De cam­pa­ña en pleno res­ca­te in­ter­na­cio­nal

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

vier­nes en una ofi­ci­na de em­pleo Te­re­sa, una pa­ra­da de 36 años que va a ha­cer­se car­go de una ca­fe­te­ría. “Aho­ra to­do va a ser com­pli­ca­do, pe­ro creo que me va a ir bien. Lo que ne­ce­si­ta Por­tu­gal es que la gen­te se pon­ga tra­ba­jar”, di­ce Te­re­sa, quien lla­ma la aten­ción so­bre la con­tra­dic­ción en­tre la si­tua­ción del país y las pre­vi­sio­nes de lle­nos en las zo­nas tu­rís­ti­cas en Se­ma­na San­ta.

En la co­la del pa­ro por­tu­gue­sa se es­cu­chan los la­men­tos por la ma­la ges­tión de las ayu­das eu­ro­peas, el com­por­ta­mien­to irres­pon­sa­ble de la éli­te política y la pér­di­da del te­ji­do pro­duc­ti­vo del país, opi­nio­nes siem­pre ade­re­za­das con la ex­pe­rien­cia per­so­nal.

El des­em­pleo afec­ta en Por­tu- La política y la cri­sis fi­nan­cie­ra se han cru­za­do en los tres res­ca­tes de paí­ses de la zo­na eu­ro, si bien en con­di­cio­nes dis­tin­tas, en­tre las que las de Por­tu­gal son las más com­ple­jas. En Gre­cia se ce­le­bra­ron elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das en oto­ño del 2009. El nue­vo Go­bierno, tras re­co­no­cer el des­fa­se de las cuen­tas pú­bli­cas, so­li­ci­tó en pri­ma­ve­ra la in­ter­ven­ción in­ter­na­cio­nal. Así que en Gre­cia pri­me­ro fue­ron las elec­cio­nes y des­pués la in­ter­ven­ción. En Ir­lan­da la se­cuen­cia fue la con­tra­ria, por­que los co­mi­cios se con­vo­ca­ron tras la pe­ti­ción de la ayu­da, que cau­só la de­rro­ta del pri­mer mi­nis­tro. En Por­tu­gal, la in­ter­ven­ción se en­tre­cru­za­rá con la cam­pa­ña, pues el Go­bierno su­cum­bió a las pre­sio­nes de los mer­ca­dos y la ban­ca lusa cuan­do ya es­ta­ban con­vo­ca­das pa­ra el 5 de ju­nio.

Ha­ce un año, cuan­do se pro­du­jo el res­ca­te grie­go, Só­cra­tes re­pe­tía que Por­tu­gal no era Gre­cia. En­ton­ces pac­tó con el lí­der con­ser­va­dor, Pas­sos Coel­ho, el que era el se­gun­do plan de ajus­te por­tu­gués, tras el pre­sen­ta­do en mar­zo. La pre­sión en los mer­ca­dos de la deu­da y el in­cum­pli­mien­to de los ob­je­ti­vos de con­trol pre­su­pues­ta­rio obli­ga­ron a Só­cra­tes a anun­ciar a fi­na­les de sep­tiem­bre un ter­cer plan, in­cor­po­ra­do al pre­su­pues­to del 2011, apro­ba­do des­pués de una agó­ni­ca ne­go­cia­ción en­tre so­cia­lis­tas y con­ser­va­do­res. Pe­ro el res­ca­te ir­lan­dés de fi­na­les de no­viem­bre in­cre­men­tó la pre­sión so­bre un Por­tu­gal su­mi­do en una gue­rra sin cuar­tel en­tre los dos prin­ci­pa­les par­ti­dos y en­tre el pri­mer mi­nis­tro, el so­cia­lis­ta Só­cra­tes, y el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, el con­ser­va­dor Ca­va­co. gal al 11% de la po­bla­ción ac­ti­va, lo que cons­ti­tu­ye un ré­cord his­tó­ri­co, que pre­vi­si­ble­men­te se va a su­pe­rar en bre­ve, de­bi­do al efec­to de­pre­si­vo de las me­di­das de ajus­te que ya es­tán en mar­cha y las que ten­drán que adop­tar­se por exi­gen­cia de la UE y el FMI.

“La si­tua­ción del mer­ca­do de tra­ba­jo asus­ta por­que las em­pre­sas tie­nen mie­do a con­tra­tar”, apun­ta Ana, una agen­te in­mo­bi­lia­ria de 28 años, que aun­que es­tá apun­to de per­der su em­pleo, con­fía en co­lo­car­se rá­pi­da­men­te. Es el ca­so con­tra­rio al de Antonio, de 45 años, pa­dre de dos hi­jos y vi­vo re­tra­to del pa­ra­do cró­ni­co. Tras tres años des­em­plea­do pa­só a co­brar un sub­si­dio so­cial. Tra­ba­ja­ba de vi­gi­lan­te, co­mo Ale­xan­dre, un jo­ven de 28 años que es­ta­ba fe­liz por­que en­con­tró un pe­lo. Co­bra­rá 720 eu­ros en un país cu­yo ni­vel de pre­cios se equi­pa­ra con el es­pa­ñol.

En el ma­ni­fies­to de la Ge­ração à ras­ca Paula Gil y sus com­pa­ñe­ros de­nun­cia­ban el “qui­nien­to­seu­ris­mo” que su­fre la ju­ven­tud por­tu­gue­sa, que se sien­te atra­pa­da en un bu­cle. Aho­ra im­pul­san

Los jó­ve­nes se re­be­lan con­tra los “re­ci­bos ver­des” que co­bran los fal­sos au­tó­no­mos que tra­ba­jan en em­pre­sas

la par­ti­ci­pa­ción en las ma­ni­fes­ta­cio­nes del 25 de abril, el aniver­sa­rio de la re­vo­lu­ción de 1974, y del 1 de ma­yo, así co­mo una ini­cia­ti­va le­gis­la­ti­va pa­ra aca­bar con los “re­ci­bos ver­des”, las nó­mi­nas que co­bran los fal­sos au­tó­no­mos que tra­ba­jan en las em­pre­sas. “Hay 900.000 per­so­nas en es­ta si­tua­ción. No tie­nen de­re­chos so­cia­les y se ha­llan en la to­tal in­de­fen­sión”, de­nun­cia João Ca­mar­go, del co­lec­ti­vo Pre­ca­rios In­fle­xi­bles. Va­ti­ci­na que con la en­tra­da del FMI “la pre­ca­rie­dad se con­ver­ti­rá en la re­gla”.

La pa­tro­nal lusa sos­tie­ne que los “re­ci­bos ver­des” son una res­pues­ta de los em­pre­sa­rios an­te la in­fle­xi­bi­li­dad del mer­ca­do la­bo­ral, cu­ya re­for­ma for­ma­rá par­te de la ne­go­cia­ción de Por­tu­gal con la UE y el FMI, que va a de­ci­dir el fu­tu­ro in­me­dia­to del país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.