El soft­wa­re pi­ra­ta baja, pe­ro po­co

Por ca­da 100 eu­ros de li­cen­cias que co­bra, la in­dus­tria de­ja de ven­der 75 eu­ros

La Vanguardia - Dinero - - TECNOLOGÍA - Nor­ber­to Ga­lle­go a David Finn, abo­ga­do ge­ne­ral adjunto de Mi­cro­soft

Ha­ce aho­ra un año, Los Angeles Ti­mes pu­bli­ca­ba una cró­ni­ca ti­tu­la­da En Es­pa­ña, la pi­ra­te­ría de internet for­ma par­te de la cul­tu­ra; co­mo tes­ti­gos de car­go pre­sen­ta­ba a una es­tu­dian­te ca­ce­re­ña y un in­ge­nie­ro, al pa­re­cer con­ven­ci­dos de que des­car­gar soft­wa­re, música y pe­lí­cu­las “no per­ju­di­ca a na­die”. No es es­to lo que se des­pren­de de un es­tu­dio de la con­sul­to­ra IDC, se­gún el cual el ín­di­ce de pi­ra­te­ría de con­te­ni­dos di­gi­ta­les (música, vi­deo­jue­gos, pe­lí­cu­las y li­bros) ha si­do del 77% en Es­pa­ña du­ran­te el pri­mer se­mes­tre del 2010. El va­lor de los con­te­ni­dos pi­ra­tea­dos se es­ti­ma­ba en 5.212,4 mi­llo­nes, cua­tro ve­ces el va­lor del con­su­mo le­gal.

La con­fe­ren­cia mun­dial so­bre pro­pie­dad in­te­lec­tual, reuni­da en Pa­rís en fe­bre­ro, no pu­so el acen­to en los con­te­ni­dos, sino en las mer­can­cías y los pro­gra­mas in­for­má­ti­cos fal­si­fi­ca­dos, que se ven­den re­gu­lar­men­te en el comercio ba­jo una apa­rien­cia fic­ti­cia de le­ga­li­dad. El se­cre­ta­rio ge­ne­ral de In­ter­pol, Ro­nald K. No­ble, pre­sen­tó los

La pi­ra­te­ría al­can­za el má­xi­mo en Geor­gia y Zim­ba­bue (95%), y su um­bral en EE.UU. (20%) y Ja­pón (21%)

re­sul­ta­dos de una ope­ra­ción que per­mi­tió de­co­mi­sar fal­si­fi­ca­cio­nes por va­lor de 200 mi­llo­nes de dó­la­res, pe­ro po­co más avan­za­ron los 800 de­le­ga­dos.

En coin­ci­den­cia con es­ta reunión in­ter­na­cio­nal, se di­fun­día el úl­ti­mo in­for­me de la Bu­si­ness Soft­wa­re Allian­ce ( BSA) so­bre la pi­ra­te­ría de soft­wa­re en el mun­do, que arro­ja un ín­di­ce del 43%, dos pun­tos su­pe­rior a la me­di­ción an­te­rior. Es­te ín­di­ce al­can­za su pun­to cul­mi­nan­te en Geor­gia y Zim­ba­bue (95%) y su um­bral en EE.UU. (20%) y Ja­pón (21%). Vis­ta glo­bal­men­te, la evo­lu­ción ne­ga­ti­va es atri­bui­da al cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial de la de­man­da de or­de­na­do­res en paí­ses co­mo Bra­sil, In­dia y China, con ele­va­dos ín­di­ces.

La me­dia de la UE se ha cal­cu­la­do en el 35%, y Es­pa­ña es uno de los ocho paí­ses que se si­túan por en­ci­ma de esa lí­nea. Una vez tras­la­da­dos los re­sul­ta­dos Le da­ré dos da­tos com­ple­men­ta­rios: ca­si el 70% de los PC que se usan en China es­tán in­fec­ta­dos por vi­rus, y su ta­sa de pi­ra­te­ría es del 79%. Aún así, con­fia­mos en que van a ba­jar, y una de las ra­zo­nes es que en Eu­ro­pa era del 79% en 1990 y aho­ra es del 34%. Con es­to no di­go que se ne­ce­si­ten 30 años: re­cien­te­men­te, el Go­bierno chino ha anun­cia­do que to­ma­rá me­di­das, por­que re­co­no­ce que el pri­mer be­ne­fi­cia­rio de una me­jor pro­tec­ción de la pro­pie­dad in­te­lec­tual se­ría la eco­no­mía china. Y no­so­tros, que du­ran­te años he­mos dis­cu­ti­do con ellos es­ta

cues­tión, les to­ma­mos la pa­la­bra.

En China o fue­ra de China, ¿la coer­ción le­gal es efi­caz?

La co­la­bo­ra­ción en­tre la in­dus­tria, los go­bier­nos y la jus­ti­cia es ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­ria. A pro­pó­si­to de China, le di­ré que el ma­yor éxi­to en la lu­cha con­tra la pi­ra­te­ría del soft­wa­re se ha pro­du­ci­do en ese país, con la co­la­bo­ra­ción de Mi­cro­soft. Cuan­do re­ci­bi­mos los da­tos de in­te­li­gen­cia, vi­mos que se ha­bía ex­ten­di­do a 36 paí­ses, y que una lí­nea de pro­duc­ción en Guang­dong des­pa­cha­ba ver­sio­nes en 19 idio­mas de un mis­mo pro­gra­ma fal­so. Por cier­to, del me­dio mi­llón de pro­gra- mas de­co­mi­sa­dos, ca­si 5.000 lo fue­ron en Es­pa­ña.

¿Cuál es la ac­ti­tud del con­su­mi­dor?

Afor­tu­na­da­men­te va cam­bian­do. No siem­pre es cons­cien­te del ori­gen ile­gal del soft­wa­re que com­pra. Se tra­ta de fal­si­fi­ca­cio­nes, no de co­pias ca­se­ras; ha­bla­mos de pro­ce­sos de pro­duc­ción so­fis­ti­ca­dos, que pa­ra inun­dar con sus pro­duc­tos el mer­ca­do si­mu­lan ho­lo­gra­mas, cer­ti­fi­ca­dos de au­ten­ti­ci­dad y los em­pa­que­tan de for­ma que es di­fí­cil dis­tin­guir­los. Y di­go que va cam­bian­do por­que mu­chas de nues­tras ac­tua­cio­nes se ini­cian por de­nun­cias de cien­tos de mi­les de usua­rios. por­cen­tua­les a va­lor, por ca­da 100 eu­ros de soft­wa­re ven­di­do otros 75 han si­do sus­traí­dos al cir­cui­to le­gí­ti­mos, afir­ma la BSA. Por con­si­guien­te, el va­lor co­mer­cial del soft­wa­re ile­gal se­ría de uno 36.500 mi­llo­nes de eu­ros.

El ba­lan­ce de la si­tua­ción en Es­pa­ña (42%) re­ve­la un des­cen­so de un pun­to por­cen­tual, y por pri­me­ra vez des­de que se prac­ti­can es­tos aná­li­sis se co­lo­ca por de­ba­jo de la me­dia mun­dial. “En ge­ne­ral, he­mos avan­za­do muy po­co, y el ni­vel de soft­wa­re ile­gal en las em­pre­sas es muy ele­va­do en la ma­yo­ría de co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas”, co­men­ta Luis Fru­tos, res­pon­sa­ble del ca­pí­tu­lo es­pa­ñol de la BSA.

Por­que la me­dia es­pa­ño­la en­mas­ca­ra fuer­tes di­fe­ren­cias en­tre co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas: hay una dis­tan­cia de 30 pun­tos en­tre la que re­gis­tra un por­cen­ta­je más al­to (An­da­lu­cía: 58%) y el otro ex­tre­mo del ran­king (Na­va­rra: 28%). Ca­ta­lun­ya (véa­se grá­fi­co) coin­ci­de con la me­dia es­pa­ño­la. Los res­pon­sa­bles del in­for­me ex­pli­can que su mé­to­do ob­tie­ne el por­cen­ta­je de soft­wa­re ile­gal (cual­quie­ra que sea su ori­gen) en el usua­rio fi­nal, in­clui­das las em­pre­sas, que al de­cir de Fru­tos son más in­frac­to­ras de lo que pa­re­ce.

La me­dia es­pa­ño­la en­mas­ca­ra fuer­tes di­fe­ren­cias en­tre co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas

Pa­ra de­ter­mi­nar el ín­di­ce, se con­si­de­ra co­mo soft­wa­re pi­ra­tea­do la di­fe­ren­cia en­tre los pro­gra­mas por los que el usua­rio ha pa­ga­do –o ha ins­ta­la­do de for­ma le­gal– y to­das las uni­da­des de soft­wa­re ins­ta­la­das en el mis­mo año. El pro­ce­di­mien­to per­mi­te es­ti­mar el va­lor co­mer­cial de las li­cen­cias no pa­ga­das en Es­pa­ña en 631 mi­llo­nes de eu­ros, tam­bién con un li­ge­ro des­cen­so so­bre la edi­ción an­te­rior. De ese to­tal, la pér­di­da del sec­tor co­rres­pon­dien­te al mer­ca­do catalán se­ría de 79 mi­llo­nes, sus­tan­cial­men­te me­nos que los 132 mi­llo­nes pre­ce­den­tes.

A par­tir de ahí, el es­tu­dio en­tra en ex­tra­po­la­cio­nes no fun­da­das. Si se re­du­je­ra en 10 pun­tos la ta­sa de pi­ra­te­ría en los pró­xi­mos cua­tro años –di­ce– “se po­drían crear 2.244 nue­vos em­pleos, aña­dir 2.039 mi­llo­nes de eu­ros al PIB es­pa­ñol y re­cau­dar 375 mi­llo­nes de eu­ros en im­pues­tos adi­cio­na­les”. To­me no­ta, se­ño­ra mi­nis­tra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.