Bra­sil, mer­ca­do de re­fe­ren­cia

En el gi­gan­te su­da­me­ri­cano, las em­pre­sas ca­ta­la­nas va­lo­ran una cla­se me­dia emer­gen­te ávi­da de con­su­mir

La Vanguardia - Dinero - - INTERNACIONAL -

El in­men­so y flo­re­cien­te mer­ca­do bra­si­le­ño se ha con­ver­ti­do en re­fe­ren­cia obli­ga­da pa­ra mu­chas em­pre­sas ca­ta­la­nas pa­ra los pró­xi­mos años. Un mer­ca­do de cer­ca de 200 mi­llo­nes de per­so­nas con una cla­se me­dia emer­gen­te ávi­da de con­su­mir y los even­tos de­por­ti­vos e in­ter­na­cio­na­les que ten­drán lu­gar en Bra­sil en la pró­xi­ma dé­ca­da alien­tan a las com­pa­ñías ca­ta­la­nas. No obs­tan­te, em­pre­sas con cier­ta ex­pe­rien­cia ad­vier­ten de los ries­gos y los obs­tácu­los que han en­con­tra­do en el ca­mino ha­cia el país que pro­me­te ser el El­do­ra­do de la dé­ca­da.

Bra­sil se­rá, en los pró­xi­mos años, uno de los pun­tos ca­lien­tes del pla­ne­ta y Ca­ta­lun­ya se es­tá po­si­cio­nan­do pa­ra es­ta­ble­cer re­la­cio­nes ca­da vez más es­tre­chas. Es­ta se­ma­na se ha inau­gu­ra­do el pri­mer vue­lo directo en­tre Bar­ce­lo­na y São Pau­lo de Sin­ga­po­re Air­li­nes y en ju­nio Ibe­ria aña­di­rá dos vue­los se­ma­na­les a la mis­ma ru­ta. La se­ma­na pa­sa­da, el cen­tro de mer­ca­dos emer­gen­tes del Ie­se y la Cam­bra de Co­me­rç or­ga­ni­za­ron en Bar­ce­lo­na una cum­bre de ne­go­cios re­la­cio­na­dos con el mer­ca­do bra­si­le­ño.

Tam­bién es­ta se­ma­na, va­rias au­to­ri­da­des ca­ta­la­nas, en­ca­be­za­das por el con­se­ller de Terri-

Sin­ga­po­re Air­li­nes ha inau­gu­ra­do es­ta se­ma­na el pri­mer vue­lo directo Bar­ce­lo­na-São Pau­lo

to­ri i Sos­te­ni­bi­li­tat, Lluís Re­co­der, ha via­ja­do a São Pau­lo pa­ra pro­mo­cio­nar la pre­sen­cia ca­ta­la­na en el país. Y Esa­de, que cuen­ta con una ofi­ci­na co­mer­cial en São Pau­lo, in­ten­si­fi­ca su ac­ti­vi­dad en el país y co­la­bo­ra re­gu­lar­men­te con es­cue­las de ne­go­cios lo­ca­les pa­ra la for­ma­ción de di­rec­ti­vos, cu­ya de­man­da va tam­bién en au­men­to. Bra­sil es­tá de mo­da.

Con un cre­ci­mien­to su­pe­rior al 7% y pre­vi­sio­nes su­pe­rio­res al 5% en los pró­xi­mos años, en el mo­men­to cla­ve de la ad­ju­di­ca­ción de las gran­des obras del Mun­dial de Fút­bol del 2014 y los Jue­gos Olím­pi­cos de Río de Ja­nei­ro del 2016, el 2011 se con­vier­te en un año cru­cial pa­ra las em­pre­sas re­la­cio­na­das con el sec­tor de la cons­truc­ción y la ges­tión de in­fra­es­truc­tu­ras. “Nos es­pe­ran cua­tro años de in­far­to; to­do el país, y es­pe­cial­men­te Rio, es­tá muy en­fo­ca­do en la pro­yec­ción ex­te­rior que ten­dre­mos en los pró­xi­mos años”, ex­pli­ca Wan­der­ley Ma­riz, sub­se­cre­ta­rio de Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les y Desa­rro­llo del Ayun­ta­mien­to de Rio, que par­ti­ci­pó en la cum­bre del Ie­se. Ma­riz des­ta­ca gran­des opor­tu­ni­da­des pa­ra em­pre­sas de in­fra­es­truc­tu­ras, tec­no­lo­gías, ener­gé­ti­cas, in­mo­bi­lia­rio y tu­ris­mo. “Pe­ro no es un mer­ca­do fá­cil”, avi­sa.

La com­pe­ten­cia es muy fuer­te y la bu­ro­cra­cia pue­de des­alen­tar al em­pre­sa­rio más tem­pla­do. “Por eso, mu­chas em­pre­sas op­tan por aso­ciar­se con una com­pa­ñía lo­cal o en­trar en el mer­ca­do a tra­vés de un dis­tri­bui­dor”, ar­gu­men­ta. Ade­más, en ca­so de ven­ta de pro­duc­to, los im­pues­tos a la im­por­ta­ción, que pue­den al­can­zar has­ta el 50% del va­lor de los bie­nes, se con­vier­ten en un gran obs­tácu­lo.

“El mer­ca­do bra­si­le­ño no es na­da fá­cil; hay que te­ner pa­cien­cia y dar­se un tiem­po de adap­ta­ción”, ex­pli­ca Luis Ál­va­rez, más­ter en Esa­de que di­ri­ge Boo­king. ya, una fi­lial del gru­po TUI de­di­ca­da a la co­mer­cia­li­za­ción de pro­duc­tos tu­rís­ti­cos en el mer­ca­do bra­si­le­ño. Ade­más, ad­vier­te, “es un país muy ca­ro pa­ra los ne­go­cios”. To­do es ca­ro, des­de las ren­tas de las ofi­ci­nas has­ta los suel­dos de los em­plea­dos. “Quien crea que va a ve­nir con cua­tro du­ros y triun­far, que se ol­vi­de, el ca­mino es otro y re­quie­re tiem­po”, avi­sa Ál­va­rez.

A pe­sar de que los gran­des fas­tos pa­ra los pró­xi­mos años se con­cen­tran en el área de Rio, São Pau­lo es la ciu­dad de ne­go­cios por ex­ce­len­cia en Bra­sil. En su es­ta­do hay 41 mi­llo­nes de per­so­nas, de las cua­les un ter­cio apro­xi­ma­da­men­te re­si­den en la ca­pi­tal. São Pau­lo es, por de­trás del pro­pio Es­ta­do bra­si­le­ño, la se­gun­da eco­no­mía con ma­yor PIB de Su­da­mé­ri­ca, por de­lan­te de paí­ses co­mo Ar­gen­ti­na, Ve­ne­zue­la, Co­lom­bia o Chi­le. Co­no­ci­do co­mo el Nue­va York de Su­da­mé­ri­ca, São Pau­lo es el gran cen­tro eco­nó­mi­co de Bra­sil. Aquí es­tán las se­des de los prin­ci­pa­les ban­cos na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les, las gran­des in­dus­trias bra­si­le­ñas, las com­pa­ñías tec­no­ló­gi­cas y tam­bién los cen­tros de I+D más im­por­tan­tes del país.

Uno de los gran­des dé­fi­cits de la ciu­dad –caó­ti­ca, des­pa­rra­ma­da en un sin­fín de co­li­nas y va­lles a unos 70 ki­ló­me­tros de la cos­ta– es la plan­ta ho­te­le­ra. “São Pau­lo tie­ne ac­tual­men­te un dé­fi­cit de unas 5.000 ha­bi­ta­cio­nes ho­te­le­ras”, ase­gu­ra Bru­gins­ki. Los es­ta­ble­ci­mien­tos de la ciu­dad tie­nen “una de las ocu­pa­cio­nes más al­tas del mun­do”, ex­pli­ca Luis Agui­lar. Y, en con­se­cuen­cia, siem­pre des­ta­ca en los ran­kings de las ciu­da­des más ca­ras del pla­ne­ta. “Es ca­si im­po­si­ble abrir un ho­tel nue­vo en São Pau­lo; ha­ce va­rios años que no hay uno de nue­va cons­truc­ción por­que no hay sue­lo dis­po­ni­ble”, ex­pli­ca An­to­niet­te Var­le­se, di­rec­to­ra cor­po­ra­ti­va de co­mu­ni­ca­ción de Ac­cor pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca. El gru­po fran­cés aca­ba de inau­gu­rar el ho­tel Pull­man Ibi­ra­pue­ra, una re­mo­de­la­ción in­te­gral de un an­ti­guo Mercure, un ho­tel de in­fe­rior ca­te­go­ría per­te­ne­cien­te al mis­mo gru­po con el ob­je­ti­vo de ob­te­ner me­jor ren­ta­bi­li­dad. Una no­che en la sui­te del ho­tel de la ca­de­na del gru­po, orien­ta­da bá­si­ca­men­te a via­je­ros de ne­go­cios, cues­ta so­bre los 400 eu­ros.

Otros de los gran­des im­pul­sos que ex­pe­ri­men­ta el país es el au­ge del con­su­mo pro­vo­ca­do por el in­cre­men­to del po­der ad­qui­si­ti­vo de las cla­ses ba­jas. En po­cos años, unos 40 mi­llo­nes de bra­si­le­ños se han in­cor­po­ra­do al mer­ca­do de con­su­mo y hoy, prác­ti­ca­men­te to­do, des­de un via­je a unas za­pa­ti­llas de im­por­ta­ción, se com­pra fi­nan­cia­do en­tre 6 y 12 me­ses. Las eti­que­tas de las tien­das de mu­chos pro­duc­tos de gran con­su­mo mar­can tan­to el pre­cio fi­nal co­mo la men­sua­li­dad pa­ra pa­gar a cré­di­to. Una op­ción ca­da vez más demandada, pues­to que Bra­sil es un país ca­ro, so­bre to­do en pro­duc­tos de im­por­ta­ción, que pa­gan al­tas ta­sas pa­ra ac­ce­der a su mer­ca­do.

El sec­tor de la ali­men­ta­ción, con con­su­mi­do­res ca­da vez más exi­gen­tes y con an­sias de no­ve­dad, es uno de los que pue­de brin­dar más opor­tu­ni­da­des a la

La fuer­te com­pe­ten­cia y la gran bu­ro­cra­cia pue­den des­alen­tar al em­pre­sa­rio más tem­pla­do El sec­tor ali­men­ta­rio es uno de los que pue­de brin­dar más opor­tu­ni­da­des a la in­dus­tria ca­ta­la­na

in­dus­tria ca­ta­la­na y el que lle­vó a Bar­ce­lo­na a Fer­nan­do Car­val­hal, eje­cu­ti­vo de com­pras de la im­por­ta­do­ra de ali­men­ta­ción Ca­sa Flora. Ca­sa Flora dis­tri­bu­ye en Bra­sil vi­nos de Gra­mo­na y otros pro­duc­tos es­pa­ño­les, co­mo con­ser­vas El Con­sor­cio y tu­rro­nes La Fa­ma. “Los con­su­mi­do­res bra­si­le­ños tie­nen ga­nas de pro­bar pro­duc­tos nue­vos, el mer­ca­do es enor­me pe­ro no es fá­cil”, ase­gu­ra Car­val­hal.

“Aho­ra to­dos los fa­bri­can­tes es­pa­ño­les quie­ren ven­der en Bra­sil co­mo sea”, aña­de. Pe­ro es­pe­cial­men­te en la ali­men­ta­ción hay que pa­sar con­tro­les muy es­tric­tos de sanidad y su­pe­rar mi­les de trá­mi­tes bu­ro­crá­ti­cos, por eso el pri­mer pa­so ca­si siem­pre se da de la mano de un im­por­ta­dor o un so­cio lo­cal que acom­pa­ñe la en­tra­da a un mer­ca­do en el que los pro­duc­tos por­tu­gue­ses e ita­lia­nos lle­van mu­chas dé­ca­das de ven­ta­ja”.

BRUNO DO­MIN­GOS / REUTERS

Dil­ma Rous­seff, pre­si­de un país an­te gran­des even­tos de­por­ti­vos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.