“To­do es más fá­cil si la gen­te se echa una mano”

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO -

A fi­na­les del 2008, Pa­blo de la Nuez re­ci­bió un e-mail de un ami­go pi­dién­do­le un fa­vor. “Pen­sé que si só­lo se lo re­en­via­ba a mis co­no­ci­dos nos se­ría di­fí­cil ayu­dar­le, pe­ro si ellos lo re­en­via­ban a su vez a sus ami­gos, y esos a los su­yos, se­ría más fá­cil”, re­cuer­da. Ha­bía na­ci­do la “ca­de­na de fa­vo­res”, una ini­cia­ti­va que des­de en­ton­ces no ha de­ja­do de cre­cer. La idea es sen­ci­lla: to­do aquel que ne­ce­si­te u ofrez­ca un fa­vor contacta con Pa­blo, y él in­cor­po­ra la pe­ti­ción a un e-mail que en­vía a unas 300 per­so­nas que lo re­en­vían a otras 700, y así su­ce­si­va­men­te. “La gra­cia es que ni si­quie­ra sa­be­mos a cuán­tas per­so­nas les lle­ga, aun­que nos cons­ta que co­mo mí­ni­mo lo es­tán re­ci­bien­do per­so­nas de Ma­drid, Bar­ce­lo­na, Za­ra­go­za, Se­vi­lla y Cá­diz”. Al prin­ci­pio el con­te­ni­do de la ca­de­na era de lo más va­rio­pin­to, des­de bús­que­das de pi­sos de al­qui­ler has­ta des­cuen­tos en co­mer­cios. En aquel mo­men­to los úni­cos fa­vo­res re­la­cio­na­dos con el em­pleo que­da­ban ce­ñi­dos a al­gu­nas pe­ti­cio­nes de ser­vi­cio do­més­ti­co, pe­ro el re­cru­de­ci­mien­to de la cri­sis ha he­cho que el e-mail de Pa­blo se lle­ne de ofer­tas y de­man­das la­bo­ra­les. “Cons­cien­tes de có­mo es­tá el mer­ca­do, las per­so­nas que sa­bían de al­gu­na va­can­te me avi­sa­ban pa­ra que la pu­sie­ra en la ca­de­na, y al ver el po­ten­cial que su­po­nía, mu­chas per­so­nas em­pe­za­ron tam­bién a en­viar­nos sus cu­rrí­cu­lum: de he­cho, ca­da día me lle­ga al me­nos uno”, ex­pli­ca. El vo­lu­men de pe­ti­cio­nes y ofer­tas ha obli­ga­do a Pa­blo, director de una em­pre­sa de vi­deo­jue­gos y pa­dre de fa­mi­lia, a re­du­cir el nú­me­ro de e-mail a dos por se­ma­na, e in­clu­so a plan­tear­se crear una web o al­gún otro sis­te­ma que per­mi­ta sis­te­ma­ti­zar la ca­de­na. “Pe­ro siem­pre es pre­fe­ri­ble que ha­ya al­guien hu­mano de­trás”, re­co­no­ce. Su ma­yor re­com­pen­sa: ya hay ca­sos reales de éxi­to de per­so­nas que han con­se­gui­do tra­ba­jo a tra­vés de la ca­de­na. “Cuan­do las per­so­nas se echan una mano unas a otras, to­do re­sul­ta más sen­ci­llo”, des­ta­ca.

Pa­blo de la Nuez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.