Sar­kozy, en arenas mo­ve­di­zas

Los fran­ce­ses ya no creen en su pre­si­den­te, ha­ga lo que ha­ga, di­ga lo que di­ga

La Vanguardia - Dinero - - INTERNACIONAL - Lluís Uría

Nicolas Sar­kozy es­tá me­ti­do en arenas mo­ve­di­zas. Si se mue­ve, se hun­de. Si no se mue­ve, tam­bién”. Pro­duc­to del gra­ce­jo de Ma­ri­ne Le Pen –que ha he­re­da­do de su sul­fu­ro­so pa­dre tan­to el ex­tre­mis­mo co­mo un agudo sen­ti­do de la iro­nía–, la com­pa­ra­ción des­cri­be con fa­tal exac­ti­tud la si­tua­ción del pre­si­den­te fran­cés. Ha­ga lo que ha­ga, ha­ble o ca­lle, su im­po­pu­la­ri­dad cró­ni­ca no pa­re­ce te­ner re­me­dio. Los fran­ce­ses, que le vo­ta­ron ma­si­va­men­te en el 2007, de­ja­ron ha­ce tiem­po de creer en él.

Vis­to des­de el ex­te­rior, y com­pa­ra­do con lo que es­tá pa­san­do en otros lu­ga­res, po­dría pa­re­cer in­ve­ro­sí­mil. Fran­cia, don­de el in­ter­ven­cio­nis­mo del Es­ta­do y el pe­so del sec­tor pú­bli­co es uno de los ma­yo­res de Eu­ro­pa, es uno de los paí­ses que me­jor ha re­sis­ti­do a la cri­sis, co­mo ce­le­bró el muy li­be­ral The Eco­no­mist en una in­só­li­ta por­ta­da pu­bli­ca­da en ma­yo del 2009 en la que si­tua­ba a Sar­kozy en lo al­to del po­dio eu­ro­peo, co­mo cam­peón del otro­ra vi­li­pen­dia­do mo­de­lo eco­nó­mi­co con­ti­nen­tal.

El em­pleo en Fran­cia em­pe­zó a re­cu­pe­rar­se, aun­que mo­des­ta­men­te, ya el año pa­sa­do, en que se crea­ron en­tre 120.000 y 160.000 pues­tos de tra­ba­jo –una ter­ce­ra par­te de los per­di­dos en los dos años pre­ce­den­tes–. Y el ín­di­ce de pa­ro re­tro­ce­dió li­ge­ra­men­te, en 0,3 pun­tos, has­ta si­tuar­se al fi­nal del 2010 en el 9,2% (9,6% si se in­clu­yen los te­rri­to­rios de ul­tra­mar), un ni­vel to­da­vía de­ma­sia­do al­to, pe­ro que se apro­xi­ma al que ha­bía ha­ce una dé­ca­da y que es­tá a años luz del de Es­pa­ña.

El pul­so eco­nó­mi­co, aun­que más dé­bil que el ale­mán, ha­ce me­ses que aban­do­nó la zo­na ro­ja. El cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co se si­tuó el año pa­sa­do en el 1,5%, se­gún da­tos ofi­cia­les del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca y Es­tu­dios Eco­nó­mi­cos (Insee), y el Go­bierno cree po­si­ble al­can­zar es­te año el 2%. En los dos pri­me­ros me­ses del año, la pro­duc­ción in­dus­trial apun­ta al al­za (+1,5%), lo mis­mo que el con­su­mo in­terno (+0,9%). Las fi­nan­zas pú­bli­cas, por su par­te, me­jo­ran a un rit­mo por en­ci­ma de lo pre­vis­to: el año pa­sa­do se ce­rró con un dé­fi­cit pú­bli­co del 7% del PIB, in­fe­rior al del año an­te­rior (7,5%) y to­da­vía más ba­jo que el pre­vis­to ini­cial­men­te en los pre­su­pues­tos del Es­ta­do (el 8,2%)

Fran­cia ha aguan­ta­do el ti­rón, ade­más, sin im­po­ner gran­des sa­cri­fi­cios. Cier­to, se ha re­tra­sa­do la edad le­gal de ju­bi­la­ción (¡de 60 a 62 años!) y el Go­bierno ha to­ma­do una se­rie de me­di­das pa­ra re­du­cir el gas­to pú­bli­co, en­tre ellas la amor­ti­za­ción de una de ca­da dos pla­zas de fun­cio­na­rios que se ju­bi­lan. Los sin­di­ca­tos lle­van tiem­po de­nun­cian­do la pro­gre­si­va pre­ca­ri­za­ción de los ser­vi­cios pú­bli­cos. Pe­ro no se ha su­pri­mi­do aquí ape­nas nin­gu­na de las nu­me­ro­sas ayu­das so­cia­les con que el Es­ta­do pro­te­ge a sus ciu­da­da­nos. Mien­tras en Es­pa­ña o en el Reino Uni­do se ha cor­ta­do por lo sano, Fran­cia si­gue ade­lan­te –ca­si– co­mo si na­da hu­bie­ra pa­sa­do. Y a ca­da pe­rio­do de va­ca­cio­nes es­co­la­res –y son mu­chos a lo lar­go del año– los fran­ce­ses se lan­zan so­bre las au­to­pis­tas y el TGV pa­ra ir­se a la cos­ta o a la mon­ta­ña co­mo en los me­jo­res tiem­pos.

A ni­vel in­ter­na­cio­nal, el fe­bril ac­ti­vis­mo de Nicolas Sar­kozy ha vuel­to a co­lo­car a Fran­cia en­tre el pu­ña­do de paí­ses que de­ci­den, lo cual ha te­ni­do un cier­to efec­to de li­ni­men­to so­bre el mal­tre­cho or­gu­llo fran­cés. Si la cri­sis de Libia ha de­ja­do a Ber­lín fue­ra de jue­go, Pa­rís la ha apro­ve­cha­do a fon­do pa­ra to­mar la ini­cia­ti­va y asu­mir, jun­to a Lon­dres, el li­de­raz­go de la in­ter­ven­ción mi­li­tar con­tra el ré­gi­men de Mua­mar el Ga­da­fi. Es co­mo una re­edi­ción del Sar­kozy del 2008, cuan­do apro­ve­chan­do la pre­si­den­cia se­mes­tral de la UE y la au­sen­cia tem­po­ral de Es­ta­dos Uni­dos –Geor­ge W. Bush ya se es­ta­ba

Fran­cia ha aguan­ta­do el ti­rón de la cri­sis sin im­po­ner gran­des sa­cri­fi­cios ni ha­cer gran­des re­cor­tes

yen­do, mien­tras que Ba­rack Obama aún no ha­bía lle­ga­do–, to­mó las rien­das de la res­pues­ta in­ter­na­cio­nal a la cri­sis fi­nan­cie­ra.

Na­da de to­do es­to, sin em­bar­go, ab­so­lu­ta­men­te na­da, ha sua­vi­za­do la ás­pe­ra mi­ra­da que los fran­ce­ses di­ri­gen al pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca. En la se­gun­da vuel­ta de las elec­cio­nes can­to­na­les del pa­sa­do do­min­go –unos co­mi­cios de ca­rác­ter lo­cal, pe­ro con va­lor de test ca­ra a las pre­si­den­cia­les del 2012–, los fran­ce­ses in­fli­gie­ron un hu­mi­llan­te cas­ti­go al par­ti­do de Sar­kozy, una Unión por un Mo­vi­mien­to Po­pu­lar (UMP) que lle­va tiem­po dan­do ban­da­zos y que se arries­ga a per­der el vo­to mo­de­ra­do del cen­tro por dispu­tar el apo­yo del elec­to­ra­do po­pu­lar a la ex­tre­ma de­re- cha. La de­rro­ta de la UMP, que se aña­de a los fra­ca­sos de las mu­ni­ci­pa­les del 2008 y las re­gio­na­les del 2010, ha da­do alas al Par­ti­do So­cia­lis­ta y ha ali­men­ta­do al ul­tra­de­re­chis­ta Fren­te Na­cio­nal.

Los son­deos de in­ten­ción de vo­to que han apa­re­ci­do des­pués so­bre las pre­si­den­cia­les del año que vie­ne son te­rro­rí­fi­cos pa­ra Sar­kozy: to­dos va­ti­ci­nan la vic­to­ria del can­di­da­to so­cia­lis­ta, sea quien sea, y la des­ca­li­fi­ca­ción del pre­si­den­te fran­cés en la pri­me­ra vuel­ta a ma­nos del FN, co­mo le su­ce­dió al ex pri­mer mi­nis­tro so­cia­lis­ta Lio­nel Jos­pin en el 2002.

La so­cie­dad fran­ce­sa es­tá des­con­ten­ta, lle­va años así. El cla­mo­ro­so no en el re­fe­rén­dum que en el 2005 tum­bó el pro­yec­to de Cons­ti­tu­ción eu­ro­pea fue la ex­pre­sión de un pro­fun­do ma­les­tar, de un arrai­ga­do pe­si­mis­mo, que es­tá le­jos de ha­ber­se di­si­pa­do. La elec­ción pre­si­den­cial del 2007 le- van­tó una gran es­pe­ran­za en el país. Pe­ro un año des­pués ya se ha­bía es­fu­ma­do. Sar­kozy ha de­frau­da­do a los fran­ce­ses. El mo­do hi­per­tro­fia­do y desen­vuel­to de ejer­cer el car­go, con con­ti­nuas in­ter­fe­ren­cias de su vi­da pri­va­da; la fa­mi­lia­ri­dad con los ri­cos y po­de­ro­sos –tra­du­ci­da en una política fis­cal per­ci­bi­da co­mo in­jus­ta–, la su­ce­sión inago­ta­ble de anun­cios y pro­me­sas sin re­sul­ta­dos tan­gi­bles, la de­ri­va po­pu­lis­ta, en fin, de los úl­ti­mos me­ses han arrui­na­do por com­ple­to su ima­gen.

XIN­HUA / GYI

Los úl­ti­mos son­deos de in­ten­ción de vo­to so­bre las pre­si­den­cia­les del año que vie­ne va­ti­ci­nan una de­rro­ta de Sar­kozy

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.