Un país anes­te­sia­do

La po­bla­ción su­fre im­po­ten­te la subida de im­pues­tos con un pa­ro del 14% y en ple­na cri­sis in­mo­bi­lia­ria

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Ra­fael Ra­mos

Apri­me­ra vis­ta, los ir­lan­de­ses pa­re­cen to­mar­se los re­cor­tes y el enor­me im­pac­to de la cri­sis so­bre su ca­li­dad de vi­da con un es­toi­cis­mo ca­si poé­ti­co. Tan só­lo ha ha­bi­do una gran ma­ni­fes­ta­ción que trans­cu­rrió pa­cí­fi­ca­men­te por la O´Con­nell Street de Du­blín, un par de pe­que­ños ac­tos de pro­tes­ta don­de se mez­cla­ba el en­fa­do con el fol­klo­re, y el inevi­ta­ble pe­ro ci­vi­li­za­do cam­bio de go­bierno: adiós al Fian­na Fáil, que prác­ti­ca­men­te di­ri­gía el país des­de la in­de­pen­den­cia, y bien­ve­ni­da una coa­li­ción de Fi­ne Gael (cen­tro­de­re­cha) y La­bour (cen­troiz­quier­da).

Pe­ro la im­pre­sión es equi­vo­ca­da. La gen­te no es in­di­fe­ren­te sino que se sien­te im­po­ten­te, de­sen­can­ta­da con su cla­se di­ri­gen­te, con Eu­ro­pa, con las ins­ti­tu­cio­nes, con­si­go mis­mos, in­clu­so con un mo­de­lo de­mo­crá­ti­co en el que ape­nas hay elec­ción. “Lo pri­me­ro que ha he­cho la nue­va Ad­mi­nis­tra­ción –se la­men­ta la abo­ga­da Ei­reen O'Dris­coll– es re­fren­dar el plan de aus­te­ri­dad de sus pre­de­ce­so­res con el ar­gu­men­to de que no exis­te al­ter­na­ti­va. Vo­tar se ha con­ver­ti­do en un sin­sen­ti­do, por­que to­dos los gran­des par­ti­dos re­pre­sen­tan los mis­mos in­tere­ses y son par­te del mis­mo es­ta­blish­ment. Y si ello no fue­ra bas­tan­te, he­mos re­nun­cia­do en la prác­ti­ca a nues­tra so­be­ra­nía a cam­bio del res­ca­te de la UE, el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo y el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal. Las

La po­bla­ción echa la cul­pa a la ava­ri­cia de los cons­truc­to­res y ban­que­ros, y a la co­rrup­ción política

de­ci­sio­nes se to­man en Bruselas, Frank­furt y Was­hing­ton. Si la de­mo­cra­cia es ca­pa­ci­dad de ele­gir y cam­biar las co­sas, ¿dón­de es­tá la de­mo­cra­cia?”.

En reali­dad, los ir­lan­de­ses es- tán anes­te­sia­dos, co­mo si al­guien les hu­bie­ra da­do una so­bre­do­sis de cal­man­tes pa­ra po­der so­por­tar el do­lor de una com­bi­na­ción le­tal de más im­pues­tos y me­nos be­ne­fi­cios que ha pro­vo­ca­do un re­tro­ce­so de una dé­ca­da en el po­der ad­qui­si­ti­vo de la fa­mi­lia me­dia. La cri­sis ha re­du­ci­do en un 50% el va­lor de las pro­pie­da­des y ge­ne­ra­do un pa­ro del 14%. Los se­ten­ta mil mi­llo­nes de eu­ros pa­ra el res­ca­te de la ban­ca –un 45% del PIB– van a ser pa­ga­dos por los con­tri­bu­yen­tes, a ra­zón de do­ce mil eu­ros per cá­pi­ta.

Pa­ra con­tem­plar la mag­ni­tud del desas­tre no hay más que dar­se un pa­seo por la Sh­rew­bury Road del ele­gan­te ba­rrio de Balls­brid­ge, en el dis­tri­to 4 de Du­blín, se­de de em­ba­ja­das y mi­llo­na­rios, con na­da más mo­des­to que los Mer­ce­des y BMW en las ace­ras, don­de en pleno boom lle­gó a ven­der­se una man­sión por 56 mi­llo­nes de eu­ros y es­ta­ba con­si­de­ra­da co­mo la sex­ta ca­lle más ca­ra del mun­do, por de­lan­te de la Ca­rol­wood Dri­ve de Be­verly Hills y la Via Su­vret­ta de Saint Mo­ritz. Hoy esa ca­sa –co­mo tan­tas otras– tie­ne el car­tel de se vende, sin que apa­rez­ca nin­gún com­pra­dor en pers­pec­ti­va–. El em­pre­sa­rio Nial O'Fa­rrel, fun­da­dor de la ca­de­na de ro­pa Black Tie, ofre­ce por ocho mi­llo­nes una re­si­den­cia por la que pa­gó ca­si el do­ble.

“Du­ran­te los tiem­pos de va­cas gor­das la pro­pie­dad in­mo­bi­lia­ria se re­va­lo­ri­zó de ma­ne­ra des­pro- por­cio­na­da, tan­to en el mer­ca­do de lu­jo co­mo en el de las vi­vien­das de cla­se me­dia o las se­gun­das re­si­den­cias, y aho­ra no ha he­cho más que re­gre­sar a un ni­vel más rea­lis­ta –ex­pli­ca el agen­te in­mo­bi­lia­rio Si­mon En­sor–. Hay que te­ner en cuen­ta que en el 2007, por ejem­plo, se cons­tru­ye­ron cien mil nue­vos pi­sos pa­ra un país de 4,5 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, al­go to­tal­men­te in­sos­te­ni­ble”. Los ir­lan­de­ses echan la cul­pa a la ava­ri­cia de los cons­truc­to­res (que ga­na­ban már­ge­nes del 10% le­van­tan­do blo­ques de ca­si­tas ado­sa­das pa­ra las que no ha­bía com­pra­dor) y ban­que­ros, y a la co­rrup­ción de los po­lí­ti­cos.

“El au­tén­ti­co pro­pó­si­to del plan de aus­te­ri­dad de quin­ce mil mi­llo­nes de eu­ros no es res­pon­der a las ne­ce­si­da­des de los ir­lan­de­ses, sino a los de las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras ale­ma­nas, bri­tá­ni­cas y sui­zas que tie­nen di­ne­ro in­ver­ti­do en los ban­cos de nues­tro país, y lo per­de­rían si se fue­ra a la ban­ca­rro­ta. Es una ver­güen­za, por­que sig­ni­fi­ca el sa­cri­fi­cio de va­rias ge­ne­ra­cio­nes, una dé­ca­da per­di­da co­mo la de Ja­pón en los años no­ven­ta”, se la­men­ta Paul Ba­le, que tie­ne una em­pre­sa de man­te­ni­mien­to a pun­to de que­brar por cul­pa del hun­di­mien­to del sec­tor de la cons­truc­ción.

Los par­ti­dos que in­te­gran el ac­tual Go­bierno de coa­li­ción en­ca­be­za­do por el taoi­seach En­da Kenny hi­cie­ron cam­pa­ña pro­me­tien­do una re­ne­go­cia­ción del res-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.