DUE­LO POR EL SEC­TOR IN­MO­BI­LIA­RIO

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Ha­ce más de tres años que dura el due­lo por la de­ba­cle del sec­tor in­mo­bi­lia­rio es­pa­ñol. Los da­tos del 2010 mues­tran la mag­ni­tud de la tra­ge­dia: la ini­cia­ción de vi­vien­das ha caí­do al 10% del ni­vel del 2006. Por su par­te los pre­cios han caí­do ofi­cial­men­te un 13%, aun­que otras fuen­tes si­túan la caí­da en el 18%. En fin, un dra­ma.

A fi­na­les del 2007 com­pa­ré el due­lo de los asis­ten­tes al fu­ne­ral in­mo­bi­lia­rio (Go­bierno, pro­mo­to­res y cons­truc­to­res, ban­que­ros, et­cé­te­ra) con el due­lo por la pér­di­da de un fa­mi­liar. Los psi­có­lo­gos dis­tin­guen va­rias eta­pas bien de­fi­ni­das en el pro­ce­so del due­lo. En pri­mer lu­gar hay shock y ne­ga­ción. Lue-

El due­lo de los asis­ten­tes al fu­ne­ral in­mo­bi­lia­rio es com­pa­ra­ble al de la pér­di­da de un fa­mi­liar

go apa­re­ce la ira y la cul­pa. Le si­gue la de­pre­sión y la per­cep­ción dis­fun­cio­nal de la reali­dad. Y, fi­nal­men­te, la fa­se de acep­ta­ción y la su­pera­ción del due­lo.

La fa­se de shock pi­lló al Go­bierno ha­blan­do de que Es­pa­ña te­nía el me­jor sec­tor in­mo­bi­lia­rio (Cha­cón di­xit) y el me­jor sec­tor fi­nan­cie­ro del mun­do (Za­pa­te­ro di­xit), a pe­sar de que to­dos los in­di­ca­do­res de pe­li­gro de la eco­no­mía es­pa­ño­la es­ta­ban cen­te­llean­do en ro­jo ha­cía mu­cho tiem­po. Rá­pi­da­men­te, lle­gó la fa­se de ne­ga­ción (de la cri­sis), que du­ra­ría dos años. Los pro­mo­to­res y cons­truc­to­res tam­bién es­ta­ban ini­cial­men­te en shock: ¿có­mo es po­si­ble que no ha­ya com­pra­do­res pa­ra una ca­sa de 50 me­tros cua­dra­dos si so­lo pe­di­mos 600.000 eu­ros?

In­me­dia­ta­men­te pa­sa­ron a la ne­ga­ción: “Que na­die es­pe­re que el pre­cio de la vi­vien­da ba­je”, “la de­man­da anual no ba­ja­rá de 450.000 vi­vien­das”, o “el pre­cio de la vi­vien­da se va a dis­pa­rar si no se cons­tru­ye más” se em­pe­ña­ban en de­cir. El sec­tor ban­ca­rio, por su par­te, ne­ga­ba que fue­ra a te­ner nin­gún pro­ble­ma: te­nía pro­vi­sio­nes de so­bra y una ta­sa de mo­ro­si­dad mí­ni­ma. Y mien­tras, re­fi­nan­cia­ba a pro­mo­to­res y cons­truc­to­res co­mo si la co­sa fue­ra a ser una tor­men­ta de ve­rano.

Ca­si si­mul­tá­nea­men­te apa­re­ce la ira, pro­yec­ta­da con­tra la pren­sa in­ter­na­cio­nal. Que­rían hun­dir a Es­pa­ña y des­ani­mar la com­pra de vi­vien­da de los in­ver­so­res. In­me­dia­ta­men­te, co­men­zó la fa­se de cul­pa, pe­ro de una ma­ne­ra especial. En un due­lo nor­mal la atri­bu­ción de res­pon­sa­bi­li­dad es in­ter­na: si un fa­mi­liar mue­re en un ac­ci­den­te la per­so­na en due­lo cree que es su cul­pa. En el ca­so del Go­bierno y los pro­mo­to­res fun­cio­nó al re­vés. El Go­bierno rá­pi­da­men­te cul­pa a la cri­sis fi­nan­cie­ra in­ter­na­cio­nal.

Re­cien­te­men­te, Za­pa­te­ro uti­li­zó un in­for­me del FMI muy au­to­crí­ti­co pa­ra jus­ti­fi­car­se: ellos tam­po­co vie­ron ve­nir la cri­sis. ¡Mal de mu­chos, con­sue­lo de ton­tos! Los pro­mo­to­res cul­pan a las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras de sus des­gra­cias con unos ar­gu­men­tos real­men­te sor­pren­den­tes. Les ha­cen la com­pe­ten­cia des­leal ven­dien­do vi­vien­das, y no dan cré­di­tos. Pe­ro cla­ro, los ban­cos es­tán ven­dien­do las vi­vien­das que al­gún cons­truc­tor les dio al no po­der pa­gar sus deu­das. Por tan­to, es uno de los su­yos quien, en úl­ti­ma ins­tan­cia, les es­tá ha­cien­do la com­pe­ten­cia.

Res­pec­to al cré­di­to se nie­gan a acep­tar que ha­ce fal­ta al­guien que lo ofrez­ca pe­ro tam­bién al­guien que lo de­man­de. El sec­tor fi­nan­cie­ro le echa la cul­pa a la cri­sis fi­nan­cie­ra glo­bal mien­tras uti- li­za la co­no­ci­da tác­ti­ca de ex­ten­der y pre­ten­der, con­tro­lan­do su mo­ro­si­dad de las for­mas más di­ver­sas: re­fi­nan­cian­do, ad­ju­di­cán­do­se in­mue­bles, et­cé­te­ra.

Un tiem­po des­pués lle­ga la fa­se de per­cep­ción dis­fun­cio­nal de la reali­dad. El Go­bierno en po­cos días pa­sa de de­cir que no hay cri­sis a ver bro­tes ver­des en to­das par­tes. La re­cu­pe­ra­ción lle­ga­rá el si­guien­te tri­mes­tre di­ce ca­da tri­mes­tre. Los pro­mo­to­res pa­san en po­cos días de no acep­tar que los pre­cios de la vi­vien­da pue­dan ba­jar a de­cir que ya ha­bían ba­ja­do mu­cho, to­do lo que po­dían ba­jar. Las mi­nis­tras de Vi­vien­da alien­tan a los ciu­da­da­nos: “Es el me­jor mo­men­to pa­ra com­prar una vi­vien­da”. Y Za­pa­te­ro zan­ja en Es­ta­dos Uni­dos: los pre­cios de la vi­vien­da han to­ca­do sue­lo. A los po­cos días Tin­sa di­ce que la caí­da del pre­cio se ace­le­ra y la UE que los pre­cios tie­nen que caer to­da­vía un 17% en Es­pa­ña. Por su par­te, el sis­te­ma fi­nan­cie­ro si­gue a lo su­yo, con dis­cre­ción. Y, mien- tras la cri­sis se acen­túa, la ini­cia­ción de vi­vien­das se si­gue hun­dien­do, las vi­vien­das ter­mi­na­das no se ven­den y las ta­sas de mo­ro­si­dad de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras se dis­pa­ran.

Los psi­có­lo­gos di­cen que hay ries­go de que no se su­pere la fa­se de per­cep­ción dis­fun­cio­nal de la reali­dad. Por eso mu­chas ve­ces

Con­si­de­ran­do la ren­ta dis­po­ni­ble de los ho­ga­res, los pre­cios de la vi­vien­da si­guen sien­do es­tra­tos­fé­ri­cos

es ne­ce­sa­rio un es­pe­cia­lis­ta. Al Go­bierno es­pa­ñol y la ban­ca les hi­cie­ron fal­ta na­da me­nos que tres psi­quia­tras: uno lla­ma­do mer­ca­dos, otro Unión Eu­ro­pea y otro de ca­sa, lla­ma­do Ban­co de Es­pa­ña. El Go­bierno em­pie­za a acep­tar, a re­ga­ña­dien­tes, la reali­dad. Las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras em­pie­zan a sen­tir el alien­to del Ban­co de Es­pa­ña en la nu­ca: si os que­dáis ca­sas, el 30% de co­ber­tu­ra a par­tir del se­gun­do año; si un cré­di­to es mo­ro­so y tie­ne so­la­res co­mo ga­ran­tía, un 50% de co­ber­tu­ra al fi­nal del pri­mer año; y si no tie­nes su­fi­cien­te ca­pi­tal te re­ca­pi­ta­li­za­re­mos a la fuer­za.

La fa­se de acep­ta­ción pa­re­ce es­tar en mar­cha, aun­que no pa­ra to­dos. Los pro­mo­to­res si­guen en su pro­pio mun­do de ilu­sión y fan­ta­sía. Pi­den 72.000 mi­llo­nes de fi­nan­cia­ción ban­ca­ria. Di­cen que los pre­cios no pue­den ba­jar más y que nun­ca ba­ja­ron en las me­jo­ras zo­nas, en con­tra de la evi­den­cia dis­po­ni­ble. Pi­den me­di­das pa­ra agi­li­zar la re­ca­li­fi­ca­ción de te­rre­nos con el enor­me stock de vi­vien­das sin ven­der que exis­te. Si­guen pen­san­do en cons­truir 300.000 o 350.000 vi­vien­das anua­les a pe­sar de que el gru­po de edad de pri­me­ros com­pra­do­res se con­trae­rá drás­ti­ca­men­te en los pró­xi­mos años co­mo con­se­cuen­cia de las mí­ni­mas ta­sas de

La en­ton­ces mi­nis­tra de Vi­vien­da, Car­me Cha­cón, y el pre­si­den­te, Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, du­ran­te la pre­sen­ta­ción del plan de ac­ce­so a la vi­vien­da en al­qui­ler pa­ra jó­ve­nes en el año 2007

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.