El año de vi­vir do­lo­ro­sa­men­te

Res­ca­ta­da ha­ce jus­to un año, Gre­cia pri­va­ti­za, li­be­ra­li­za y re­cor­ta sa­la­rios, pe­ro no ga­na com­pe­ti­ti­vi­dad y su deu­da pú­bli­ca ha subido más allá del 150% del PIB

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Andy Ro­bin­son

La se­ma­na pró­xi­ma el mi­nis­tro de Fi­nan­zas grie­go, Geor­ge Pa­pa­cons­tan­ti­nou anun­cia­rá los de­ta­lles de un pa­que­te de pri­va­ti­za­ción de ac­ti­vos es­ta­ta­les por 15.000 mi­llo­nes de eu­ros. Gre­cia ace­le­ra la ven­ta de pro­pie­dad es­ta­tal, una se­ma­na des­pués de que el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal le ani­ma­se a “ele­var la es­ca­la” de la pri­va­ti­za­ción pa­ra que el Es­ta­do grie­go con­si­ga “una ren­ta­bi­li­dad me­jor de su car­te­ra de ac­ti­vos”.

Es una de las con­di­cio­nes pa­ra que el Fon­do y la UE suel­ten el úl­ti­mo tra­mo de los cré­di­tos por 110.000 mi­llo­nes de eu­ros pac­ta­do ha­ce exac­ta­men­te un año. Si las au­to­ri­da­des grie­gas eje­cu­tan las pri­va­ti­za­cio­nes “con ce­le­ri­dad” –acon­se­jó el FMI– po­drían arran­car “un tro­zo sig­ni­fi­ca­ti­vo” de la gi­gan­tes­ca deu­da grie­ga equi­va­len­te al 156% del PIB.

Des­de que ac­ce­dió al res­ca­te en abril del 2010, Gre­cia ha lle­va­do a ca­bo un ajus­te de ma­so­quis­mo asom­bro­so, ba­jan­do el dé­fi­cit pú­bli­co des­de el 15% al 10,6% del PIB en un so­lo año pe­se a una con­trac­ción bru­tal del PIB. Pe­ro no ha pa­ra­do la ex­pan­sión im­pla­ca­ble de la deu­da y aho­ra el Go­bierno se ve for­za­do a rea­li­zar lo que los in­mo­bi­lia­rios neo­yor­qui­nos ca­li­fi­can co­mo una fire sa­le, ven­ta de in­cen­dio, a enor­me des­cuen­to de­bi­do al pe­li­gro in­mi­nen­te de quie­bra del ven­de­dor.

No se sa­be aún lo que se in­clui­rá en el pa­que­te de ac­ti­vos pri­va­ti­za­dos. “Quie­nes sa­ben no ha­blan; quie­nes ha­blan no sa­ben”, di­ce un eco­no­mis­ta pró­xi­mo a la fa­mi­lia del pri­mer mi­nis­tro Gior­gos Pa­pan­dreu. Ha­ce diez años, cuan­do Gre­cia aún con­tra­ta­ba a Gold­man Sachs pa­ra di­se­ñar sus ope­ra­cio­nes de con­ta­bi­li­dad crea­ti­va, al­gún ase­sor plan­tea­ba ti­tu­la­ri­zar los in­gre­sos por ven­tas de en­tra­das a la Acró­po­lis pa­ra po­der cum­plir con los re­qui­si­tos de Maas­tricht. Aho­ra ya no va­le la in­ge­nie­ría fi-

Gre­cia pre­ten­de in­gre­sar 50.000 mi­llo­nes de eu­ros me­dian­te pri­va­ti­za­cio­nes Pe­se a la ex­pe­rien­cia es­pa­ño­la, el FMI cree que la cons­truc­ción de cha­lets tu­rís­ti­cos im­pul­sa­ría el PIB

nan­cie­ra y no que­da más re­me­dio que des­ha­cer­se di­rec­ta­men­te de bie­nes pú­bli­cos a pre­cios pro­ba­ble­men­te de gan­ga. Por un la­do, las gran­des fin­cas es­ta­ta­les, bos­ques, te­rre­nos en la cos­ta, y edi­fi­cios his­tó­ri­cos pue­den ge­ne­rar in­gre­sos por va­lor de 15.000 mi­llo­nes de eu­ros. Por otro, las em­pre­sas pú­bli­cas, de va­lor es­ti­ma­do en 44.000 mi­llo­nes de eu­ros. La ven­ta de la par­ti­ci­pa­ción es­ta­tal en la em­pre­sa de te­le­fo­nía Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes He­lé­ni­cas (OTE), es el ejem­plo pa­ra­dig­má­ti­co de la ven­ta de in­cen­dio. Su pre­cio de ven­ta se ve­rá fuer­te­men­te mer­ma­do por la de­ci­sión de las agencias de ra­ting –con­cre­ta­men­te Stan­dard & Poor's– de con­ver­tir­la en el úl­ti­mo an­gel caí­do de la zo­na eu­ro, re­ba­jan­do su deu­da has­ta el es­ta­tus de bono ba­su­ra.

La pri­va­ti­za­cio­nes del sue­lo pú­bli­co –se­gún el Fon­do– “atrae­rá in­ver­sio­nes ne­ce­sa­rias en el sec­tor tu­rís­ti­co”. Y, efec­ti­va­men­te, aun­que los mer­ca­dos de bo­nos des­pre­cian la deu­da del Es­ta­do grie­go, el in­te­rés in­mo­bi­lia­rio en is­las “in­fra­ex­plo­ta­das”, co­mo Sa­mos, es ma­yús­cu­la.

Se­gún gestores de fon­dos in­mo­bi­lia­rios en­tre­vis­ta­dos por la agen­cia Bloomberg, la pri­va­ti­za­ción del sue­lo en ma­nos del Es­ta­do alla­na­ría el ca­mino pa­ra cons­truir 25.000 cha­lets tu­rís­ti­cos en un año y ge­ne­rar in­gre­sos por 10.000 mi­llo­nes de eu­ros , “un im­pul­so sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra el PIB”. “Com­pa­ra­do con Es­pa­ña, Gre­cia es vir­gen”, di­ce en de­cla­ra­cio­nes a Di­ne­ro, Mil­tos Kam­bou­ri­des, ges­tor del fon­do in­mo­bi­lia­rio Dol- phin, el prin­ci­pal in­ver­sor en ur­ba­ni­za­cio­nes tu­rís­ti­cas de lu­jo en Gre­cia. “Es­pa­ña tie­ne cha­lets de va­ca­cio­nes y cam­pos de golf; aquí ape­nas hay”, di­ce es­te ex director de Gold­man Sachs. Aun­que has­ta Kam­bou­ri­des re­co­no­ce que “pro­ba­ble­men­te no es el me­jor mo­men­to pa­ra que el Es­ta­do ven­da”, di­jo.

Que el Es­ta­do grie­go se vea for­za­do –ba­jo pre­sio­nes de Frank­furt y Was­hing­ton– a adop­tar el mo­de­lo de cons­truc­ción tu­rís­ti­ca es­pa­ñol a es­tas al­tu­ras tie­ne su iro­nía. Gre­cia, el más mal­di­to de los pe­ri­fé­ri­cos en lo que se re­fie- re a la cri­sis fis­cal, de­pen­den­cia ex­ter­na y baja com­pe­ti­ti­vi­dad –con un dé­fi­cit por cuen­ta co­rrien­te del 15% del PIB en el 2009– te­nía una so­la ven­ta­ja com­pa­ra­do con Es­pa­ña o Ir­lan­da: no ha­bía bur­bu­ja ni so­bre­cons­truc­ción de la vi­vien­da...

En otro apar­ta­do del in­for­me so­bre Gre­cia del FMI, pu­bli­ca­do la se­ma­na pa­sa­da, se acon­se­ja a Gre­cia des­re­gu­lar el mer­ca­do de tra­ba­jo y el sec­tor ter­cia­rio, des­de ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les has­ta la ven­ta al por me­nor. Si Es­pa­ña pa­re­ce ser el re­fe­ren­te pa­ra la cons­truc­ción de cha­lets ado­sa-

Des­de el res­ca­te de abril del 2010, Gre­cia ha lle­va­do a ca­bo un ajus­te asom­bro­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.