La so­cie­dad li­ti­gan­te

De Mi­quel, Cas­ti­lla, Au­ger, Cal­sa­mi­glia, Tin­to­ré, Sancho Gar­ga­llo o Fer­nán­dez Sei­jó: con­cur­sa­lis­tas y ma­gis­tra­dos en el ci­clo ba­jo de la eco­no­mía

La Vanguardia - Dinero - - CRÓNICAS BURGUESAS -

El mun­do pro­ce­sal es un tu­mul­to. Po­dría de­cir­se que el me­jor es­treno de Bar­ce­lo­na es­tá te­nien­do lu­gar dia­ria­men­te en la Ciu­tat de la Jus­tí­cia, jun­to a la Puer­ta Sur de Gran Via, don­de se amon­to­nan los ca­sos de im­pug­na­cio­nes so­cie­ta­rias, las re­cla­ma­cio­nes de res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil, los de ma­la pra­xis por par­te de co­lec­ti­vos pro­fe­sio­na­les ex­pues­tos (mé­di­cos, ar­qui­tec­tos, au­di­to­res, et­cé­te­ra) y, so­bre to­do, los con­cur­sos, ba­jo el pa­ra­guas pro­tec­tor de la ley de 2004: la pri­me­ra re­vi­si­ta­ción crí­ti­ca de la nor­ma con­cur­sal de 1922, ins­pi­ra­da en­ton­ces en la re­so­lu­ción de la in­sol­ven­cia del his­tó­ri­co Ban­co de Bar­ce­lo­na). Tam­bién por su ac­tual desa­rro­llo, en­fo­ca­do a la su­per­vi­ven­cia del te­ji­do em­pre­sa­rial en el mo­men­to más ba­jo del ci­clo eco­nó­mi­co.

El mer­can­ti­lis­mo de cor­te an­glo­sa­jón ha aca­ba­do por im­po­ner su he­ge­mo­nía. En la so­cie­dad li­ti­gan­te flo­re­ce una es­pe­cie que le­jos de ex­tin­guir­se se ro­bus­te­ce ca­da día en­car­na­da en el es­ti­lo de al­gu­nos sé­niors, co­mo Ju­li de Mi­quel, lí­der ac­tual del bu­fe­te Ara­sa & De Mi­quel-Eu­ro­fo­ro, que em­pe­zó su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal en 1966 –el año de la Ca­put­xi­na­da– ejer­cien­do de pro­fe­sor au­xi­liar, jun­to a Mi­quel Ro­ca, en la cá­te­dra de Ma­nuel Díaz de Velasco, que fue ma­gis­tra­do del Cons­ti­tu­cio­nal. Al igual que al­gu­nos de sus me­jo­res com­pe­ti­do­res, co­mo De Pas­qual & Mar­zo o el bu­fe­te Cal­sa­mi­glia, o el ra­mi­lle­te de bri­llan­tes jue­ces mer­can­ti­lis­tas em­pu­ja­dos por Ignacio Sancho Gar­ga­llo o Jo­sé Ma- ría Fer­nán­dez Sei­jó, De Mi­quel re­pre­sen­ta la es­tir­pe del ju­ris­ta in­ci­si­vo, un mo­de­lo reite­ra­da­men­te plas­ma­do en los años del ci­ne en blan­co y ne­gro –con ejem­plos ca­nó­ni­cos co­mo El pro­ce­so, Im­pul­so cri­mi­nal, Ven­ce­do­res o ven­ci­dos, El ca­so O'Ha­ra o Do­ce hom­bres sin pie­dad y sus co­rres­pon­dien­tes ar­que­ti­pos de triun­fa­dor, hé­roe, cí­ni­co, co­la­bo­ra­dor e idea­lis­ta de­rro­ta­do– y tam­bién re­fle­ja­do en fi­gu­ras rabiosamente ac­tua­les, co­mo la abo­ga­da Patty He­wes, en­car­na­da por la ac­triz Glenn Clo­se en la se­rie Da­ma­ges, una mu­jer de ra­cio­na­lis­mo im­pla­ca­ble, al hi­lo de una his­to­ria ba­sa­da en la de­fen­sa de los per­ju­di­ca­dos por el ca­so Ma­doff.

En los pri­me­ros años pro­fe­sio­na­les de De Mi­quel, cuan­do la uni­ver­si­dad se des­ta­pa­ba co­mo epi­cen­tro cul­tu­ral, la fa­cul­tad de De­re­cho fue abrien­do pau­la­ti­na­men­te su pro­pio aba­ni­co par­la-

Los jue­ces de lo mer­can­til y los ad­mi­nis­tra­do­res de los con­cur­sos po­seen hoy un al­to ni­vel téc­ni­co

men­ta­rio: Pé­rez Vi­to­ria, en la de­re­cha mo­de­ra­da, se­gui­do por la hue­lla se­mi­nal de Cór­do­ba Ro­da; Ma­nuel Ji­mé­nez de Par­ga, en la iz­quier­da (a su rue­da, So­lé Tu­ra, y sus jó­ve­nes ad­lá­te­res) y Díaz de Velasco, en el cen­tro; to­dos ellos, a mo­do de ejem­plo y si­guien­do un or­den que no re­ve­la en ab­so­lu­to la ideo­lo­gía de los men­to­res sino más bien la mi­li­tan­cia de sus ayu­dan­tes. Ju­li de

Lí­der del bu­fe­te Cal­sa­mi­glia, fun­da­do en 1990, es­pe­cia­li­za­do en ci­vil con di­vi­sio­nes en pro­ce­sal, in­mo­bi­lia­rio, se­gu­ros, de­por­te, res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil y pro­pie­dad in­te­lec­tual

Em­pe­zó en el bu­fe­te fa­mi­liar de los Es­puny; pa­só por el des­pa­cho Pin­toRuiz & del Va­lle y en la fir­ma in­gle­sa Pan­no­ne & Part­ners (Lon­dres). Es so­cio de De Pas­qual & Mar­zo

La ac­triz que se lu­ce en el pa­pel de abo­ga­da cir­cuns­pec­ta y dura, en la se­rie nor­te­ame­ri­ca­na en su úl­ti­ma ver­sión, ba­sa­da en las de­man­das con­tra los res­pon­sa­bles del ca­so Ma­doff

El ti­tu­lar del juz­ga­do mer­can­til nú­me­ro 3 de Bar­ce­lo­na, miem­bro de Jue­ces pa­ra la De­mo­cra­cia, es co­no­ce­dor del pro­ble­ma hi­po­te­ca­rio, que azo­ta a mi­llo­nes de ciu­da­da­nos Mi­quel abun­da pre­ci­sa­men­te es­ta in­ter­pre­ta­ción al re­cor­dar su pa­so por Cen­tre Ca­ta­là, una de las ope­ra­cio­nes más ní­ti­das (aun­que la­mi­na­da por la he­ge­mo­nía na­cio­na­lis­ta) del pe­rio­do tar­do­fran­quis­ta, con Güell, Mas Can­tí y Mo­lins a la ca­be­za, acom­pa­ña­dos por al­gún ca­so iti­ne­ran­te, al es­ti­lo de Juan Jo­sé Fol­chi, abo­ga­do del Es­ta­do, ex con­se­je­ro en la Ge­ne­ra­li­tat pro­vi­sio­nal de Ta­rra­de­llas y bi­sa­gra del cen­tris­mo. El me­nor de los ocho her­ma­nos De Mi­quel, hi­jos del em­pren­de­dor y ex pre­si­den­te del Cer­cle del Li­ceu, Jor­di de Mi­quel Al­mi­rall, fue te­so­re­ro del Co­le­gio de Abo­ga­dos en los de­ca­na­tos de Antonio Plasencia y Jo­sep Ma­ria An­trás y, en la dé­ca­da de los 90, lle­gó a pre­sen­tar su pro­pia can­di­da­tu­ra, acom­pa­ña­do de Xa­bier Año­ve­ros Trias de Bes, Mon­tse­rrat Pin­yol, Fran­cesc Ju­fre­sa y Jau­me Alon­so-Cue­vi­llas. Ac­tual­men­te De Mi­quel es vi­ce­pre­si­den­te pri­me­ro del Círcu­lo Ecues­tre.

Los le­tra­dos se for­jan en la sa­la y ma­du­ran en la ca­lle. En es­tos mo­men­tos, su com­pro­mi­so mo­ral es­tá allí don­de la se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca cho­ca con el sis­te­ma hi­po­te­ca­rio, con el pa­pel de ban­cos y ca­jas o con la pues­ta en va­lor de sus bie­nes raí­ces in­cau­ta­dos y, so­bre to­do, con el prin­ci­pio de res­pon­sa­bi­li­dad ili­mi­ta­da del deu­dor. En un país con 200.000 ciu­da­da­nos so­me­ti­dos a la eje­cu­ción de sus cré­di­tos y con un cen­te­nar lar­go de gran­des for­tu­nas afec­ta­das por con­cur­sos, el abo­ga­do independiente es de­fen­sor o acu­sa­dor, se­gún sea la suer­te del que lla­ma a su puer­ta (tal co­mo se es­tá vien­do en la pug­na Mar­tin­saFa­de­sa, en la que el bu­fe­te Gó-

JO­SÉ MARÍA FER­NÁN­DEZ SEI­JÓ.

ALE­JAN­DRO TIN­TO­RÉ.

JOR­DI CAL­SA­MI­GLIA.

GLENN CLO­SE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.