La ban­ca pri­va­da vuel­ve a los orí­ge­nes

Un es­tu­dio re­co­mien­da aca­bar con la gue­rra de pre­cios y apos­tar por el ase­so­ra­mien­to

La Vanguardia - Dinero - - FINANZAS - Eduar­do Ma­ga­llón

El sec­tor de la ban­ca pri­va­da, que ges­tio­na en Es­pa­ña un pa­tri­mo­nio de 302.500 mi­llo­nes de eu­ros, in­ten­ta re­cu­pe­rar el te­rreno per­di­do en los úl­ti­mos años. La quie­bra de Leh­man y la pos­te­rior tor­men­ta eco­nó­mi­ca pro­vo­có pér­di­das o des­cen­sos de la ren­ta­bi­li­dad de las car­te­ras, lo que dio ori­gen a una cri­sis de con­fian­za en la ban­ca pri­va­da. “La cla­ve es re­cu­pe­rar el va­lor del ase­so­ra­mien­to”, ex­pli­ca Juan Gan­da­rias, sub­di­rec­tor ge­ne­ral de Ban­ca Pri­va­da y Ban­ca Per­so­nal de La Cai­xa.

Esa es la prin­ci­pal con­clu­sión del es­tu­dio Ban­ca Pri­va­da: Re­set ela­bo­ra­do por La Cai­xa, Ac­cen­tu­re y AFI. En el in­for­me se ana­li­za de qué for­ma la ban­ca pri­va­da pue­de re­cu­pe­rar par­te de ese te­rreno per­di­do. Aun­que el tra­ba­jo no apor­ta da­tos so­bre la caí­da del ne­go­cio, por­que la edi­ción del 2011 es la pri­me­ra que se rea­li­za, sí que da cuen­ta de un des­cen­so en el vo­lu­men de pa­tri­mo­nio ges­tio­na­do.

Juan­jo Va­lle, di­rec­ti­vo de ban­ca pri­va­da de Ac­cen­tu­re, ex­pli­ca que el es­tu­dio de­ter­mi­na la ne­ce­si­dad de re­cu­pe­rar la con­fian­za por par­te del clien­te, me­jo­rar la tec­no­lo­gía de las en­ti­da­des, la for­ma­ción de los ase­so­res y po­ner fin a la gue­rra por los már­ge­nes. Va­lle aña­de que du­ran­te es­tos años de cri­sis mu­chas en­ti­da­des de ban­ca pri­va­da han re­du­ci­do las co­mi­sio­nes que co­bran a los

La ban­ca pri­va­da no ab­sor­be el cre­ci­mien­to del aho­rro en Es­pa­ña, que ha ido a pa­rar a los de­pó­si­tos

clien­tes, por lo que “se ha da­do una fuer­te ero­sión de los már­ge­nes y de las cuen­tas”.

En Es­pa­ña, a di­fe­ren­cia de otros paí­ses, no se co­bra a los clien­tes por el ase­so­ra­mien­to sino que se re­ci­be un por­cen­ta­je res­pec­to de los be­ne­fi­cios ob­te­ni­dos por la car­te­ra de los clien­tes. “Co­mo no se pa­ga por ese ase­so- ra­mien­to no se va­lo­ra ade­cua­da­men­te”, se­ña­la Juan­jo Va­lle.

Del es­tu­dio se des­pren­de que aho­ra es un buen mo­men­to pa­ra “el ne­go­cio de la ban­ca pri­va­da por­que las ta­sas de aho­rro es­tán en ni­ve­les ré­cord”. El año pa­sa­do la ta­sa de aho­rro de las fa­mi­lias (di­ne­ro que des­ti­na al aho­rro res­pec­to a la ren­ta dis­po­ni­ble ne­ta) fue de más del 13% des­pués de to­car los má­xi­mos his­tó­ri­cos del 18,1% en di­ciem­bre del 2009.

En los úl­ti­mos me­ses la gue­rra del pa­si­vo (de­pó­si­tos a pla­zo fi­jo a al­to in­te­rés) han per­ju­di­ca­do al sec­tor. “Si la ta­sa de aho­rro es­tá al­ta y no cre­ce el pas­tel de la ban­ca pri­va­da qui­zás es por­que ha si­do ab­sor­bi­do por los de­pó- si­tos”, ase­gu­ra Juan Gan­da­rias.

En el in­for­me se de­fi­ne clien­te de ban­ca pri­va­da aquel que dis­po­ne de un pa­tri­mo­nio mí­ni­mo pa­ra in­ver­tir de 500.000 eu­ros, a pe­sar de que hay al­gu­nas en­ti­da­des que si­túan el lí­mi­te por de­ba­jo de esa ci­fra. Las prin­ci­pa­les en­ti­da­des de ban­ca pri­va­da en Es­pa­ña son San­tan­der, BBVA, La Cai­xa, Ban­kin­ter, Ur­qui­jo-Banc Sa­ba­dell o el Deuts­che Bank.

Ca­si dos ter­ce­ras par­tes de las in­ver­sio­nes son en ac­ti­vos sin ries­go co­mo deu­da pú­bli­ca

El in­for­me cons­ta­ta tam­bién có­mo la cri­sis ha mo­di­fi­ca­do las car­te­ras de los clien­tes de ban­ca pri­va­da. “He­mos no­ta­do que se ha pro­du­ci­do un mo­vi­mien­to muy fuer­te ha­cia ac­ti­vos sin ries­go”, se­ña­la Gan­da­rias. Co­mo se apre­cia en el grá­fi­co, ca­si dos ter­ce­ras par­tes de la in­ver­sión es­tá en de­pó­si­tos, ren­ta fi­ja, et­cé­te­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.