Per­der el di­ne­ro ajeno

La ban­ca tra­ta de di­ge­rir un em­pa­cho in­mo­bi­lia­rio crea­do con una deu­da de 500.000 mi­llo­nes

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - La­lo Agus­ti­na

Ba­nes­to crea una so­cie­dad con Ur­bis pa­ra ven­der pi­sos; BBVA y el San­tan­der li­qui­dan sus fon­dos de in­ver­sión in­mo­bi­lia­rios; La Cai­xa, Po­pu­lar y el Sa­ba­dell, en­tre otros, li­de­ran el gru­po de ban­cos que se ha­cen con el con­trol de Co­lo­nial y Me­tro­va­ce­sa; los con­cur­sos de acree­do­res de Mar­tin­sa Fa­de­sa, Ha­bi­tat, Sa­cre­sa, Tre­mó, No­zar, Lla­ne­ra y tan­tos otros obli­gan a las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras a re­co­no­cer pér­di­das mi­llo­na­rias; el vo­lu­men de im­pa­ga­dos, en fin, pa­sa de 10.000 a 100.000 mi­llo­nes en po­co más de cua­tro años. Es­to es só­lo una es­bo­zo del par­te de gue­rra que de­ja la gran bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria en la ban­ca des­de el ini­cio de la ac­tual cri­sis fi­nan­cie­ra, allá por el ve­rano del 2007.

¿Qué ha pa­sa­do?, ¿cuá­les han si­do las con­se­cuen­cias de fon­do? y, so­bre to­do, ¿qué pue­de pa­sar a par­tir de aho­ra? To­dos los ana­lis­tas coin­ci­den en que el ori­gen del desas­tre ha si­do la or­gía de cré­di­to de los úl­ti­mos años, ali­men­ta­da por la per­vi­ven­cia en el tiem­po de unos muy ba­jos ti­pos de in­te­rés, com­bi­na­do con una li­qui­dez ili­mi­ta­da pa­ra la ban­ca y una fuer­te de­man­da apo­ya­da en quin­ce años de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co.

“La cla­ve, so­bre to­do fue­ra de Es­pa­ña, fue la ti­tu­li­za­ción de los cré­di­tos, que per­mi­tió sa­car el ries­go fue­ra del ba­lan­ce y ob- te­ner más re­cur­sos pa­ra se­guir pres­tan­do”, di­ce Lo­ren­zo Dá­vi­la, director del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Bur­sá­ti­les. “Si es­tás en un ban­co, tie­nes di­ne­ro, no per­ci­bes un gran ries­go y en­ci­ma te en­cuen­tras con que la de­man­da cre­ce y cre­ce y cre­ce, ¿quién pa­ra es­to?”, aña­de Dá­vi­la.

Du­ran­te mu­cho tiem­po, na­die. En­tre el 2004 y el 2007, re­cuer­da Luis de Guin­dos, director del Cen­tro PwC/IE del Sec­tor Fi­nan­cie­ro, “el cré­di­to se ace­le­ró a un rit­mo del 20% anual, pe­ro pa­ra mí lo gra­ve no es es­to, sino que pa­ra lo­grar­lo se re­cu­rrie­ra a un in­cre­men­to del dé­fi­cit por cuen­ta co­rrien­te de Es­pa­ña equi­va­len­te al 10% del PIB anual”. En ro­mán pa­la­dino: la ban­ca es­pa­ño­la cons­tru­yó su cas­ti­llo cre­di­ti­cio con el di­ne­ro ajeno. Se­gún da­tos de Bar­clays, el en­deu­da­mien­to de los ban­cos y ca­jas es­pa­ño­les su­pera los 500.000 mi­llo­nes de eu­ros, el 54% del PIB. Nin­gún sis­te­ma ban­ca­rio de la UE es­tá tan apa­lan­ca­do, lo cual se con­vier­te en un dra­ma cuan­do los mer­ca­dos se cie­rran. Es­pa­ña li­de­ra tam­bién el ran­king de emi­sio­nes de cé­du­las hi­po­te­ca­rias, con ca­si 260.000 mi­llo­nes. Los ban­cos, co­mo mu­chas em­pre­sas, no pa­gan sus deu­das, sino que las re­fi­nan­cian.

En cual­quier ca­so, el pin­cha­zo de la bur­bu­ja ti­ró aba­jo el edificio. La des­con­fian­za desata­da des­pués de la cri­sis de las hi­po­te­cas ba­su­ra en Es­ta­dos Uni­dos en el ve­rano del 2007 pu­so en cues­tión to­do lo rea­li­za­do en los úl­ti- mos años. El ni­vel de apa­lan­ca­mien­to –deu­da en re­la­ción con los re­cur­sos pro­pios– y la ca­li­dad de los ac­ti­vos pa­sa­ron a exa­mi­nar­se con lu­pa. Se ce­rra­ron los mer­ca­dos, lle­ga­ron las so­lu­cio­nes de emer­gen­cia pa­ra pro­veer de la li­qui­dez mí­ni­ma pa­ra sub­sis­tir, se su­ce­die­ron los res­ca­tes ban­ca­rios, se se­có el mer­ca­do del cré­di­to y lle­ga­ron las pér­di­das.

La mo­ra por hi­po­te­cas pa­ra com­prar pi­sos no lle­ga al 3%, mien­tras la de los pro­mo­to­res es­tá cer­ca del 14%

Pri­me­ro, a las in­mo­bi­lia­rias; des­pués, a la ban­ca.

La es­pa­ño­la pre­su­mió du­ran­te un tiem­po de te­ner las es­pal­das bien cu­bier­tas. Gra­cias a la política del Ban­co de Es­pa­ña, que obli­gó a do­tar las las lla­ma­das pro­vi­sio­nes an­ti­cí­cli­cas en tiem­pos de ex­pan­sión, la ban­ca con­tó con un col­chón pa­ra amor­ti­guar el pri­mer gol­pe. Se­gún re­cor­dó la se­ma­na pa­sa­da el su­per­vi­sor, las ca­jas han des­ti­na­do a sa­nea­mien­tos (re­co­no­ci­mien­to de pér­di­das) unos 30.000 mi­llo­nes de eu­ros de pro­vi­sio­nes ge­né­ri­cas du­ran­te la cri­sis, una ci­fra si­mi­lar a la de los ban­cos.

Pe­ro lo que no pue­de ser no pue­de ser. Y el ba­lan­ce de mu- chas en­ti­da­des apes­ta­ba. A prin­ci­pios de los no­ven­ta, Isi­dre Fai­né, en­ton­ces director ge­ne­ral de La Cai­xa, de­cía a quien qui­sie­ra es­cu­char­le: “La cla­ve en una en­ti­dad fi­nan­cie­ra es su ac­ti­vo; tú pue­des re­com­po­ner un mal pa­si­vo, pe­ro un ac­ti­vo da­ña­do tie­ne di­fí­cil arre­glo”. La cri­sis le ha da­do la ra­zón.

Los ba­lan­ces eran de la­dri­llo del ma­lo, una cons­truc­ción tre­men­da y frá­gil. No tan­to por los más de 600.000 mi­llo­nes de eu­ros en hi­po­te­cas pa­ra la com­pra de la vi­vien­da –que tam­bién– sino por la deu­da con los pro­mo­to­res, que as­cien­de a los 315.000 mi­llo­nes, se­gún da­tos del Ban­co de Es­pa­ña. En el pri­mer ca­so, de-

J.M. CENCILLO

EMI­LIA GU­TIÉ­RREZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.