La ciu­da­da­nía es­tá en­fa­da­da

Des­de el Go­bierno y los me­dios ale­ma­nes se ha acu­sa­do de to­dos sus ma­les a los paí­ses ma­ni­rro­tos de Eu­ro­pa

La Vanguardia - Dinero - - INTERNACIONAL - Ra­fael Poch

Si Ale­ma­nia va tan bien, si cre­ce un 3,5%, si tie­ne un des­em­pleo mo­de­ra­do del 7% y tan­to con­sen­so so­cial, ¿por qué su Go­bierno pier­de una elec­ción tras otra, co­mo aca­ba de ocu­rrir en Ba­den-Würt­tem­berg, la re­gión más prós­pe­ra del país? ¿Por qué “ciu­da­dano en­fa­da­do” ( Wütt­bur­ger) ha si­do de­cla­ra­da “pa­la­bra del año”? Pue­de que Ale­ma­nia va­ya bien –so­bre to­do com­pa­ra­da con la Eu­ro­pa del sur– pe­ro los ale­ma­nes no tan­to.

Tras la tó­pi­ca afir­ma­ción es­pa­ño­la de que el país va bien por­que, a di­fe­ren­cia de otros, “hi­zo los de­be­res”, se ocul­ta una dé­ca­da de ero­sión del Mo­dell Deuts­chland y del lla­ma­do “ca­pi­ta­lis­mo re­nano”. Aquel sis­te­ma de eco­no­mía so­cial de mer­ca­do cons­trui­do al­re­de­dor del con­sen­so fue, en gran me­di­da, di­suel­to por la tar­día, pe­ro pro­fun­da, ren­di­ción an­te el neo­li­be­ra­lis­mo. La “ley de mo­der­ni­za­ción de la in­ver­sión” del 2004 au­to­ri­zó los hed­ge funds... Sie­te años des­pués, la si­tua­ción de los ban­cos ale­ma­nes es, “la más di­fí­cil de la UE”, se­gún el Co­mi­sa­rio Eu­ro­peo de Com­pe­ten­cia, Joa­quín Al­mu­nia.

IRRI­TA­CIÓN NA­CIO­NAL

Los ale­ma­nes ex­pre­san una com­pren­sión ex­tre­ma­da­men­te crí­ti­ca de la si­tua­ción en la que se en­cuen­tra su país, tal co­mo mues­tra una re­cien­te en­cues­ta con­jun­ta de la Uni­ver­si­dad de Hohen­heim y la ban­ca ING-Di­BA de Frank­furt. Pa­gar por los erro­res de otros es el asun­to cen­tral de es­ta irri­ta­ción na­cio­nal. Tres de ca­da cua­tro ale­ma­nes (74%) creen que la política sir­ve a los in­tere­ses de las fi­nan­zas y la ma­yo­ría no cree que la política ha­ya con­tro­la­do la cri­sis fi­nan­cie­ra. Ca­si dos ter­cios opi­nan que sus po­lí­ti­cos son in­com­pe­ten­tes y los fi­nan­cie­ros irres­pon­sa­bles. Bom­bar­dea­da por una in­ten­sa cam­pa­ña ins­ti- tu­cio­nal de “Ale­ma­nia va bien”, la ciu­da­da­nía no ha com­pra­do ese men­sa­je y de­mues­tra un fuer­te es­cep­ti­cis­mo.

Des­de el Go­bierno y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción se ha prac­ti­ca­do un su­til cam­bio de res­pon­sa­bi­li­dad: los paí­ses ma­ni­rro­tos de Eu­ro­pa han si­do iden­ti­fi­ca­dos co­mo el mal­va­do su­je­to por el que hay que pa­gar, aun­que la ex­po­si­ción de los ban­cos ale­ma­nes en deu­da pú­bli­ca grie­ga, por­tu­gue­sa, es­pa­ño­la, ita­lia­na e ir­lan­de­sa as­cien­da a 612.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Los ma­ni­rro­tos eu­ro­peos han cu­bier­to a los ban­cos, a to­dos los ban­cos, in­clui­dos los ale­ma­nes, en lo que ha si­do, en úl­ti­ma ins­tan­cia, un re­cur­so na­cio­na­lis­ta. En par­te es­te tru­co ha fun­cio­na­do, pe­ro has­ta en la pren­sa ale­ma­na se ha­bla de la si­tua­ción de los ban­cos co­mo “el se­cre­to na­cio­nal me­jor guar­da­do”.

PRE­CA­RIE­DAD LA­BO­RAL

El otro gran as­pec­to del cam­bio que ex­pli­ca el mal­hu­mor ale­mán es re­sul­ta­do de 15 años de au­men­to de las de­sigual­da­des y de la pre­ca­rie­dad la­bo­ral. Ale­ma­nia siem­pre fue un país so­cial­men­te más ni­ve­la­do y la­bo­ral­men­te más só­li­do que la me­dia eu­ro­pea, y es­ta ten­den­cia co­rroe los fun­da­men­tos del con­sen­so so­cial.

En el país de la se­gu­ri­dad la­bo­ral, un 22% de la po­bla­ción es­tá hoy em­plea­da en con­di­cio­nes pre­ca­rias y las ci­fras de pa­ro son tan re­la­ti­vas co­mo las que los grie­gos die­ron en su día so­bre sus cuen­tas. “Ofi­cial­men­te hay 3 mi­llo­nes de pa­ra­dos, pe­ro no se cuen­tan las per­so­nas ma­yo­res de 58 años y las que fi­gu­ran co­mo no con­ta­bi­li­za­bles. Tam­po­co en­tran en la es­ta­dís­ti­ca de­ter­mi­na­das ca­te­go­rías no ase­gu­ra­das, quie­nes asis­ten a cur­si­llos de for­ma­ción e in­te­gra­ción, así co­mo los pa­ra­dos que bus­can tra­ba­jo me­dian­te agencias pri­va­das de em­pleo”, ex­pli­ca a Di­ne­ro Dierk Hirs­chel, eco­no­mis­ta je­fe de la Fe­de­ra­ción Ale­ma­na de Sin­di­ca­tos (DGB).

Así, la ci­fra de pa­ra­dos ya as­cien­de a 4,1 mi­llo­nes. A ellos se su­ma otro 1,2 mi­llo­nes de per­so­nas que bus­can tra­ba­jo sin es­tar re­gis­tra­das en las ofi­ci­nas de em­pleo por­que no tie­nen de­re­cho a sub­ven­ción al­gu­na. Fi­nal­men­te, se in­clu­ye la con­si­de­ra­ción so­bre “4,2 mi­llo­nes de per­so­nas que tra­ba­jan in­vo­lun­ta­ria­men­te a tiem­po par­cial, o que ga­nan tan po­co que su sa­la­rio no les al­can­za pa­ra vi­vir”. Con to­do eso en la cuen­ta, “el subem­pleo ale­mán afec­ta a 9,5 mi­llo­nes de per­so­nas, es de­cir tres ve­ces más que lo re­co­no­ci­do por la ci­fra ofi­cial de pa­ra­dos”, di­ce es­te eco­no­mis­ta.

Con to­do es­to, el Es­ta­do so­cial ale­mán si­gue sien­do am­plio y la co­ges­tión sin­di­cal en las em­pre­sas con­ti­núa sien­do un fac­tor di­fe­ren­cial, pe­ro la Ale­ma­nia de hoy no es la de ha­ce vein­te años, cuan­do el es­pan­ta­jo co­mu­nis­ta de­ter­mi­na­ba én­fa­sis so­cia­les. Tam­po­co la mo­ral del tra­ba­jo, e in­clu­so las in­fra­es­truc­tu­ras, son las mis­mas. Ahí es don­de hay que si­tuar la tan men­cio­na­da “nos­tal­gia por el Deuts­che Mark”: la di­fe­ren­cia no era la mo­ne­da, sino bue­na par­te del cli­ma so­cial del país.

CRI­SIS DE LO PO­LÍ­TI­CO

Que to­do es­to no fue­ra pro­pi­cia­do por go­bier­nos con­ser­va­do­res de la CDU y el FDP, sino ini­cia­do por ver­des y so­cial­de­mó­cra­tas, ex­pli­ca que la cri­sis política afec­te a to­dos los par­ti­dos, in­clui­dos el so­cial­de­mó­cra­ta (SPD), que es el más cas­ti­ga­do. Los ver­des sa­len in­mu­nes por­que su elec­to­ra­do es so­cio­ló­gi­ca­men­te uno de los me­nos sen­si­bles a es­te cam­bio fun­da­men­tal, pe­ro el mal­hu­mor es bas­tan­te ge­ne­ral.

Ca­si dos ter­cios de los ale­ma­nes (64%) creen que a los po­lí­ti­cos les fal­ta com­pe­ten­cia pa­ra ela­bo­rar una es­tra­te­gia ca­paz de pre­ver las in­ten­cio­nes de las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras, se­ña­la la en­cues­ta de la Uni­ver­si­dad de Hohen­heim, se­gún la cual do­mi­na la con­fu­sión: la evo­lu­ción de la si­tua­ción en los paí­ses de la UE, en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros, así co­mo las me­di­das po­lí­ti­cas pa­ra con­te­ner la cri­sis, ape­nas son com­pren­si­bles. Tres cuar­tas par­tes de los en­cues­ta­dos (74%) dan por he­cho que los po­lí­ti­cos es­tán más pen­dien­tes de los in­tere­ses del sec­tor fi­nan­cie­ro que de los con­tri­bu­yen­tes. Más de la mi­tad de la po­bla­ción es­tá con­ven­ci­da de que la cri­sis fi­nan­cie­ra no pue­de ser con­tro­la­da, y só­lo uno de ca­da cua­tro con­fía en que la política au­men­te a lar­go pla­zo su ca­pa­ci­dad de in­fluir so­bre la eco­no­mía y los ban­cos, se­ña­la el re­su­men del es­tu­dio.

“La gen­te pa­re­ce ca­da vez me­nos ce­ga­da por frases co­mo ‘no hay al­ter­na­ti­va’”, di­ce Claudia Mast, pro­fe­so­ra de es­tu­dios de la co­mu­ni­ca­ción en la Uni­ver­si­dad de Hohen­heim. “Los ciu­da­da­nos creen que los po­lí­ti­cos no han he- cho lo su­fi­cien­te y te­men que la cri­sis fi­nan­cie­ra se re­pi­ta con ma­yor fuer­za. Eso equi­va­le a un vo­to de cas­ti­go a los ban­cos y com­pa­ñías de se­gu­ros, pe­ro tam­bién a los po­lí­ti­cos”, di­ce a Di­ne­ro es­ta coau­to­ra de la en­cues­ta.

Mast sub­ra­ya el es­ca­so con­tras­te de es­ta mal­hu­mo­ra­da opi­nión en­tre los di­fe­ren­tes gru­pos de la so­cie­dad. “Ape­nas hay di­fe­ren­cia en­tre jó­ve­nes y ma­yo­res, ur­ba­nos

La cri­sis nu­clear de Ja­pón ha si­do una go­ta más en el ner­vio­sis­mo de la so­cie­dad ale­ma­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.