Uni­dos con­tra el des­em­pleo

La cri­sis e internet fa­vo­re­cen la pro­li­fe­ra­ción de to­do ti­po de aso­cia­cio­nes y gru­pos de pa­ra­dos

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - Nu­ria Pe­láez ENTREVISTA a Pa­blo de la Nuez, im­pul­sor de una ca­de­na de fa­vo­res la­bo­ra­les por e-mail

La unión ha­ce la fuer­za... e in­clu­so ayu­da a en­con­trar em­pleo. Eso in­ten­ta, al me­nos, el cre­cien­te nú­me­ro de aso­cia­cio­nes y pla­ta­for­mas de to­do ti­po que unen a pro­fe­sio­na­les muy di­ver­sos pe­ro con una ca­rac­te­rís­ti­ca co­mún: es­tán en pa­ro.

La ci­fra ré­cord de des­em­pleo y las nue­vas tec­no­lo­gías han fa­vo­re­ci­do la pro­li­fe­ra­ción de ini­cia­ti­vas de es­te ti­po, pe­ro lo cier­to es que al­gu­nas de es­tas aso­cia­cio­nes na­cie­ron mu­cho an­tes que la pre­sen­te cri­sis. Es el ca­so de Pa­ra­dos sin Fron­te­ras, fun­da­da ha­ce 32 años por un des­em­plea­do lla­ma­do Ga­briel Co­lo­mer. Ac­tual­men­te Co­lo­mer ya es­tá ju­bi­la­do pe­ro, a sus 69 años, man­tie­ne muy vi­va la lla­ma reivin­di­ca­ti­va de la aso­cia­ción. “Que­re­mos que se ten­ga en cuen­ta a los pa­ra­dos, por­que en Es­pa­ña no hay nin­gún ti­po de apo­yo pa­ra ellos”, de­nun­cia Co­lo­mer. La ac­ti­vi­dad de Pa­ra­dos sin Fron­te­ras se ba­sa en ofre­cer los ser­vi­cios de sus miem­bros des­em­plea­dos a ad­mi­nis­tra­cio­nes y par­ti­cu­la­res, así co­mo true­ques: por ejem­plo que un pa­ra­do pue­da ofre­cer sus ser­vi­cios de pin­tor a cam­bio de cla­ses de re­pa­so pa­ra sus hi­jos. En­tre las per­so­nas que par­ti­ci­pan ha­bi­tual­men­te en las ac­ti­vi­da­des de es­ta aso­cia­ción fi­gu­ran des­de al­ba­ñi­les has­ta mé­di­cos y abo­ga­dos. “Aquí ca­be­mos to­dos”, des­ta­ca Co­lo­mer. De he­cho, a es­ta aso­cia­ción ya le han sa­li­do in­clu­so su­cur­sa­les con el mis­mo nom­bre en di­ver­sas ciu­da­des es­pa­ño­las.

Un ca­rác­ter más so­cial tie­ne Ac­ció So­li­dà­ria con­tra l’Atur, fun­da­da en 1981. “Lle­va­mos más de 30 años en mar­cha y siem­pre he­mos te­ni­do tra­ba­jo

Ac­ció So­li­dà­ria con­tra l’Atur y Pa­ra­dos sin Fron­te­ras tie­nen más de 30 años y aho­ra es­tán des­bor­da­das

por­que per­so­nas en pa­ro siem­pre ha ha­bi­do, pe­ro aho­ra los re­cur­sos re­sul­tan in­su­fi­cien­tes pa­ra ayu­dar a to­das las per­so­nas que se nos acer­can”, re­co­no­ce Oriol Ro­man­ces, vi­ce­pre­si­den­te de es­ta oe­ne­gé des­bor­da­da por las so­li­ci­tu­des de ayu­da. “No­so­tros so­los no po­de­mos so­lu­cio­nar el pro­ble­ma del pa­ro –apun­ta Ro­man­ces–, pe­ro al me­nos sí po­de­mos ayu­dar a crear pues­tos de tra­ba­jo”.

Pa­ra ello, una de las lí­neas de tra­ba­jo de Ac­ció So­li­dà­ria con­tra l’Atur son las ayu­das a pro­ce­sos de in­ser­ción la­bo­ral, des­ti­na­dos a fi­nan­ciar for­ma­ción, com­pra de mer­can­cías o al­qui­ler de lo­ca­les, en­tre otros as­pec­tos. Aquí en­tran ca­sos de lo más va­rio­pin­to, des­de mu­je­res que acu­den en bus­ca de fi­nan­cia­ción pa­ra com­prar­se una má­qui­na de co­ser y ga­nar­se la vi­da ha­cien­do arre­glos has­ta pa­ra­dos que ne­ce­si­tan di­ne­ro pa­ra pa­gar­se el car­net de ca­mio­ne­ro. Ade­más, la oe­ne­gé con­ce­de prés­ta­mos sin in­te­rés pa­ra fo­men­tar la au­to­ocu­pa­ción y las coope­ra­ti­vas: en el 2010 se fi­nan­cia­ron 78 pro­yec­tos con 300 tra­ba­ja­do­res im­pli­ca­dos, ci­fra si­mi­lar a años an­te­rio­res. Don­de no­ta­ron un in­cre­men­to de has­ta el 30% es en otra de sus lí­neas de ac­tua­ción: las ayu­das pun­tua­les pa­ra des­em­plea­dos en si­tua­ción lí­mi­te. Así, el año pa­sa­do más de 1.000 pa­ra­dos de­ri­va­dos por ayun­ta­mien­tos de to­da Ca­ta­lun­ya acu­die­ron a es­ta oe­ne­gé pa­ra po­der ha­cer fren­te a desahu­cios o cor­tes de su­mi­nis­tro, en­tre otros ca­sos ha­bi­tua­les. “La par­ti­da más im­por­tan­te fue­ron las ayu­das pa­ra con­ser­var la vi­vien­da, de las que se be­ne­fi­cia­ron más de 250 per­so­nas”, ex­pli­ca Ro­man­ces.

Fren­te a es­tas aso­cia­cio­nes de so­le­ra, las nue­vas tec­no­lo­gías han da­do lu­gar a nue­vas re­des que per­mi­ten a los pa­ra­dos in­ter­cam­biar ex­pe­rien­cias aun­que sea vir­tual­men­te. Es el ca­so de Por­tal­pa­ra­dos.es, una web con to­do ti­po de in­for­ma­ción so­bre el des­em­pleo, que cuen­ta con un fo­ro don­de los usua­rios com­par­ten opi­nio­nes y reivin­di­ca­cio­nes. Otro ca­so muy re­cien­te es la sin­gu­lar Pa­ra­book.es, una red so­cial crea­da ha­ce po­cos me­ses por va-

Las nue­vas tec­no­lo­gías fa­vo­re­cen ini­cia­ti­vas co­mo Pa­ro­book, un Fa­ce­book pa­ra ci­ber­nau­tas sin tra­ba­jo

rios ami­gos en pa­ro a ima­gen y se­me­jan­za de Fa­ce­book, aun­que con un pú­bli­co muy di­fe­ren­te: ci­ber­nau­tas en pa­ro. Aun­que aún es­tá muy le­jos de la po­pu­lar red so­cial de Zuc­ker­berg, Pa­ro­book ya cuen­ta con mi­les de usua­rios, que en­cuen­tran en la red un pun­to de en­cuen­tro más ameno que las co­las del Inem.

REUTERS / AR­CHI­VO

Los fo­ros y aso­cia­cio­nes de pa­ra­dos fo­men­tan la ayu­da mu­tua pe­ro tam­bién las reivin­di­ca­cio­nes del co­lec­ti­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.