¿Es­tu­vo el ma­ris­cal Ti­to en es­ta vi­lla?

Una ca­sa de ve­ra­neo de Vi­la­drau, eri­gi­da en 1900 y atri­bui­da al ar­qui­tec­to mo­der­nis­ta Jo­sep Puig i Ca­da­falch, al­ber­ga el mis­te­rio de si en ella per­noc­tó el ex je­fe de Es­ta­do yu­gos­la­vo du­ran­te la gue­rra ci­vil es­pa­ño­la

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Jor­di Pa­la­rea

Al­gu­nos he­chos del pa­sa­do de es­ta vi­lla de Vi­la­drau obli­gan a en­trar en el te­rreno de las atri­bu­cio­nes y las su­po­si­cio­nes. Por lo me­nos, has­ta que apa­rez­ca al­gún día un do­cu­men­to es­cri­to o grá­fi­co que pue­da de­can­tar las hi­pó­te­sis ha­cia el te­rreno de las cer­te­zas. Eri­gi­da el pa­sa­do si­glo, ha­cia 1900, su au­to­ría se atri­bu­ye a Jo­sep Puig i Ca­da­falch, en su eta­pa mo­der­nis­ta de in­fluen­cia nór­di­ca. La re­si­den­cia ve­ra­nie­ga le hu­bie­se si­do en­car­ga­da por una co­no­ci­da fa­mi­lia de la bur­gue­sía ca­ta­la­na, que la bau­ti­zó co­mo vi­lla Glo­ria, tal co­mo fi­gu­ra en la le­yen­da que acom­pa­ña la fo­to an­ti­gua que pu­bli­ca­mos en es­ta pá­gi­na.

El in­sig­ne ar­qui­tec­to sí es­tu­vo tra­ba­jan­do en la po­bla­ción y prue­ba de ello te­ne­mos la ca­sa Eu­se­bi Bo­fill, Can To­rra o cha­let Es­priu y la ca­sa Rie­ra i Puig. Que vi­lla Glo­ria, que des­pués pa­sa­ría a de­no­mi­nar­se Can Capella, al ser ad­qui­ri­da por la fa- mi­lia del mis­mo nom­bre a mi­ta­des del si­glo XX, fue­ra o no de Puig i Ca­da­falch o de un ar­qui­tec­to coe­tá­neo, que­da to­da­vía por di­lu­ci­dar.

Pe­ro pa­ra más in­ri, en torno al pa­sa­do de es­ta vi­lla los vie­jos de la po­bla­ción ase­gu­ran que allí per­noc­tó du­ran­te la Gue­rra Ci­vil Jo­sip Broz, el ma­ris­cal apo­da­do Ti­to y que fue je­fe de Es­ta­do de la ex­tin­ta Yu­gos­la­via. Es­tá pro­ba- do que Ti­to or­ga­ni­zó des­de el ba­rrio la­tino de Pa­rís las bri­ga­das in­ter­na­cio­na­les que par­ti­ci­pa­ron en la con­tien­da. Pe­ro exis­te una po­lé­mi­ca so­bre si es­tu­vo o no en Es­pa­ña. Al­gu­nos afir­man so­bre su pre­sen­cia en Ma­drid y en di­ver­sas po­bla­cio­nes ca­ta­la­nas.

Hay un es­tu­dio his­tó­ri­co so­bre la Gue­rra Ci­vil en Fi­gue­res que de­mues­tra que sí es­tu­vo en la ciu­dad fron­te­ri­za. Otras fuen­tes, más es­cép­ti­cas, nie­gan que vi­si­ta­se Es­pa­ña. Apun­tan la hi­pó­te­sis de que al­gu­nos yu­gos­la­vos que es­ta­ban en las bri­ga­das in­ter­na­cio­na­les se ha­cían pa­sar por él, bien por­que te­nían un cier­to pa­re­ci­do fí­si­co o sim­ple­men­te por­que uti­li­za­ban el apo­do Ti­to.

En cual­quier ca­so, res­pec­to a to­do lo que ro­dea a es­ta vi­lla, si non é ve­ro, é ben tro­va­to, co­mo di­rían los ita­lia­nos.

Tras es­tas vi­ci­si­tu­des, el ca­so es que Can Capella fue de­te­rio­rán­do­se con el pa­so de los lus­tros has­ta que en el 2004 el ac­tual pro­pie­ta­rio, de na­cio­na­li­dad in­gle­sa, res­tau­ró su es­truc­tu­ra y mo­der­ni­zó al­gu­nas zo­nas del in­te­rior.

Es­tá apo­sen­ta­da so­bre un te­rreno de 1.500 m2, ajar­di­na­do con flora au­tóc­to­na del Mon­tseny, y la cons­truc­ción su­ma unos 400 m2, dis­tri­bui­dos en só­tano ga­ra­je, plan­ta baja y pri­me­ra plan­ta. Su pre­cio de ven­ta as­cien­de a 1.400.000 eu­ros.

La vi­lla de Can Capella tie­ne el es­ti­lo ca­rac­te­rís­ti­co de las ca­sas de ve­ra­neo mo­der­nis­tas, ins­pi­ra­das en la ca­sa so­la­rie­ga ca­ta­la­na y, a ve­ces, con al­gu­nos to­ques de cha­let sui­zo o ti­ro­lés. La fa­cha­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.