Un uni­ver­so pri­va­do en un en­torno di­fí­cil

La uti­li­za­ción del jardín co­mo ele­men­to de tran­si­ción en­tre el es­pa­cio ex­te­rior e in­te­rior de­fi­ne el pro­ce­so pro­yec­tual de es­ta vi­vien­da

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Isabel de Vi­lla­lon­ga

Afir­ma el ar­qui­tec­to Lluís Clo­tet que lo que más le apa­sio­na de un pro­yec­to es el re­to de en­fren­tar­se a unos lí­mi­tes y re­sol­ver­los de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble. En es­te ca­so el desafío con­sis­tió en ubi­car una vi­vien­da uni­fa­mi­liar en una par­ce­la de una ur­ba­ni­za­ción de los años cin­cuen­ta y, sol­ven­tan­do las or­de­nan­zas, ais­lar­la de las edi­fi­ca­cio­nes con­ti­guas. “Se tra­ta­ba de un te­rreno prác­ti­ca­men­te rec­tan­gu­lar y llano, pe­ro no lo su­fi­cien­te­men­te gran­de co­mo pa­ra que su ta­ma­ño nos ais­la­ra de los ve­ci­nos”.

“Las or­de­nan­zas –aña­de– nos obli­ga­ban a co­lo­car la ca­sa a cin­co me­tros de la ca­lle y a tres me­tros de la del ve­cino y de su zo­na ajar­di­na­da, por lo que tam­po­co nos per­mi­tían si­tuar la vi­vien­da apo­ya­da en los lí­mi­tes del so­lar, abier­ta a unos pa­tios in­te­rio­res ín­ti­mos. En de­fi­ni­ti­va, to­do con­du­cía inevi­ta­ble­men­te a la apa­ri­ción de es­ta ban­da de es­tre­chos es­pa­cios pe­ri­me­tra­les que ro­dean a las edi­fi­ca­cio­nes en la ma­yo­ría de ur­ba­ni­za­cio­nes de ca­sas ais­la­das, re­ta­les sin en­ti­dad, inú­ti­les, des­con­tro­la­dos, per­di­dos, do­mi­na­dos vi­sual y acús­ti­ca­men­te por ve­ci­nos y pea­to­nes.

El pro­yec­to par­tió así de la vo­lun­tad de re­crear es­tos es­pa­cios re­si­dua­les y do­tar­los de un sen­ti­do ar­qui­tec­tó­ni­co. Pa­ra con­se­guir es­te ob­je­ti­vo se cons­tru­yó una va­lla de ma­de­ra con la má­xi- ma opa­ci­dad per­mi­ti­da y de ca­si dos me­tros de al­tu­ra, que re­co­rre to­do el pe­rí­me­tro del jardín pro­lon­gan­do las di­vi­sio­nes in­te­rio­res que de­fi­nen las es­tan­cias de la vi­vien­da y pro­por­cio­nán­do­les a su vez la ne­ce­sa­ria in­ti­mi­dad. Aque­llas ban­das ab­sur­das se trans­for­ma­ron así en una se­rie de pa­tios de mar­ca­da ca­li­dad es­pa­cial. A ca­da uno de ellos le co­rres­pon­de una de­pen­den­cia in­te­rior y, al re­vés, a ca­da de­pen­den­cia in­te­rior le co­rres­pon­de un pa­tio. Pa­ra fa­vo­re­cer es­ta co­ne­xión, la fa­cha­da de la vi­vien­da se pro­yec­tó en cris­tal trans­pa­ren­te, de mo­do que la ca­sa aca­bó adue­ñán­do­se de to­do el jardín y to­do el jardín de la ca­sa. Una ilu­mi­na­ción te­nue de la va­lla con­tri­bu­ye, tam­bién por la no­che, a ha­cer reali­dad es­ta in­ten­ción.

El edificio, de una so­la plan­ta,

El desafío fue el ubi­car una ca­sa uni­fa­mi­liar en una par­ce­la de una ur­ba­ni­za­ción de los años cin­cuen­ta

adop­tó la for­ma de un pris­ma. La lo­sa ho­ri­zon­tal de la cu­bier­ta se apo­ya en unos pi­la­res me­tá­li­cos yux­ta­pues­tos al vi­drio de fa­cha­da. Tan só­lo un ele­men­to, una ca­ja de hor­mi­gón oscuro, que co­rres­pon­de el re­ci­bi­dor, ab­sor­be los es­fuer­zos ho­ri­zon­ta­les. De es­ta ma­ne­ra se con­si­gue una plan­ta ab­so­lu­ta­men­te li­bre que pue­de modificarse fá­cil­men­te. Un só­tano re­suel­ve las ins­ta­la­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.