La he­ri­da que no ce­sa

El sec­tor in­mo­bi­lia­rio en EE.UU. si­gue a la baja y siem­bra du­das so­bre la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Fran­cesc Pei­rón

Un nue­vo con­cep­to residencial ha apa­re­ci­do en Es­ta­dos Uni­dos. Lo de­no­mi­nan “ve­cin­da­rios de bol­si­llo”. Su ideó­lo­go es el ar­qui­tec­to Ross Cha­pin. Con­sis­te en el di­se­ño –ter­mino tal vez más apro­pia­do que el de cons­truc­ción– de pe­que­ños ba­rrios, de sie­te u ocho ca­sas, ti­po bun­ga­low de ma­de­ra, en las zo­nas su­bur­bia­les de las ciu­da­des.

Su teo­ría la ex­pli­ca en un li­bro de tí­tu­lo ex­ten­so: Ve­cin­da­rio de bol­si­llo, crean­do una co­mu­ni­dad a pe­que­ña es­ca­la den­tro de una es­ca­la mun­dial. Se­me­jan­te ex­pre­sión sig­ni­fi­ca que los ciu­da­da­nos, tan da­dos a vi­vir en enor­mes ca­sas con­ver­ti­das en uni­ver­sos ais­la­dos, eli­gen la op­ción de ins­ta­lar­se en do­mi­ci­lios más pe­que­ños (unos 100 m2), con un jardín com­par­ti­do. Es­ta cir­cuns­tan­cia fa­ci­li­ta la co­mu­ni­ca­ción con las per­so­nas del en­torno. La ven­ta­ja no só­lo es­tá en la ca­pa­ci­dad de so­cia­li­za­ción, sino en el pre­cio, muy com­pe­ti­ti­vo, más ase­qui­ble que la edi­fi­ca­ción de to­cho.

La idea de Cha­pin emer­ge co­mo una pe­que­ña ini­cia­ti­va, pe­ro su­gie­re el ni­vel de crea­ti­vi­dad que re­quie­re el mer­ca­do de la vi­vien­da, ate­na­za­do to­da­vía en Es­ta­dos Uni­dos por la gran re­ce­sión. El sec­tor si­gue a la baja en cuan­to ven­tas pe­se a la re­ba­ja de pre­cios, cua­tro años des­pués del re­ven­tón de la bur­bu­ja. La per­sis­ten­cia de su es­pu­ma pro­vo­ca to­da­vía una nu­be de du­das res­pec­to a la di­men­sión real de la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca del país.

El sec­tor in­mo­bi­lia­rio es­tu­vo en la ba­se de la gra­ve pa­ra­da car­dia­ca que pu­so al sis­te­ma fi­nan­cie­ro al bor­de del pre­ci­pi­cio. Aquí es don­de se pro­du­ce el pun­to de con­ver­gen­cia en­tre un la­do y otro del Atlán­ti­co, se­gún es­cri­bió Paul Krug­man.

“Lo que re­sul­ta sor­pren­den­te so­bre Es­pa­ña, des­de la pers­pec­ti­va de Es­ta­dos Uni­dos, es có­mo su his­to­ria eco­nó­mi­ca se pa­re­ce a la nues­tra. Co­mo Amé­ri­ca, Es­pa­ña ex­pe­ri­men­tó una gran bur­bu­ja en cuan­to a pro­pie­da­des in­mo­bi­lia­rias, acom­pa­ña­da por un gran cre­ci­mien­to del sec­tor pri­va­do. Co­mo Amé­ri­ca, Es­pa­ña ca­yó en la re­ce­sión cuan­do esa bur­bu­ja es­ta­lló y ex­pe­ri­men­tó un enor­me cre­ci­mien­to del des­em­pleo”. El premio No­bel hi­zo un cru­ce de ca­mi­nos en­tre dos lí­neas que es­ta se­ma­na se en­cau­zan de for­ma di­fe­ren­te. Una co­sa ex­pli­ca a la otra, ex­pli­can los ana­lis­tas en la ma­te­ria.

Los úl­ti­mos da­tos so­bre el mer-

Los ana­lis­tas des­ta­can que, mien­tras el pa­ro con­ti­núe re­la­ti­va­men­te al­to, la gen­te no se arries­ga­rá a com­prar

ca­do la­bo­ral, pre­sen­ta­dos el vier­nes, dan un mar­gen de con­fian­za. El pa­ro ba­jó en mar­zo al 8,8%. Se su­ma­ron 216.000 con­tra­tos gra­cias al ti­rón de la em­pre­sa pri­va­da. La pre­dic­ción pa­ra el res­to del 2011 mar­ca un ca­mino si­mi­lar. Eso su­po­ne que al fi­nal del año se ha­brán aña­di­do 2,5 mi­llo­nes de pues­tos, ci­fra, sin em­bar­go, to­da­vía muy ale­ja­da de los 7,5 mi­llo­nes de tra­ba­jos ani­qui­la­dos por la cri­sis. El pro­fe­sor Ro­bert Shi­ller, co­fun­da­dor del ín­di­ce in­mo­bi­lia­rio Ca­se-Shi­ller, in­di­có en una con­fe­ren­cia que mien­tras el des­em­pleo se man­ten­ga re­la­ti­va­men­te al­to (dé­ci­mas por de­ba­jo del 9%) el sec­tor in­mo­bi­lia­rio con­ti­nua­rá sien­do dé­bil, y más cuan­do la hi­po­te­ca tie­ne más va­lor que la pro­pie­dad ad­qui­ri­da.

“La gen­te no se sien­te se­gu­ra to­da­vía. Du­da de su ca­pa­ci­dad y de sus op­cio­nes pa­ra ha­cer una gran in­ver­sión en la com­pra de una ca­sa”, afir­mó.

Fue su reac­ción tras co­no­cer­se el pa­sa­do mar­tes un in­for­me que in­di­ca que los pre­cios en es­te mer­ca­do ca­ye­ron en enero por sép­ti­mo mes con­se­cu­ti­vo, una vez que se aca­ba­ron las ayu­das gu­ber­na­men­ta­les.

Es­te es­tu­dio, rea­li­za­do so­bre 20 ciu­da­des, de­mues­tra que só­lo en Was­hing­ton y en San Die­go los pre­cios han con­se­gui­do una le­ve al­za. En el res­to, el des­cen­so se si­túa en una me­dia del 3,1% en com­pa­ra­ción al enero del 2010, se re­mar­ca en el do­cu­men­to de Stan­dard & Poor. Los res­pon­sa­bles de es­ta em­pre­sa sub­ra­ya­ron que la re­ce­sión in­mo­bi­lia­ria no se ha aca­ba­do y ni una so­la de las es­ta­dís­ti­cas al uso mues­tra nin­gu­na for­ma de re­cu­pe­ra­ción fir­me.

“¿Al­guien pen­só que se po­dría re­gre­sar al ni­vel de la épo­ca del

Las ven­tas caen de for­ma ge­ne­ra­li­za­da en enero, una ten­den­cia que man­tie­ne la lí­nea del úl­ti­mo me­dio año

boom en un pe­rio­do de me­nos de cin­co años?”, se pre­gun­tó Shi­ller. “No pue­do en­con­trar a na­die que lo pien­se. Tal vez el mer­ca­do me­jo­ra­rá y em­pe­za­rá a cre­cer con­for­me a la in­fla­ción o al­go si­mi­lar. Es­ta es sin du­da la me­jor y más res­pon­sa­ble pre­dic­ción”.

En Las Ve­gas, Cle­ve­land, Atlan­ta y De­troit, los pre­cios lle­ga­ron a la fran­ja que en el 2000. Es- te in­for­me no es más que la con­ti­nua­ción de otros en el mis­mo sen­ti­do. En fe­bre­ro, la ven­ta de nue­vas edi­fi­ca­cio­nes mar­có uno de sus pun­tos más ba­jos des­de que se ela­bo­ran ín­di­ces, y de eso ha­ce ca­si me­dio si­glo. Y la ven­da de se­gun­da mano de­cre­ció –se­gún es­tu­dios– de un 3% a un 9.6% res­pec­to a ha­ce un año. Los em­bar­gos han vuel­to a acen­tuar­se y es­to pro­vo­ca que ha­ya un ele­va­do stock de pie­zas a la ven­ta.

En Nue­va York, el re­tro­ce­so en los pre­cios del S&P se que­da en el 3%, que tre­pa has­ta un nú­me­ro ne­ga­ti­vo del 21,8% con re­la­ción al 2007. Hay quien, re­fi­rién­do­se só­lo a Man­hat­tan, ha­bla de una caí­da en el 10%. En la Gran Man­za­na, las ofer­tas de pi­sos se per­pe­túan en edi­fi­cios re­cién re­for­ma­dos, pe­se a los des­cuen­tos y las ofer­tas.

Así, no ha de ex­tra­ñar que ha­ya ana­lis­tas que to­da­vía du­den de la re­cu­pe­ra­ción real de la lo­co­mo­to­ra. His­tó­ri­ca­men­te, el in­mo­bi­lia­rio era el sec­tor que li­de­ra­ba la sa­li­da de una cri­sis.

DE­RICK E. HIN­GLE / BLOOMBERG

La re­ce­sión in­mo­bi­lia­ria en Es­ta­dos Uni­dos no se ha aca­ba­do y ni una so­la de las es­ta­dís­ti­cas al uso mues­tra nin­gu­na for­ma de re­cu­pe­ra­ción fir­me

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.