LAS CRI­SIS NUN­CA SE AN­TI­CI­PAN

La Vanguardia - Dinero - - IBEX 35 -

Eco­no­mis­ta res­pon­sa­ble de es­tra­te­gia de los di­fe­ren­tes ne­go­cios de Ci­ti­group en Es­pa­ña

Ysi es­to ocu­rre, en reali­dad no son cri­sis. Cuan­to más con­fia­dos es­te­mos en que po­dre­mos su­pe­rar­lo to­do, ab­so­lu­ta­men­te to­do, más pro­ba­ble es que fi­nal­men­te ten­ga­mos sor­pre­sas ne­ga­ti­vas. Pe­ro to­do es­to ya lo sa­ben us­te­des.

Ha­ce unos días, un co­no­ci­do ana­lis­ta hi­zo tres con­si­de­ra­cio­nes que me lla­ma­ron la aten­ción. La pri­me­ra, que los mer­ca­dos emer­gen­tes lo ha­rían es­te año peor que los desa­rro­lla­dos. La se­gun­da, que las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas só­lo pue­den me­jo­rar de for­ma que los in­ver­so­res de­be­rían apro­ve­char cual­quier co­rrec­ción del mer­ca­do pa­ra com­prar. ¿Y el ter­cer fac­tor? Que las ten­sio­nes geo­po­lí­ti­cas ac­tua­les, co­mo otros fac­to­res de ries­go, son su­pe­ra­bles.

¿Un ex­ce­so de con­fian­za? La ar­gu­men­ta­ción pa­ra los dos úl­ti­mos fac­to­res era el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. La re­cu­pe­ra­ción, en su opi­nión, era ya un he­cho in­dis­cu­ti­ble. Y el me­jor ejem­plo era el com­por­ta­mien­to de los be­ne­fi­cios em­pre­sa­ria­les. Con res­pec­to a su re­co­men­da­ción de in­fra­pon­de­rar las bol­sas emer­gen­tes, ha­bla­ba de mer­ca­dos so­bre­va­lo­ra­dos y del ma­yor ries­go de in­fla­ción que po­dría lle­var a los ban­cos cen­tra­les a res­trin­gir más las con­di­cio­nes mo­ne­ta­rias.

Me lla­mó la aten­ción que no ha­bla­ra de un fu­tu­ro cam­bio de ses­go en la política mo­ne­ta­ria de los paí­ses desa­rro­lla­dos. En el pa­sa­do, es­pe­cial­men­te en el ca­so de la Re­ser­va Fe­de­ral (Fed), ha si­do de­ter­mi­nan­te pa­ra la pér­di­da de in­te­rés por los mer­ca­dos emer­gen­tes fren­te a los desa­rro­lla­dos. To­do muy sen­ci­llo. Pe­ro la si­tua­ción ac­tual es muy com­pli­ca­da.

Vea­mos, ¿có­mo de­be ges­tio­nar el ries­go geo­po­lí­ti­co un in­ver­sor? Al­guien di­jo, ha­ce mu­cho tiem­po, que los paí­ses ex­por­ta­do­res de cru­do ha­bían lo­gra­do cre­cer con fuer­za, pe­ro no ha­bían crea­do ri­que­za. Y las de­sigual­da­des en la dis­tri­bu­ción de la ren­ta eran enor­mes. La in­cer­ti­dum­bre en Orien­te Me­dio no se cen­tra só­lo en la po­si­bi­li­dad de que ha­ya dis­rup­cio­nes en la ofer­ta de cru­do (Ara­bia Sau­dí ha ase­gu­ra­do que cu­bri­rá cual­quier des­abas­te­ci­mien­to… y tie­ne mar­gen pa­ra ha­cer­lo) co­mo el efec­to do­mi­nó de la ten­sión en otros paí­ses del área. O fue­ra del área. Por no ha­blar de re­li­gión, en mu­chos de es­tos paí­ses con frac­cio­nes de ín­do­le re­li­gio­sa bien di­fe­ren­te pe­ro cu­ya con­vi­ven­cia ha si­do po­si­ble ba­jo un ré­gi­men dic­ta­to- rial. Sí, ¿có­mo ges­tio­nar un im­pon­de­ra­ble? Pues con­fian­do en que to­do va a ir bien. Aun­que es­to no pa­re­ce muy pro­fe­sio­nal. Só­lo res­ta cu­brir una par­te de la car­te­ra o di­rec­ta­men­te re­du­cir par­te de la ex­po­si­ción a ries­go.

“To­do va a ir bien”. Si es­tu­vié­ra­mos un 10% por de­ba­jo de los pre­cios ac­tua­les en bol­sa, es­ta­ría más con­fia­do. O al me­nos ten­dría más col­chón psi­co­ló­gi­co pa­ra so­por­tar la vo­la­ti­li­dad e in­cer­ti­dum­bre ac­tual. Por el con­tra­rio, cer­ca de má­xi­mos de ca­si tres años en la ma­yo­ría de los ín­di­ces, la ten­ta­ción de ha­cer ca­ja es enor­me. ¿Có­mo es que yo lo sien­to y mi com­pa­ñe­ro ana­lis­ta no lo re­fle­ja? ¿Por qué ex­tra­po­la la bon­dad re­cien­te de los da­tos eco­nó­mi­cos y ob­via los ries­gos de una nue­va des­ace­le­ra­ción? ¿De qué ta­ma­ño se­ría mo­de­ra­ción? Pien­sen en la fac­tu­ra del pe­tró­leo y el res­to de las ma­te­rias pri­mas. Pien­sen en las ame­na­zas de in­fla­ción, ca­da

Cer­ca de los má­xi­mos de ca­si tres años en la ma­yo­ría de los ín­di­ces, la ten­ta­ción de ha­cer ca­ja es enor­me

vez más re­co­no­ci­das en los paí­ses desa­rro­lla­dos. Pien­sen en nue­vos co­na­tos de cri­sis en la deu­da so­be­ra­na (no só­lo eu­ro­pea). Y pien­sen, es­pe­cial­men­te, en las me­di­das ex­cep­cio­na­les, to­ma­das has­ta el mo­men­to, que nos per­mi­ten ver el es­ce­na­rio eco­nó­mi­co fu­tu­ro con ma­yor op­ti­mis­mo. ¿Re­pe­tir­las? Es ca­si im­po­si­ble. Más aún, la ten­sión ac­tual de pre­cios y la des­con­fian­za en las fi­nan­zas pú­bli­cas pue­den obli­gar a re­ti­rar­las an­tes de tiem­po. Sí. Va­lo­ren to­do es­to. ¿Qué va­len to­dos es­tos ries­gos? No es cues­tión de ser op­ti­mis­ta o pe­si­mis­ta. Lo fun­da­men­tal siem­pre es ser rea­lis­ta.

Si fue­ra un tra­der, tra­ta­ría de ar­bi­trar el com­por­ta­mien­to re­la­ti­vo en­tre mer­ca­dos. En­tre sec­to­res. Has­ta en­tre va­lo­res del mis­mo sec­tor. Pe­ro man­ten­dría una po­si­ción neu­tral en la po­si­ción di­rec­ción. Se­gu­ro que tem­po­ral, cuan­do las con­di­cio­nes de ba­se no son ma­las. Va­lo­ra­cio­nes, ope­ra­cio­nes cor­po­ra­ti­vas, di­vi­den­dos y re­com­pras de pa­pel, la pro­pia li­qui­dez de las car­te­ras: son fac­to­res que pue­den ma­ti­zar las caí­das, pe­ro no im­pe­dir­las. De he­cho, es bueno que los mer­ca­dos co­rri­jan con fac­to­res ad­ver­sos. Lo con­tra­rio se­ría un ex­ce­so de con­fian­za que só­lo pue­de traer­nos pro­ble­mas a fu­tu­ro, en tér­mi­nos de ele­va­da ines­ta­bi­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.