos de con­se­guir que el al­ma­ce­na­mien­to de da­tos sea mu­cho más efi­cien­te, por­que las pre­vi­sio­nes son cier­ta­men­te in­quie­tan­tes. Por un la­do, es­tá lo que lla­ma­mos hue­lla di­gi­tal, la que pro­du­ci­mos vo­lun­ta­ria­men­te, y por otro la hue­lla ‘en la som­bra’, que se ge­ne­ra sin que nos en­te­re­mos. De la pri­me­ra, en su for­ma más sim­ple, te­ne­mos las co­lec­cio­nes de fo­to­gra­fías que al­ma­ce­na­mos con­ti­nua­men­te; de la se­gun­da, un ejem­plo cla­ro, y hay mu­chos, son las imá­ge­nes que gra­ban las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad. Va­mos, que ha cam­bia­do ra­di­cal­men­te el pa­ra­dig­ma.

¿En qué sen­ti­do lo di­ce?

Ha­ce 50 años, el or­de­na­dor, el main­fra­me de en­ton­ces, era el cen­tro; el al­ma­ce­na­mien­to se con­si­de­ra­ba un tras­to, un pe­ri­fé­ri­co. Has­ta que se des­cu­brió que la pér­di­da de la in­for­ma­ción al­ma­ce­na­da en ese pe­ri­fé­ri­co era una ca­tás­tro­fe. La idea que te­ne­mos aho­ra es que la in­for­ma­ción no tie­ne por qué es­tar to­da jun­ta, pe­ro pa­ra ser útil tie­ne que es­tar en red, in­ter­re­la­cio­nar­se. En es­to con­sis­te el cam­bio de pa­ra­dig­ma: si la in­for­ma­ción cre­ce un 60%, el im­pac­to so­bre los cos­tes es del 10%; sin con­tar con que mu­cha in­for­ma­ción es re­dun­dan­te.

Y por lo tan­to...

Por lo tan­to, el al­ma­ce­na­mien­to ha de­ja­do de ser la pe­ri­fe­ria y ha pa­sa­do a ser el cen­tro neu­rál­gi­co de los sis­te­mas de in­for­ma­ción.

¿Có­mo afec­ta a la in­dus­tria?

Ha­ce años, cuan­do yo tra­ba­ja­ba en Gart­ner, so­lía­mos de­cir que “la in­no­va­ción es­tá en los bor­des”. Es de­cir: el que es­tá en el cen­tro defiende su te­rri­to­rio, in­no­va pa­ra ser más efi­cien­te, pe­ro los rompe­dores vi­ven fue­ra. Por es­to, si el que es­tá en el cen­tro de un mer­ca­do tie­ne vi­sión y su­fi­cien­tes re­cur­sos, com­pra­rá em­pre­sas que ten­gan tec­no­lo­gía com­ple­men­ta­ria con la que me­jo­rar su po­si­ción com­pe­ti­ti­va. El año pa­sa­do, EMC pa­gó 2.200 mi­llo­nes de dó­la­res por Isi­lon, una em­pre­sa que fac­tu­ra­ba 150 mi­llo­nes. Se nos di­jo que el pre­cio era una bar­ba­ri­dad, pe­ro lo que esa em­pre­sa te­nía era una tec­no­lo­gía pa­ra tra­tar fi­che­ros ma­si­vos de la in­dus­tria del pe­tró­leo, y que aho­ra, uni­da a la nues­tra, nos per­mi­te fac­tu­rar mu­cho más.

Al­gu­nas de esas ope­ra­cio­nes han si­do con­flic­ti­vas, y por ellas se han ro­to vie­jas alian­zas.

En es­tas si­tua­cio­nes, pue­de ocu­rrir que los que an­tes eran ami­gos, y a ve­ces com­pa­ñe­ros de ca­ma, se en­cuen­tren con que uno ha com­pra­do al­go que le in­tere­sa­ba al otro, o que le co­lo­ca en com­pe­ten­cia di­rec­ta; se pro­du­ce en­ton­ces una co­li­sión de in­tere­ses, y ahí aca­ba la amis­tad. No es tan ex­cep­cio­nal. Pe­ro, co­mo na­die pue­de ha­cer­lo to­do so­lo, apa­re­cen otras for­mas de co­la­bo­rar.

AR­CHI­VO

Jo­sé Luis So­lla, director re­gio­nal de EMC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.