Un nue­vo ma­pa tras la tor­men­ta

La cri­sis pro­vo­ca una purga bru­tal en el sec­tor que aún no ha aca­ba­do

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - L. Agus­ti­na

bi­do a que la ley es­pa­ño­la es­ta­ble­ce que la en­tre­ga del bien hi­po­te­ca­do no sal­da la deu­da, la mo­ro­si­dad se ha dis­pa­ra­do pe­ro si­gue en ni­ve­les muy ba­jos, por de­ba­jo del 3%. Una ci­fra muy acep­ta­ble en un país con 4,5 mi­llo­nes de pa­ra­dos. El do­lor de ca­be­za han si­do los pro­mo­to­res, con una mo­ro­si­dad de­cla­ra­da de 44.000 mi­llo­nes (14%) y mi­les de mi­llo­nes

Los ex­per­tos creen que en Es­pa­ña so­bran al me­nos 10.000 de las más de 43.000 ofi­ci­nas del sec­tor fi­nan­cie­ro

más en ac­ti­vos ad­ju­di­ca­dos y en cré­di­tos vi­vos, re­fi­nan­cia­dos y de fu­tu­ro in­cier­to.

La di­ges­tión de to­do es­to to­da­vía dura y más que lo ha­rá. Aho­ra só­lo fal­ta es­pe­rar pa­ra ver có­mo se adap­ta­rá la ban­ca a los re­tos del fu­tu­ro. Ru­bén Man­so, so­cio de Man­so­li­var & IAX e ins­pec­tor en ex­ce­den­cia del Ban­co de Es­pa­ña, cree que “las en­ti­da­des se tie- nen que re­plan­tear tan­ta ca­pi­la­ri­dad y ce­rrar mu­chas ofi­ci­nas; es in­sos­te­ni­ble se­guir así”. A cie­rre del 2010 ha­bía 43.267 su­cur­sa­les ban­ca­rias en Es­pa­ña, ape­nas 3.000 me­nos que en el pi­co, al­can­za­do en el ter­cer tri­mes­tre del 2008. Los ex­per­tos cal­cu­lan que so­bran no me­nos de 10.000 ofi­ci­nas.

Pe­ro es­te no es el úni­co cam­bio. “Hay que im­plan­tar una nue­va for­ma de ha­cer ban­ca, en la que se co­bre más por los ser­vi­cios y los ries­gos se aco­ten”, in­sis­te Man­so. En es­ta nue­va ban­ca, el ta­ma­ño y la in­ter­na­cio­na­li­za­ción pa­re­cen co­brar ca­da vez más im­por­tan­cia. Al pro­ce­so de con­cen­tra­ción en cur­so (ver in­for­ma­ción ad­jun­ta) se une la es­tra­te­gia de los gran­des gru­pos –San­tan­der, BBVA y La Cai­xa– por in­ver­tir en paí­ses y áreas con po­ten­cial de cre­ci­mien­to. Pe­ro to­dos, los que pue­dan sa­lir y los que no, ten­drán que apli­car­se el men­sa­je que re­pe­tían los gu­rús cuan­do pin­chó la bur­bu­ja tec­no­ló­gi­ca: back to ba­sics. Hay que vol­ver a lo de siem­pre, a la pru­den­cia, a tra­ba­jar bien.

Na­da vol­ve­rá a ser co­mo an­tes y po­cos se­gui­rán en el mis­mo lu­gar pa­ra con­tar­lo. El sec­tor fi­nan­cie­ro es­pa­ñol ha mu­ta­do ex­tra­or­di­na­ria­men­te en es­ta cri­sis. En especial, aun­que no só­lo, en la mi­tad que con­for­man las ca­jas. Sea por con­vic­ción o, las más de las ve­ces, por obli­ga­ción, las 45 en­ti­da­des de aho­rro que ofre­cían sus ser­vi­cios ha­ce ape­nas dos años se han vis­to re­du­ci­das a una ter­ce­ra par­te. Y el pro­ce­so no ha con­clui­do.

Las ca­jas en­tra­ron en la cri­sis con dos pro­ble­mas bá­si­cos. El pri­me­ro, ge­ne­ral, era la si­tua­ción eco­nó­mi­ca, con el em­pa­cho in­mo­bi­lia­rio, el au­men­to de la mo­ro­si­dad, la caí­da del ne­go­cio y to­do lo que es­to lle­va con­si­go. Un asun­to gra­ve, pe­ro no dis­tin­to, en lo esen­cial, a lo que ocu­rre en cual­quier pe­rio­do de re­ce­sión dura y al que se ha­ce fren­te con las re­ce­tas clá­si­cas.

La di­fi­cul­tad pa­ra las ca­jas era que, por su na­tu­ra­le­za ju­rí­di­ca, só­lo po­dían re­ca­pi­ta­li­zar­se a tra­vés de la ob­ten­ción (y re­ten­ción) de los be­ne­fi­cios. Y cuan­do es­tos ca­ye­ron a plo­mo o se de­mos­tra­ron co­mo in­su­fi­cien­tes pa­ra au­men­tar los re­cur­sos pro­pios has­ta el pun­to de asu­mir to­das las pér­di­das del ne­go­cio, las en­ti­da­des se vie­ron en un ca­lle­jón sin sa­li­da.

El Go­bierno y el Ban­co de Es­pa­ña –jun­to con la CECA– bus­ca­ron so­lu­cio­nes. Se im­pu­sie­ron la aus­te­ri­dad, la ra­cio­na­li­za­ción de las es­truc­tu­ras y... las fu­sio­nes. Pe­se a los men­sa­jes en el sen­ti­do de que es­te era el ca­mino, el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da lo dio un es­tre­pi­to­so fra­ca­so. A fi­na­les de mar­zo del 2009, el Ban­co de Es­pa­ña in­ter­vino Ca­ja Cas­ti­lla La Man­cha (CCM) an­te la cons­ta­ta­ción de que la en­ti­dad se iba di­rec­ta­men­te a la quie­bra y es­ta­ban en ries­go los de­pó­si­tos de sus clien­tes. Sus gestores fue­ron apar­ta­dos del car­go y san­cio­na­dos. To­dos en­ten­die­ron el men­sa­je.

To­ca­ba fu­sio­nar­se, ga­nar ta­ma­ño, me­jo­rar la efi­cien­cia y sol­tar las­tre. Pe­ro eso cues­ta di­ne­ro, jus­to lo que en­ton­ces –y aho­ra– se echa­ba más de me­nos. Por es­ta ra­zón, tres me­ses des­pués de la in­ter­ven­ción, el Eje­cu­ti­vo creó el Fon­do de Re­es­truc­tu­ra­ción Or­de­na­da Ban­ca­ria (FROB), con ca­pa­ci­dad pa­ra ges­tio­nar has­ta 99.000 mi­llo­nes y la mi­sión de pi­lo­tar la re­es­truc­tu­ra­ción del sec­tor. Por las bue­nas, pres­tan­do di­ne­ro a la en­ti­dad o a los gru­pos que pre­sen­ta­ran un plan de ne­go­cio creí­ble, o por las ma­las, por la vía de la in­ter­ven­ción del su­per­vi­sor.

Ca­si to­dos cum­plie­ron con lo man­da­do y se for­ma­ron gru­pos co­mo Ban­kia –con sie­te en­ti­da­des, li­de­ra­das por Ca­ja Ma­drid y Ban­ca­ja–, Ban­ca Cí­vi­ca, Ma­re Nos­trum o Gru­po 3, que crea­ron ban­cos pa­ra ope­rar con­jun­ta­men­te, mien­tras man­te­nían su iden­ti­dad co­mo ca­jas. Otras, en cam-

El Go­bierno y el Ban­co de Es­pa­ña im­pul­sa­ron la con­cen­tra­ción, so­bre to­do tras el fias­co de Ca­ja Cas­ti­lla La Man­cha El pro­ce­so es­tá aho­ra en cues­tión por cul­pa de la CAM, cu­yo ca­so siem­bra du­das den­tro y fue­ra de Es­pa­ña

bio, op­ta­ron por las fu­sio­nes tra­di­cio­na­les, que die­ron lu­gar a Ca­ta­lun­ya Cai­xa, Unnim, No­va Cai­xa Ga­li­cia y Duero-Es­pa­ña. Es­ta úl­ti­ma, con pro­ble­mas de sol­ven­cia, es­tá en pro­ce­so aliar­se a Uni­ca­ja, que ya ha­bía ab­sor­bi­do a Ca­ja de Jaén, lo mis­mo que hi­zo La Cai­xa con la de Gi­ro­na.

Pe­ro el mo­vi­mien­to no ha aca­ba­do. Es­ta se­ma­na, ha ex­plo­ta­do Ban­co Ba­se, el gru­po for­ma­do por Ca­jas­tur, Can­ta­bria, Ex­tre­ma­du­ra y la CAM a cau­sa de los pro­ble­mas de es­ta úl­ti­ma, que su­po­nían una lo­sa pa­ra el res­to. El ta­ma­ño de la ca­ja ali­can­ti­na –con 75.000 mi­llo­nes en ac­ti­vos– preo­cu­pa ya que su caí­da cua­dru­pli­ca al de Ca­ja­Sur, la úl­ti­ma ca­ja en ser in­ter­ve­ni­da. La en­ti­dad es­tá aho­ra en ma­nos de la viz­caí­na BBK, que es­tá en pro­ce­so de unir­se a las tam­bién vas­cas Kutxa y Vi­tal. Iber­ca­ja y las di­mi­nu­tas On­tin­yent y Po­llen­sa son las úni­cas que, de mo­men­to, no han en­tra­do en el bai­le.

OL­GA LA­BRA­DOR / EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.