Pri­va­ti­zar más, ¿con qué ob­je­ti­vo?

La cap­ta­ción de fon­dos ha si­do la ra­zón prin­ci­pal en el 70% de ope­ra­cio­nes eu­ro­peas en 15 años

La Vanguardia - Dinero - - GESTIÓN - Jor­di Gou­la

Una Eu­ro­pa ase­dia­da por el dé­fi­cit pú­bli­co, jun­to a las de­ci­sio­nes adop­ta­das el vier­nes de la se­ma­na pa­sa­da en Bruselas con­fi­gu­ran un te­rreno abo­na­do pa­ra que los go­bier­nos echen mano de las com­pa­ñías que aún es­tén ba­jo su con­trol y las co­lo­quen en el mer­ca­do con un úni­co ob­je­ti­vo: ob­te­ner fon­dos pa­ra unas ar­cas que es­tán no só­lo va­cías sino en­deu­da­das has­ta las ce­jas. Si en los úl­ti­mos 15 años, en un en­torno más tran­qui­lo que el ac­tual, se es­ti­ma que el 69% de las ope­ra­cio­nes que se lle­va­ron a ca­bo ya lo fue­ron con es­te ob­je­ti­vo, qué no va a ser a par­tir de aho­ra.

Evi­den­te­men­te, con es­ta ra­zón co­mo ban­de­ra prin­ci­pal, los ries­gos que se asu­men en el pro­ce­so pa­ra lle­var a buen tér­mino la ope­ra­ción son enor­mes y, por ello, no de­be ex­tra­ñar que en el es­tu­dio Ma­xi­mi­zing va­lue from pri­va­ti­za­tions, rea­li­za­do por Ernst & Young (E&Y), se lle­gue a la con­clu­sión de que en un 70% de las ope­ra­cio­nes rea­li­za­das en Eu­ro­pa en­tre 1995 y el 2010, ni se ma­xi­mi­za­ra su va­lor ni tam­po­co se con­si­guie­ran los ob­je­ti­vos pre­vis­tos.

En el es­tu­dio de la con­sul­to­ra se ra­zo­na que “pa­ra ma­xi­mi­zar el va­lor de una pri­va­ti­za­ción es ne­ce­sa­rio se­guir un en­fo­que sis­te­má­ti­co, es de­cir, es­ta­ble­cien­do la ges­tión más óp­ti­ma del pro­ce­so e iden­ti­fi­can­do los ries­gos an­tes de que apa­rez­can”. Asi­mis­mo, se con­clu­ye que en el 90% de los ca­sos los en­cues­ta­dos re­co­no­cie­ron que el pro­ce­so de pri­va­ti­za­ción po­dría ha­ber­se rea­li­za­do de una for­ma más pla­ni­fi­ca­da, mien­tras só­lo el 33% di­ce ha­ber rea­li­za­do de ma­ne­ra ri­gu­ro­sa un diag­nós­ti­co y eva­lua­ción de los ac­ti­vos que pri­va­ti­zar an­tes del pro­ce­so.

A la vis­ta de es­tas con­clu­sio­nes, Javier Sán­chez Ra­mos, so­cio del área de Transac­cio­nes de E&Y, afir­ma que “en un mo­men­to co­mo el ac­tual, cuan­do go­bier­nos han anun­cia­do pla­nes de pri­va­ti­za­ción –Ae­na y Lo­te­rías, en el ca­so de Es­pa­ña– es im­por­tan­te apren­der de pri­va­ti­za­cio­nes pa­sa­das pa­ra, ade­más de ob­te­ner li­qui­dez y con­tri­buir a com­pen­sar el dé­fi­cit de los es­ta­dos, se pue­da ma­xi­mi­zar tam­bién la efi­cien­cia en la pres­ta­ción del ser­vi­cio”.

Hay que am­pliar el ho­ri­zon­te. Al res­pec­to, Eva Abans, so- cia res­pon­sa­ble de Transac­cio­nes de E&Y en Bar­ce­lo­na, ha­ce una com­pa­ra­ción di­dác­ti­ca: “Un pro­ce­so de pri­va­ti­za­ción no se di­fe­ren­cia ex­ce­si­va­men­te de uno de des­in­ver­sión en una em­pre­sa pri­va­da. Los prin­ci­pa­les pa­sos que dar son co­mu­nes. Si la ope­ra­ción se tie­ne cla­ra des­de el prin­ci­pio y to­dos tie­nen muy cla­ro lo que de­ben ha­cer es mu­cho más pro­ba­ble lle­gar al óp­ti­mo. Hay que evi­tar de­jar­se guiar en mu­chos ca­sos por las ne­ce­si­da­des po­lí­ti­cas. Pue­des aca­bar el ti­ming y no lle­gar don­de ha­bías que­ri­do. In­clu­so pue­de que es­te pun­to sea co­rrec­to, pe­ro no es el óp­ti­mo”.

En el in­for­me se en­fa­ti­za que la pre­pa­ra­ción pre­via es cru­cial pa­ra con­se­guir el éxi­to en un pro­ce­so de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas. Pa­ra Sán­chez Ra­mos, el pa­so ini­cial ha de ser la de­fi­ni­ción de la es­tra­te­gia y te­ner los ob­je­ti­vos que se quie­ren con­se­guir muy cla­ros. In­sis­te en que “la pre­pa­ra­ción es cru­cial, en un por­cen­ta­je de ope­ra­cio­nes en que no se lle­ga al óp­ti­mo es por­que es­te pa­so se ha he­cho mal”. Re­co­mien­da rea­li­zar an­tes de eje­cu­tar el pro­ce­so una eva­lua­ción de los ac­ti­vos que pri­va­ti­zar, efec­tuan­do un diag­nós­ti­co fi­nan­cie­ro y ope­ra­ti­vo tan­to in­terno co­mo ex­terno, iden­ti­fi­can­do ries­gos y opor­tu­ni­da­des, va­lo­ran­do los ac­ti­vos y las al­ter­na­ti­vas po­si­bles an­tes de la pri­va­ti­za-

En un 70% de las ope­ra­cio­nes rea­li­za­das en Eu­ro­pa ni su va­lor se op­ti­mi­za ni los ob­je­ti­vos se al­can­zan

ción y ana­li­zan­do la ca­li­dad de la in­for­ma­ción. La ex­pe­rien­cia eu­ro­pea, apun­ta­da en el in­for­me, nos pre­vie­ne de que “cuan­do se tra­ta de em­pre­sas pro­pie­dad del Es­ta­do, la fal­ta de in­for­ma­ción dis­po­ni­ble en­tor­pe­ció el pro­ce­so”. Por ello re­co­mien­da la rea­li­za­ción de una ven­dor due di­lli­gen­ce pa­ra ayu­dar en es­ta eta­pa.

Una vez rea­li­za­dos es­tos pri­me­ros pa­sos Sán­chez sub­ra­ya la ne­ce­si­dad de “ana­li­zar la em­pre­sa en bus­ca de me­jo­ras ope­ra­ti­vas y eva­luar el per­fil de los má­xi­mos res­pon­sa­bles de la em­pre­sa, son pa­sos in­ter­nos fun­da­men­ta­les”. Mien­tras que en el as­pec­to ex­terno se re­co­mien­da un aná­li­sis a fon­do del mer­ca­do, pa­ra ver el in­te­rés de po­ten­cia­les in­ver­so­res y el mo­men­to más ade­cua­do pa­ra la ope­ra­ción... y la ayu­da de ase­so­res in­de­pen­dien­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.