UN MO­DE­LO DE CRE­CI­MIEN­TO IN­SOS­TE­NI­BLE

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

El año 2008 pu­so fin a un lar­go ci­clo de cre­ci­mien­to de la eco­no­mía es­pa­ño­la ini­cia­do en 1995. Es­te ci­clo de cre­ci­mien­to per­mi­tió a Es­pa­ña ex­pe­ri­men­tar un fuer­te pro­ce­so de con­ver­gen­cia real con Eu­ro­pa. En con­cre­to la di­fe­ren­cia en ren­ta per cá­pi­ta de Es­pa­ña res­pec­to a la me­dia de la UE-15 se re­du­jo en más de sie­te pun­tos, al­can­zan­do el 90%. El gran mo­tor de es­te enor­me cre­ci­mien­to fue el em­pleo. Gra­cias a la in­cor­po­ra­ción de la mu­jer al mer­ca­do de tra­ba­jo y al fe­nó­meno de la in­mi­gra­ción, en 14 años se crea­ron más de ocho mi­llo­nes de em­pleos, la ta­sa de par­ti­ci­pa­ción la­bo­ral subió más de 15 pun­tos y la ta­sa de pa­ro se si­tuó por pri­me­ra vez por de­ba­jo de la me­dia eu­ro­pea. En con­se­cuen­cia, a pe­sar de la re­cien­te cri­sis, en Es­pa­ña se han crea­do ca­si seis mi­llo­nes de pues­tos de tra­ba­jo des­de 1995, dis­tri­bui­dos en­tre ca­si to­dos los sec­to­res de la eco­no­mía.

Sin em­bar­go, es­te pro­ce­so de crea­ción de em­pleo y ri­que­za tan im­por­tan­te se freno en se­co en el 2008, de­jan­do al des­cu­bier­to sus im­por­tan­tes de­bi­li­da­des. El au­men­to in­su­fi­cien­te de la pro­duc­ti­vi­dad y la acu­mu­la­ción de des­equi­li­brios ex­ter­nos son las claves pa­ra en­ten­der la in­sos­te­ni­bi­li­dad del mo­de­lo pro­duc­ti­vo, in­sos­te­ni­bi­li­dad que sin em­bar­go el boom in­mo­bi­lia­rio es­ta­ba en­mas­ca­ran­do en los úl­ti­mos años del ci­clo.

Pe­se a con­tar con una im­por­tan­te in­ver­sión de ca­pi­tal fí­si­co y de es­fuer­zo hu­mano (en ho­ras tra­ba­ja­das y en edu­ca­ción), lo cier­to es que du­ran­te el pe­rio­do 1995-2008, Es­pa­ña ha si­do uno de los paí­ses eu­ro­peos don­de el cre­ci­mien­to de la pro­duc­ti­vi­dad ha si­do mas ba­jo.

Ob­ser­va­mos una caí­da con­ti­nua­da des­de 1995 en los ni­ve­les de pro­duc­ti­vi­dad con res­pec­to a Eu­ro­pa has­ta los ini­cios de la cri­sis, don­de la des­truc­ción de em­pleo de baja pro­duc­ti­vi­dad hi­zo re­pun­tar de for­ma tem­po­ral la pro­duc­ti­vi­dad en nues­tro país.

Es­te he­cho es muy preo­cu­pan­te, pues la pro­duc­ti­vi­dad es la va­ria­ble cla­ve que de­ter­mi­na el ni­vel de bie­nes­tar que una eco­no­mía pue­de sos­te­ner. En efec­to, pa­ra que un país sea ca­paz de me­jo­rar el ni­vel de vi­da del que dis­fru­tan sus ciu­da­da­nos es ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­rio que se pro­duz­can ca­da vez mas bie­nes y ser­vi­cios por tra­ba­ja­dor.

La in­ca­pa­ci­dad de la eco­no­mía es­pa­ño­la pa­ra ge­ne­rar cre­ci­mien­to de la pro­duc­ti­vi­dad es la de­bi­li- dad cla­ve del mo­de­lo de cre­ci­mien­to es­pa­ñol. Tal co­mo mos­tra­mos en un re­cien­te in­for­me de Fe­deaM­cKin­sey, en el que he­mos par­ti­ci­pa­do, un aná­li­sis más de­ta­lla­do de las cau­sas de es­ta di­fe­ren­cia en pro­duc­ti­vi­dad la­bo­ral apun­tan que, si bien Es­pa­ña tie­ne un ma­yor pe­so re­la­ti­vo de sec­to­res po­co pro­duc­ti­vos (por ejem­plo cons­truc­ción), más del 50% del di­fe­ren­cial en pro­duc­ti­vi­dad se pro­du­ce por una me­nor pro­duc­ti­vi­dad re­la­ti­va den­tro de ca­da uno de los sec­to­res. Es de­cir, uno por uno, la ma­yor par­te de los sec­to­res es­pa­ño­les son me­nos pro­duc­ti­vos que sus equi­va­len­tes eu­ro­peos. Ade­más, aque­llos po­cos sec­to­res que son más pro­duc­ti­vos res­pec­to a Eu­ro­pa tam­bién han vis­to re­du­ci­da su ven­ta­ja.

La ma­la evo­lu­ción de la pro­duc­ti­vi­dad es­pa­ño­la, uni­da a un in­cre- men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo de los cos­tes la­bo­ra­les, han pro­du­ci­do una sig­ni­fi­ca­ti­va ero­sión de la com­pe­ti­ti­vi­dad de Es­pa­ña fren­te a otras eco­no­mías. És­te es uno de los efec­tos di­rec­tos más im­por­tan­tes del mal desem­pe­ño en tér­mi­nos de evo­lu­ción de la pro­duc­ti­vi­dad.

Los des­equi­li­brios ex­ter­nos re­fuer­zan la ne­ce­si­dad de un cam­bio. La evo­lu­ción de la re­la­ción co­mer­cial con el ex­te­rior a lo lar­go de es­te pe­rio­do es­tá ca­rac­te­ri­za­da por la acu­mu­la­ción de fuer­tes des­equi­li­brios en tér­mi­nos de ba­lan­za co­mer­cial y fi­nan­cie­ra, que obli­gan a Es­pa­ña a de­pen­der con­ti­nua- men­te de la fi­nan­cia­ción ex­te­rior.

En pri­mer lu­gar, de­bi­do en par­te al im­por­tan­te pe­so de la in­mi­gra­ción, el cre­ci­mien­to es­pa­ñol ha es­ta­do orien­ta­do en más de un 80% al con­su­mo do­més­ti­co, con­si­de­ra­ble­men­te por en­ci­ma de otras eco­no­mías eu­ro­peas. En com­pa­ra­ción con es­tas, Es­pa­ña tie­ne un ma­yor por­cen­ta­je de su pro­duc­ción orien­ta­da a con­su­mo do­més­ti­co.

Por otro la­do, Es­pa­ña ha au­men­ta­do en mu­cha ma­yor me­di­da la im­por­ta­ción de bie­nes y ser­vi­cios (que han cre­ci­do un 10,1% anual en tér­mi­nos no­mi­na­les de 1995 al 2008) que la ex­por­ta­ción de los mis­mos (que ha cre­ci­do al 8,5% anual en el mis­mo pe­rio­do), dan­do lu­gar a una de­gra­da­ción sig­ni­fi­ca­ti­va de la ba­lan­za por cuen­ta co­rrien­te, y al­can­zan­do ni­ve­les de dé­fi­cit muy ele­va­dos (ro­zan­do el 10% del pro­duc­to in­te­rior bru­to). Aun­que es­tos dé­fi­cits se han vis­to par­cial­men­te co­rre­gi­dos en el pe­rio­do más re­cien­te, el des­equi­li­brio acu­mu­la­do es muy sig­ni­fi­ca­ti­vo. El re­sul­ta­do de es­tos al­tí­si­mos dé­fi­cit sos­te­ni­dos ha si­do una ne­ce­si­dad de fi­nan­cia­ción que, acu­mu­la­da a lo lar­go de los años 2000 al 2009 su­ma­ba 520 mil mi­llo­nes de eu­ros.

En pri­mer lu­gar, Es­pa­ña cuen­ta con in­fra­es­truc­tu­ras de pri­me­ra lí­nea mun­dial que com­ple­men­tan los ac­ti­vos na­tu­ra­les. En par­ti­cu­lar una ven­ta­ja cla­ve de Es­pa­ña es su lo­ca­li­za­ción pri­vi­le­gia­da, en­tre Eu- ro­pa y Áfri­ca, en­tre el Me­di­te­rrá­neo y el Atlán­ti­co. Ade­más, Es­pa­ña po­see la red de au­to­pis­tas más ex­ten­sa de Eu­ro­pa, des­de fi­na­les del 2010 es la pri­me­ra na­ción de Eu­ro­pa en nú­me­ro de ki­ló­me­tros de al­ta ve­lo­ci­dad y se en­cuen­tra en el top cin­co de paí­ses que más mer­can­cías mue­ven en sus puer­tos.

En se­gun­do lu­gar, Es­pa­ña cuen­ta con abun­dan­te ca­pi­tal hu­mano com­pe­ti­ti­vo. A pe­sar de te­ner ta­sas de aban­dono es­co­lar muy ele­va­das e im­por­tan­tes ca­ren­cias en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo, el 38,2% de la po­bla­ción es­pa­ño­la en­tre 25 y 34 años tie­ne ti­tu­la­ción uni­ver­si­ta­ria, fren­te al 33,5% eu­ro­peo. Ade­más es­tos li­cen­cia­dos son más eco­nó­mi­cos de em­plear, aun­que en par­te pue­da re­fle­jar ra­zo­nes de baja ca­li­dad y no só­lo de can­ti­dad de ofer­ta, lo cier­to es que con­tra­tar a un

La baja pro­duc­ti­vi­dad uni­da al in­cre­men­to de los cos­tes la­bo­ra­les ha ero­sio­na­do la com­pe­ti­ti­vi­dad

jo­ven li­cen­cia­do es­pa­ñol su­po­ne un cos­te me­dio de 38.000 eu­ros fren­te a los cer­ca de 70.000 eu­ros de un ale­mán o in­gles.

Y, en ter­cer lu­gar, Es­pa­ña cuen­ta con un te­ji­do em­pre­sa­rial com­pe­ti­ti­vo a es­ca­la mun­dial. Hay em­pre­sas lí­de­res es­pa­ño­las en 12 de los 38 sec­to­res en los que la re­vis­ta For­bes cla­si­fi­ca las ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas. Una in­di­ca­ción de es­ta com­pe­ti­ti­vi­dad glo­bal de las em­pre­sas es­pa­ño­las es que, mien­tras otras eco­no­mías mo­der­nas es­tán per­dien­do cuota de ex­por­ta­cio­nes, Es­pa­ña ha con­se­gui­do man­te­ner su cuota en es­tos úl­ti­mos 10 años a pe­sar de la irrup­ción de China e In­dia.

En de­fi­ni­ti­va, el pa­trón de cre­ci­mien­to tra­di­cio­nal ha lle­ga­do a su fin. Es­pa­ña ne­ce­si­ta un nue­vo mo­de­lo de cre­ci­mien­to ba­sa­do en un ci­clo vir­tuo­so de pro­duc­ti­vi­dad, com­pe­ti­ti­vi­dad y, de una ma­yor ca­pa­ci­dad pa­ra cap­tar de­man­da ex­ter­na y ge­ne­rar una de­man­da in­ter­na sos­te­ni­ble, y no ba­sa­da en en­deu­da­mien­to cre­cien­te. En el in­for­me Fe­dea-Mc­kin­sey, iden­ti­fi­ca­mos, a tra­vés de un aná­li­sis sec­to­rial, cuá­les se­rán los fu­tu­ros mo­to­res de cre­ci­mien­to así co­mo las re­for­mas ne­ce­sa­rias pa­ra que arran­quen. En fu­tu­ros ar­tícu­los en­tra­re­mos en es­ta ma­te­ria.

MARC ARIAS

Es­pa­ña es la pri­me­ra na­ción de Eu­ro­pa en ki­ló­me­tros de al­ta ve­lo­ci­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.