Es­pa­ña: año tres des­pués del crac

El pin­cha­zo de la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria en el 2008 hun­dió la cons­truc­ción y ha de­ja­do mal­tre­cha la es­truc­tu­ra del país

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Ro­sa Sal­va­dor

El 18 de abril del 2007 As­troc, la in­mo­bi­lia­ria de En­ri­que Ba­ñue­los, se des­plo­ma­ba un 43% en bol­sa tras co­no­cer­se que su au­di­tor ad­ver­tía que par­te de sus te­rre­nos eran rús­ti­cos, y no ur­ba­ni­za­bles co­mo se su­po­nía. El mun­do fi­nan­cie­ro, que aca­ba­ba de des­cu­brir con ho­rror que en Es­ta­dos Uni­dos las hi­po­te­cas se da­ban a los nin­ja ( no in­co­me, no job), ad­vir­tió de pron­to la mon­ta­ña de cré­di­to (450.000 mi­llo­nes de eu­ros) que sos­te­nía a las in­mo­bi­lia­rias es­pa­ño­las, in­ver­ti­da más que en ac­ti­vos en ex­pec­ta­ti­vas... de re­ca­li­fi­ca­cio­nes ur­ba­nís­ti­cas, de ta­sas de cre­ci­mien­tos de los pre­cios del 20% anual, de in­cre­men­tos de ven­tas del 10%. El sub­si­guien­te cie­rre del cré­di­to pa­ra­li­zó de pron­to al sec­tor, que a prin­ci­pios del 2008 se hun­dió co­mo un cas­ti­llo de nai­pes.

“Des­cu­bri­mos que el país en el que creía­mos vi­vir no exis­tía”, re­su­me Jo­sep Oliver, catedrático de Eco­no­mía Apli­ca­da de la UAB: un país en el que el PIB cre­cía a ta­sas anua­les del 4%, la crea­ción de em­pleo al 2% y el cré­di­to al 20%, gra­cias al flu­jo apa­ren­te­men­te ili­mi­ta­do, de fon­dos de la ban­ca eu­ro­pea.

El des­plo­me de la cons­truc­ción, que pa­só de ini­ciar 665.000 vi­vien­das en el 2006 a só­lo 63.090 el 2010 ha sa­cu­di­do los ci­mien­tos del país: se­gún los da­tos pre­sen­ta­dos por Jo­sé Ma­nuel Ga- lin­do, pre­si­den­te de la APCE, por ca­da 100.000 vi­vien­das ini­cia­das el PIB cre­ce en 0,33 pun­tos, se em­plean a 230.000 per­so­nas y el sec­tor pú­bli­co in­gre­sa 9.600 mi­llo­nes de eu­ros en im­pues­tos, ta­sas y co­ti­za­cio­nes so­cia­les.

El pin­cha­zo de la bur­bu­ja ha de­ja­do en el país dos pe­sa­das mo­chi­las que no ten­drán so­lu­ción ni a cor­to ni a me­dio pla­zo: mi­les de mi­llo­nes de deu­da y un mi­llón de pa­ra­dos de un sec­tor que no vol­ve­rá a ocu­par­los. “La deu­da de las fa­mi­lias, que era de 200.000 mi­llo­nes de eu­ros en 1997, el 60% de su ren­ta dis­po­ni­ble, es aho­ra de 600.000 eu­ros, el 130% de su ren­ta dis­po­ni­ble, y su pa­go se lle­va­rá cual­quier au­men­to de la ren­ta fu­tu­ra”, re­cuer­da Oliver. Y el país, ade­más, un bi­llón de eu­ros a la ban­ca in­ter­na­cio­nal: un di­ne­ro que en los pró­xi­mos años sal­drá de Es­pa­ña en lu­gar de im­pul­sar el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Res­pec­to al em­pleo, la cons­truc­ción, que lle­gó a re­pre­sen­tar el 9,3% del PIB en el 2007, se­gún el Ban­co de Es­pa­ña (cin­co pun­tos más que en 1995), em­plea­ba al 13,8% de la po­bla­ción ac­ti­va, tam­bién 5 pun­tos más que an­tes del boom. “Aho­ra he­mos vuel­to a esos ni­ve­les, de al­re­de­dor del 8,5% de la po­bla­ción, de los que no te­nía­mos que ha­ber sa­li­do. Y es ra­zo­na­ble que se man­ten­gan”, re­cuer­da Oliver.

El boom de­ja así un país “es­gue­rrat”: con una asig­na­ción de re­cur­sos eco­nó­mi­cos y hu­ma­nos no adap­ta­da al fu­tu­ro. “Las em­pre­sas o fa­mi­lias que in­vir­tie­ron en in­mue­bles re­cu­pe­ra­rán so­lo par­te del di­ne­ro que in­vir­tie­ron, y no a cor­to pla­zo. Y el aban­dono es­co­lar, tan al­to en Ca­ta­lun­ya co­mo en otras áreas de boom co­mo Va­len­cia o Ba­lea­res, de­ja a to­da una ge­ne­ra­ción po­co for­ma­da

El co­lap­so in­mo­bi­lia­rio de­ja pe­sa­dos las­tres pa­ra el fu­tu­ro: un bi­llón de deu­da ex­te­rior y un mi­llón de pa­ra­dos

que aho­ra se­rá di­fí­cil de re­co­lo­car”, ex­pli­ca.

¿Y el fu­tu­ro? Oliver coin­ci­de con Pe­re Vi­ño­las, con­se­je­ro de­le­ga­do de Co­lo­nial y pre­si­den­te en Es­pa­ña del Ur­ban Land Ins­ti­tu­te en que pa­sa por la in­ter­na­cio­na­li­za­ción: en el con­jun­to de la eco­no­mía por la ex­por­ta­ción y el tu­ris­mo y en el in­mo­bi­lia­rio por la cap­ta­ción de in­ver­sión ex­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.