El BCE to­ma par­ti­do

Los res­pon­sa­bles mo­ne­ta­rios eu­ro­peos re­le­gan a un se­gun­do plano a las eco­no­mías pe­ri­fé­ri­cas

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Ma­nuel Estapé Tous

La de­ci­sión del Con­se­jo de Go­bierno del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) de ele­var un cuar­to de pun­to, has­ta el 1,25%, el pre­cio ofi­cial del di­ne­ro con­fir­ma que la ins­ti­tu­ción es­tá más pen­dien­te de la po­de­ro­sa Ale­ma­nia y de sus proezas ex­por­ta­do­ras que de las eco­no­mías pe­ri­fé­ri­cas a las que se re­ce­ta una purga bru­tal con­tra su ex­ce­si­vo en­deu­da­mien­to pe­ro sin ofre­cer­les cui­da­dos pa­lia­ti­vos. Con­fir­ma es­ta im­pre­sión que la subida de ti­pos se anun­cia­ra un día des­pués de que Por­tu­gal se vie­ra obli­ga­do a ro­gar un res­ca­te fi­nan­cie­ro de 80.000 mi­llo­nes (tra­go por el que ya han pa­sa­do grie­gos e ir­lan­de­ses).

Tam­bién es cier­to que el car­go de Tri­chet que­da­rá li­bre en oc­tu­bre y que los as­pi­ran­tes a su­ce­der­le in­tu­yen que pa­ra op­tar a la pre­si­den­cia de­ben de ha­cer ga­la de unas cre­den­cia­les or­to­do­xas in­ma­cu­la­das. Y en el con­tex­to ac­tual, con la pro­lon­ga­ción cons­tan­te de la cri­sis de la deu­da so­be­ra­na de los paí­ses pe­ri­fé­ri­cos de la zo­na eu­ro, lo más pru­den­te era su­mar­se al con­sen­so en torno a es­ta subida de ti­pos pre­ven­ti­va pro­pues­ta por Tri­chet, tan­to pa­ra vol­ver a la or­to­do­xia cuan­to an­tes co­mo pa­ra pre­sio­nar a los go­bier­nos pa­ra que re­do­blen los re­cor­tes pre­su­pues­ta­rios.

Ha­ce una se­ma­na, des­de el BCE se re­pe­tía que su la­bor con­sis­te en apli­car un ti­po de in­te­rés pa­ra el con­jun­to de los 310 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes de la zo- na eu­ro, no pa­ra tal o cual país en par­ti­cu­lar. Tam­po­co es fá­cil la ta­rea de un or­ga­nis­mo fe­de­ral que abar­ca eco­no­mías muy di­ver­sas (des­de Ale­ma­nia –que cre­ce cer­ca del 3% gra­cias a sus ex­por­ta­cio­nes– a Es­pa­ña, Por­tu­gal, Gre­cia e Ir­lan­da –es­tan­ca­das o to­da­vía en re­ce­sión).

La ex­pe­rien­cia des­de su crea­ción, en 1999, nos di­ce que la política mo­ne­ta­ria de ti­po úni­co pa­ra eco­no­mías que cre­cen de for­ma dis­par no ha­ce más que acen­tuar las dis­pa­ri­da­des. Si eso fue así en­tre el 2000 y el 2007, cuan­do la política del BCE fue cla­ra­men­te ex­pan­si­va pa­ra un país co­mo Es­pa­ña, con ta­sas de in­fla­ción 1,5 pun­tos su­pe­rio­res al nú­cleo de la zo­na eu­ro, aho­ra de­be­ría ser­lo en sen­ti­do con­tra­rio: una política mo­ne­ta­ria po­co sen­si­ble al pe­so de la deu­da (pri­va­da y pú­bli­ca) en Es­pa­ña, Por­tu­gal, Gre­cia e Ir­lan­da. Por si fue­ra po­co, la política mo­ne­ta­ria es asi­mé­tri­ca; es­to es, que es más efec­ti­vo su­bir los ti­pos de in­te­rés pa­ra en­friar la in­fla­ción y fre­nar la ac­ti­vi­dad de lo que lo es ba­jar el pre­cio ofi­cial del di­ne­ro pa­ra aba­ra­tar el cré­di­to y es­ti­mu­lar la ac­ti­vi­dad. En es­ta úl­ti­ma te­si­tu­ra, en la que es­tá­ba­mos des­de ma­yo del 2009, sue­le con­fir­mar­se la pa­ra­do­ja del bu­rro, se­gún la cual es po­si­ble im­pe­dir que el bu­rro be­ba en el río ti­ran­do de las rien­das pe­ro no es po­si­ble acer­car­le al río si no quie­re be­ber. La de­ci­sión de los res­pon­sa­bles del BCE es do­ble­men- te asi­mé­tri­ca por­que el li­ge­ro in­cre­men­to en un cuar­to de pun­to de su ti­po ofi­cial afec­ta­rá pro­por­cio­nal­men­te más a los pe­ri­fé­ri­cos en­deu­da­dos (y es­tan­ca­dos o en re­ce­sión) de lo que lo ha­rá so­bre un hi­po­té­ti­co re­ca­len­ta­mien­to in­fla­cio­nis­ta en Ale­ma­nia, co­ra­zón de la unión mo­ne­ta­ria y mo­de­lo eco­nó­mi­co (ex­por­ta­dor) eri­gi­do por An­ge­la Mer­kel co­mo ejem­plo que se­guir pa­ra pur­gar el pe­ca­do de sus en­deu­da­mien­tos par­tien­do del prin­ci­pio mer­can­ti­lis­ta de que un ex­ce­den­te co-

Las di­ver­gen­cias en­tre el nú­cleo du­ro y la pe­ri­fe­ria se am­plia­rán con una política de ti­pos me­nos ex­pan­si­va

mer­cial siem­pre es po­si­ti­vo (ol­vi­dan­do que es con­ta­ble­men­te im­po­si­ble que to­dos los so­cios de la zo­na eu­ro ex­por­ten más de lo que im­por­tan al mis­mo tiem­po).

La co­yun­tu­ra es tan frá­gil en los paí­ses pe­ri­fé­ri­cos que el au­men­to del pre­cio del di­ne­ro po­dría de­mo­rar to­da­vía más su re­cu­pe­ra­ción y el cum­pli­mien­to de los ob­je­ti­vos de re­duc­ción del dé­fi­cit pú­bli­co. En es­te en­torno, los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros po­drían vol­ver a ob­se­sio­nar­se con la sol­ven­cia de los pa­ti­tos feos por­que las ci­fras de en­deu­da­mien­to asus­tan: Gre­cia, 165.000 mi­llo­nes; Por­tu­gal, 200.000 mi­llo­nes; Ir­lan­da, 605.000 mi­llo­nes, y Es­pa­ña. 770.000 mi­llo­nes. Oi­re­mos ha­blar de la re­es­truc­tu­ra­ción de es­tas deu­das.

THO­MAS LOH­NES / AFP

Tri­chet ce­le­bró el pa­sa­do jue­ves una rue­da de pren­sa pa­ra anun­ciar la de­ci­sión del BCE de ele­var los ti­pos de in­te­rés

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.