El pin­cha­zo sin bur­bu­ja

A di­fe­ren­cia de Gre­cia e Ir­lan­da, Por­tu­gal no vi­vió una fa­se de au­ge en es­te si­glo, sino una lar­ga de­ca­den­cia

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - An­xo Lugilde

La im­pun­tua­li­dad de Jo­sé Só­cra­tes es pa­to­ló­gi­ca. El pri­mer mi­nis­tro por­tu­gués lle­va al ex­tre­mo esa cos­tum­bre lusa de lle­gar tar­de a las ci­tas. Y el miér­co­les por la no­che, en su más re­le­van­te men­sa­je a la na­ción, no hi­zo una ex­cep­ción. Pe­ro en las te­le­vi­sio­nes de­bie­ron de pen­sar que es­ta vez sí iba a res­pe­tar el ho­ra­rio pre­vis­to. Así que co­nec­ta­ron con el pa­la­cio de São Ben­to, la se­de de la pre­si­den­cia del Go­bierno, a la ho­ra anun­cia­da. En las pan­ta­llas apa­re­ció un Só­cra­tes en man­gas de ca­mi­sa, ha­cien­do prue­bas de ima­gen pa­ra un dis­cur­so que co­men­zó más de me­dia ho­ra des­pués. El ví­deo del en­sa­yo triun­fa en You­Tu­be, co­mo el le­ga­do del po­lí­ti­co catódico por ex­ce­len­cia, el di­ri­gen­te so­cia­lis­ta que in­tro­du­jo el uso del te­le­prom­pter en los ac­tos de los par­ti­dos por­tu­gue­ses, que se hi­zo fa­mo­so en de­ba­tes te­le­vi­si­vos y que en las jor­na­das elec­to­ra­les se ma­qui­lla pa­ra ir a vo­tar.

Cuan­do Jo­sé Só­cra­tes con­fir­mó que ha­bía so­li­ci­ta­do a la Unión Eu­ro­pea el res­ca­te fi­nan­cie­ro, Paula Gil sin­tió una gran in­dig­na­ción y una pro­fun­da sen­sa­ción de in­cer­ti­dum­bre. Es­ta li­cen­cia­da en Re­la­cio­nes In­ter­na- cio­na­les de 26 años y otros tres ami­gos pro­mo­vie­ron por Fa­ce­book las gran­des ma­ni­fes­ta­cio­nes de la Ge­ração à ras­ca que lle­na­ron las prin­ci­pa­les ciu­da­des de Por­tu­gal el pa­sa­do 12 de mar­zo, con­tra el des­em­pleo y la pre­ca­ri­dad ju­ve­nil. Fue la pro­tes­ta más po­ten­te de la ac­tual cri­sis por­tu­gue­sa, en la que los sin­di­ca­tos, de ma­yo­ría co­mu­nis­ta, mos­tra­ron que a pe­sar de con­ser­var una fuer­za ma­yor que los es­pa­ño­les tam­bién es­tán su­mi­dos en la ma­yor im­po­ten­cia.

Por­tu­gal ha caí­do en las ma­nos de la UE y el FMI un año des­pués que Gre­cia y ca­si cin­co me­ses más tar­de que Ir­lan­da. Pe­ro su evo­lu­ción re­cien­te mues­tra pro­fun­das di­fe­ren­cias con esos dos paí­ses y tam­bién con Es­pa­ña.

Los 90 mapas de ca­rre­te­ras lu­sos en­ve­je­cían en un año y aho­ra pro­li­fe­ran los pea­jes de emer­gen­cia

Mien­tras que el pro­duc­to in­te­rior bru­to es­pa­ñol, ir­lan­dés y grie­go cre­ció por en­ci­ma de la me­dia eu­ro­pea des­de el 2000 has­ta el es­ta­lli­do de la cri­sis fi­nan­cie­ra in­ter­na­cio­nal en el 2008, el por­tu­gués lo hi­zo por de­ba­jo, a pe­sar de re­ci­bir fon­dos es­truc­tu­ra­les. En Lis­boa no ha pin­cha­do una bur­bu­ja co­mo en Du­blín, sino que se ha lle­ga­do al fi­nal de una pen­dien­te, a tra­vés de un pro­ce­so cu­ya na­tu­ra­le­za sal­ta a la vis­ta via­jan­do por Por­tu­gal.

En la dé­ca­da de 1990, en la úl­ti­ma fa­se de ex­pan­sión de la eco­no­mía por­tu­gue­sa, los mapas de ca­rre­te­ras lu­sas en­ve­je­cían ca­si de un año pa­ra otro. El país se lle­nó de au­to­pis­tas y au­to­vías, en oca­sio­nes du­pli­ca­das, en un fre­ne­sí im­pa­ra­ble que no su­pu­so más desa­rro­llo. Aho­ra se su­ce­den las pro­tes­tas por la apli­ca­ción de pea­jes de emer­gen­cia en in­fra­es­truc­tu­ras que se fi­nan­cia­ron con deu­da.

Otro ras­go lla­ma­ti­vo del Por­tu­gal de hoy se per­ci­be en las pe­ri­fe­rias de las ciu­da­des, co­mo por

En la co­la del pa­ro lusa se es­cu­chan la­men­tos por el mal uso de los fon­dos re­ci­bi­dos de la UE

ejem­plo de Opor­to, el an­ti­guo pul­món in­dus­trial del nor­te. Mien­tras des­apa­re­cían las fá­bri­cas, en un país que no ha en­con­tra­do una for­ma de com­pe­tir que no sea con sus sa­la­rios ba­jos, pro­li­fe­ra­ban los cen­tros co­mer­cia- les. El con­su­mis­mo dis­pa­ró el en­deu­da­mien­to pri­va­do, que se su­mó al pú­bli­co, pro­duc­to de la des­con­tro­la­da ex­pan­sión del Es­ta­do. El im­pre­vis­to pa­rón de la eco­no­mía des­de la en­tra­da en el eu­ro, en lo que en Por­tu­gal se lla­ma la dé­ca­da per­di­da, pro­pi­ció la es­ca­la­da del pe­so de la deu­da en el PIB, que ya es del 92%.

“So­mos un pe­que­ño país que no pro­du­ce y pa­ga es­ta cri­sis, que em­pe­zó en Es­ta­dos Uni­dos y se ex­ten­dió a Eu­ro­pa”, ex­pli­ca­ba el

Ciu­da­da­nos lis­boe­tas leen con aten­ción la pren­sa el día de la pe­ti­ción de res­ca­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.