Asos no só­lo vende mo­da en la red

La fir­ma bri­tá­ni­ca es la pri­me­ra em­pre­sa en Eu­ro­pa en abrir tien­da di­rec­ta­men­te en Fa­ce­book

La Vanguardia - Dinero - - EMPRESAS - Eu­là­lia Fu­rriol

Bu­cear en­tre una am­plí­si­ma va­rie­dad de ro­pa de mo­da, de ac­ce­so­rios y cal­za­do, sor­pren­der­se y se­lec­cio­nar­los de la tien­da, col­gar las fo­tos y ví­deos de los ob­je­tos desea­dos en el mu­ro del per­fil de Fa­ce­book, y des­de allí in­vi­tar a los cen­te­na­res de ami­gos a opi­nar, es el día a día en­tre los clien­tes ha­bi­tua­les de la fir­ma de mo­da bri­tá­ni­ca Asos, que vende só­lo por internet. A par­tir de fi­na­les de enero, es­tos clien­tes, de 22 años de edad me­dia, tam­bién pue­den ha­cer de in­me­dia­to y di­rec­ta­men­te la com­pra sin sa­lir de Fa­ce­book. La fir­ma bri­tá­ni­ca ha si­do la pri­me­ra em­pre­sa de Eu­ro­pa en em­pe­zar a ven­der sus pro­duc­tos di­rec­ta­men­te des­de Fa­ce­book.

“Nos con­si­de­ra­mos el ma­yor ar­ma­rio de ves­tua­rio del mun­do”, afir­ma Jon Ka­ma­lud­din, director in­ter­na­cio­nal de Asos, y con­si­de­ra que lo que les di­fe­ren­cia de la com­pe­ten­cia es su ofer­ta de más de 850 mar­cas y 40.000 pro­duc­tos.

La pá­gi­na de Asos en internet ge­ne­ra 11 mi­llo­nes de vi­si­tas úni­cas al mes, que equi­va­le a 700.000 per­so­nas ca­da día cru­zan­do la puer­ta pa­ra en­trar en la tien­da. Su es­tra­te­gia es no li­mi­tar­se a ser una tien­da de ro­pa sino con­ver­tir­se en des­tino fa­vo­ri­to de la mo­da jo­ven, y pa­ra ello po­ten­cian al má­xi­mo el mar­ke­ting a tra­vés de las re­des so­cia­les de internet. La ba­se de su clien­te­la es­tá en­tre los 16 y los 34 años.

La se­de de la em­pre­sa en Cam­den Town es un edificio de cua­tro plan­tas, una an­ti­gua na­ve in­dus­trial con es­pa­cios abier­tos, don­de el per­so­nal es una ré­pli­ca de la ba­se de sus clien­tes: jó­ve­nes, con pre­do­mi­nio de mu­je­res, fas­ci­na­dos por la úl­ti­ma mo­da, con co­ne­xión per­ma­nen­te a blogs, Twit­ter y Fa­ce­book... son los que me­jor en­tien­den a sus clien­tes y son sen­si­bles a las ten­den­cias que van sur­gien­do.

“Son per­so­nas im­pli­ca­das en el di­se­ño, com­pras, mar­ke­ting, crea­ti­vi­dad, fi­nan­zas, y, lo más im­por­tan­te, tec­no­lo­gía de la in­for­ma­ción pa­ra man­te­ner la má­qui­na en fun­cio­na­mien­to”, afir­ma Jon Ka­ma­lud­din. Y de es­te edificio sa­len no só­lo los di­se­ños, sino tam­bién to­das las fo­tos y ví­deos que se ac­tua­li­zan de for­ma con­ti­nua­da en la pá­gi­na de la em­pre­sa en internet. Es co­mo una ha­bi­ta­ción de ado­les-

AR­CHI­VO

Por­ta­da de la pá­gi­na de Asos en Es­ta­dos Uni­dos

FRANTZESCO KANGARIS / BLOOMBERG

Nick Ro­ber­tson, pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de Asos, en su pa­sa­re­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.