EL ÍN­DI­CE RE­ZA­GA­DO

La Vanguardia - Dinero - - IBEX 35 -

Por­tu­gal se en­cuen­tra en si­tua­ción lí­mi­te y un res­ca­te in­mi­nen­te por par­te de las au­to­ri­da­des eu­ro­peas pa­re­ce ca­si se­gu­ro. Res­pec­to al mo­men­to hay al­gu­nas dis­cre­pan­cias y van des­de los que pien­san que es cues­tión de días a los que creen que pue­de alar­gar­se du­ran­te dos o tres me­ses más. Se pro­duz­ca an­tes o des­pués lo que era evi­den­te en el mer­ca­do, des­de el res­ca­te ir­lan­dés, era que Por­tu­gal es­ta­ba sen­ten­cia­da por los mer­ca­dos y su turno era el si­guien­te. Has­ta aquí los pro­ble­mas de la deu­da en la zo­na eu­ro han se­gui­do el guion mar­ca­do pe­ro la sor­pre­sa es­tá sien­do el com­por­ta­mien­to de Es­pa­ña.

Efec­ti­va­men­te, el mer­ca­do de deu­da es­pa­ñol no se ha in­mu­ta­do y los di­fe­ren­cia­les de ren­ta­bi­li­dad de su bono a diez años con res­pec­to al ale­mán se man­tie­nen por de­ba­jo del 2%. Es­te es un ni­vel in­fe­rior al que he­mos vis­to du­ran­te los res­ca­tes de Gre­cia e Ir­lan­da cuan­do el con­sen­so en el mer­ca­do era que el fo­co de aten­ción tras Por­tu­gal de­bía ser Es­pa­ña. Otra de las con­se­cuen­cias de es­ta inusi­ta­da tran­qui­li­dad al­re­de­dor de Es­pa­ña es que su mer­ca­do bur­sá­til, con el Ibex a la ca­be­za, tam­po­co se ha in­mu­ta­do y se ha mo­vi­do en lí­nea con el res­to de prin­ci­pa­les mer­ca­dos desa­rro­lla­dos. Des­de mi úl­ti­mo ar­tícu­lo a me­dia­dos de fe­bre­ro es­te mo­vi­mien­to ha si­do bá­si­ca­men­te la­te­ral y ello a pe­sar de que he­mos vi­vi­do una ca­tás­tro­fe na­tu­ral de gran­des di­men­sio­nes en Ja­pón y una in­ter­ven­ción mi­li­tar en un país ára­be pro­duc­tor de pe­tró­leo co­mo Libia.

FUER­ZAS CÍ­CLI­CAS

Muy po­cos ana­lis­tas, por no de­cir nin­guno, hu­bie­ran apos­ta­do por di­chos mo­vi­mien­tos si se les hu­bie­ra lis­ta­do es­te tro­pel de acon­te­ci­mien­tos ne­ga­ti­vos a prio­ri. Sin em­bar­go, es­te ti­po de reac­cio­nes an­te acon­te­ci­mien­tos ne­ga­ti­vos no son del to­do inusua­les y sue­len po­ner de ma­ni­fies­to que el po­der de las fuer­zas cí­cli­cas en oca­sio­nes se im­po­ne a to­do lo de­más. Los ejem­plos his­tó­ri­cos de re­sis­ten­cia o subidas de los mer­ca­dos an­te acon­te­ci­mien­tos o no­ti­cias ne­ga­ti­vas son abun­dan­tes cuan­do nos en­con­tra­mos den­tro de un ci­clo bur­sá­til al­cis­ta. Lo con­tra­rio, acon­te­ci­mien­tos o no­ti­cias po­si­ti­vas sin im­pac­to den­tro de un mer­ca­do bur­sá­til ba­jis­ta, tam­bién es ha­bi­tual.

Así, nos en­con­tra­mos en un ci­clo bur­sá­til al­cis­ta que se ini- Li­cen­cia­do en Cien­cias Eco­nó­mi­cas, Kess­ler & Ca­sa­de­vall Ase­so­ra­mien­to Fi­nan­cie­ro ció jus­to ha­ce aho­ra al­go más de dos años. Si bien es­to es ver­dad a ni­vel glo­bal, la bol­sa es­pa­ño­la ha si­do una de las po­cas ex­cep­cio­nes y des­de que las ten­sio­nes de la deu­da co­men­za­ran a prin­ci­pios del 2010 (cuan­do el Ibex ron­da­ba los 12.000 pun­tos) ha se­gui­do un guion par­ti­cu­lar de caí­das y re­cu­pe­ra­cio­nes in­su­fi­cien­tes.

A pe­sar de la com­pla­cen­cia ac­tual, mi vi­sión no ha cam­bia­do en lo que res­pec­ta a la bol­sa es­pa­ño­la y es que, aun re­co­no­cien­do el atrac­ti­vo de al­gu­nos de sus prin­ci­pa­les va­lo­res a los pre­cios ac­tua­les, la in­cer­ti­dum­bre y ries­go la­ten­tes no le ha­cen me­re­ce­do­res de to­mar nin­gún pro­ta­go­nis­mo en las car­te­ras de in­ver­sión. Afor­tu­na­da­men­te, el mun­do de la in­ver­sión hoy en día es glo­bal y las al­ter­na­ti­vas son nu­me­ro­sas.

Si fi­nal­men­te la so­lu­ción al pro-

El Ibex ha se­gui­do un guion par­ti­cu­lar de caí­das y re­cu­pe­ra­cio­nes in­su­fi­cien­tes

ble­ma de la deu­da tie­ne un fi­nal fe­liz nos ha­bre­mos per­di­do una po­ten­cial re­va­lo­ri­za­ción que sin em­bar­go tam­bién po­de­mos ob­te­ner en otros mer­ca­dos y cla­ses de ac­ti­vo. Si la si­tua­ción se com­pli­ca y vuel­ve a re­cru­de­cer­se po­de­mos su­frir unas in­ne­ce­sa­rias mi­nus­va­lías en nues­tro pa­tri­mo­nio. Ade­más y pre­ci­sa­men­te en es­te úl­ti­mo su­pues­to la es­pe­ra nos pue­de re­por­tar unos pre­cios de en­tra­da in­clu­so mu­cho más atrac­ti­vos que los ac­tua­les.

Pa­ra los “vi­cio­sos” del Ibex, da­ré al­gún nom­bre po­co li­ga­do en su ac­ti­vi­dad a los de­ve­ni­res de la eco­no­mía es­pa­ño­la y que tie­ne ca­rac­te­rís­ti­cas atrac­ti­vas. En es­ta oca­sión les se­ña­lo a In­di­tex. Co­mo uno de los me­jo­res gestores de bol­sa eu­ro­pea de los úl­ti­mos años apun­ta, es­ta com­pa­ñía dis­fru­ta de una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va en su mo­de­lo de ne­go­cio que le per­mi­te un cre­ci­mien­to es­truc­tu­ral, es de­cir, más allá de los vai­ve­nes de los ci­clos.

Re­cien­te­men­te vol­vió a que­dar cla­ro cuan­do In­di­tex pre­sen­tó sus re­sul­ta­dos, que mues­tran un sa­lu­da­ble cre­ci­mien­to de ven­tas y be­ne­fi­cios en un en­torno com­pli­ca­do. El con­tras­te con su com­pe­ti­dor sue­co, H&M, que­dó pa­ten­te cuan­do es­ta de­cep­cio­nó con unos re­sul­ta­dos peo­res de lo es­pe­ra­do. Por si fue­ra po­co el ba­lan­ce de In­di­tex es­tá lleno de ca­ja y au­sen­te de deu­da, una de la ca­rac­te­rís­ti­cas más apre­cia­das hoy por los in­ver­so­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.