LA CRI­SIS DEL EU­RO Y LOS GIPS

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Ha­ce un año que la cri­sis ori­gi­na­da en el ele­va­do dé­fi­cit pú­bli­co grie­go, y el con­si­guien­te res­ca­te de Gre­cia, pu­sie­ron de ma­ni­fies­to las de­bi­li­da­des es­truc­tu­ra­les del área eu­ro. Seis me­ses des­pués si­guió la cri­sis y res­ca­te de Ir­lan­da al hun­dir­se su sis­te­ma ban­ca­rio y dis­pa­rar­se a más de un 30% su dé­fi­cit pú­bli­co. Seis me­ses des­pués de Ir­lan­da, Por­tu­gal cae víc­ti­ma de sus po­bres ex­pec­ta­ti­vas de cre­ci­mien­to, agra­va­das por pla­nes de aus­te­ri­dad. El es­la­bón dé­bil del área eu­ro es la pe­ri­fe­ria o los de­no­mi­na­dos PIGS (Por­tu­gal, Ir­lan­da, Gre­cia, Es­pa­ña) en la ter­mi­no­lo­gía anglosajona, y que aquí de­no­mi­na­ré GIPS si­guien­do el in­for­me EEAG del Cesi­fo so­bre la eco­no­mía eu­ro­pea.

El acró­ni­mo GIPS si­gue el or­den de caí­da de los paí­ses por aho­ra, aun­que hay que es­pe­rar que Es­pa­ña no ne­ce­si­te un res­ca­te. Es­pa­ña tie­ne los pro­ble­mas de los tres paí­ses caí­dos (ele­va­do dé­fi­cit pú­bli­co, pro­ble­mas en el sec­tor ban­ca­rio y ba­jas pers­pec­ti­vas de cre­ci­mien­to) pe­ro to­dos ellos en me­nor do­sis. Al mis­mo tiem­po go­za de un sec­tor ex­por­ta­dor de bie­nes y ser­vi­cios só­li­do y que ha man­te­ni­do sus cuo­tas en el mer­ca­do mun­dial en tiem­pos di­fí­ci­les.

Ya sa­bía­mos que el área eu­ro no es una zo­na mo­ne­ta­ria óp­ti­ma (es de­cir, que no tie­ne una política fis­cal y un mer­ca­do de tra­ba­jo co­mu­nes) pe­ro en su di­se­ño ini­cial se pen­só que una com­bi­na­ción de dis­ci­pli­na in­ter­na y ex­ter­na la ha­ría via­ble. La dis­ci­pli­na in­ter­na ven­dría por la im­po­si­bi­li­dad de de­va­luar pa­ra ga­nar com­pe­ti­ti­vi­dad, y la ex­ter­na de la mano del Pac­to de Es­ta­bi­li­dad y Cre­ci­mien­to (PEC) y de la prohi­bi­ción de com­pra de bo­nos por par­te del BCE, así co­mo de res­ca­tar a paí­ses irres­pon­sa­bles fis­cal­men­te.

El re­sul­ta­do, sin em­bar­go, ha si­do que las di­fe­ren­cias de com­pe­ti­ti­vi­dad en­tre Ale­ma­nia y los paí­ses de la pe­ri­fe­ria han au­men­ta­do de ma­ne­ra no­ta­ble (Es­pa­ña, por ejem­plo, a las puer­tas de la cri­sis ha­bía per­di­do un 30% de com­pe­ti­ti­vi­dad en re­la­ción a Ale­ma­nia); el PEC fue vio­la­do 68 ve­ces (em­pe­zan­do por Ale­ma­nia y Fran­cia) y nin­gún país fue san­cio­na­do; y el BCE ha com­pra­do deu­da so­be­ra­na de paí­ses del eu­ro, y se han pues­to en mar­cha los res­ca­tes. El área eu­ro ha si­do vul­ne­ra­ble a los ata­ques es­pe­cu­la­ti­vos a la deu­da so­be­ra­na de­bi­do a su di- se­ño inade­cua­do y a las po­si­bi­li­da­des de con­ta­gio fi­nan­cie­ro en­tre paí­ses por las ex­po­si­cio­nes de los ban­cos a la deu­da so­be­ra­na de los GIPS. La ex­po­si­ción de los ban­cos de Fran­cia y Ale­ma­nia es no­ta­ble en es­te sen­ti­do. Los ban­cos es­pa­ño­les tie­nen una ex­po­si­ción re­le­van­te en Por­tu­gal.

La via­bi­li­dad del área eu­ro de­pen­de de que no ha­ya gran­des des­equi­li­brios en­tre paí­ses pa­ra que una política mo­ne­ta­ria co­mún sea ade­cua­da pa­ra to­dos ellos. En la actualidad es­to no es así co­mo la re­cien­te subida de ti­pos de in­te­rés del BCE in­di­ca. En efec­to, la subida de ti­pos per­ju­di­ca la re­cu­pe­ra­ción de los GIPS, de he­cho agra­va­rá la re­ce­sión en los tres GIP y re­ba­ja­rá el ya dé­bil cre­ci­mien­to de Es­pa­ña. Ade­más, las me­di­das de aus­te­ri­dad ac­tua­les agra­va­rán los pro­ble­mas de cre­ci-

Las me­di­das de aus­te­ri­dad agra­va­rán los pro­ble­mas de cre­ci­mien­to a cor­to pla­zo de los GIPS

mien­to a cor­to pla­zo de los GIPS pe­ro es­tos no pue­den gas­tar más pues­to que su cré­di­to in­ter­na­cio­nal es­tá ago­ta­do (con Es­pa­ña no obs­tan­te en la me­jor po­si­ción en­tre ellos). Si Es­pa­ña hu­bie­se he- cho re­for­mas al prin­ci­pio de la cri­sis hu­bie­ra ob­te­ni­do más cré­di­to y, por tan­to, aho­ra el gra­do de aus­te­ri­dad ne­ce­sa­rio se­ría me­nor.

El re­to con­sis­te en di­se­ñar unas re­glas de jue­go que per­mi­tan la ayu­da a paí­ses en di­fi­cul­ta­des de li­qui­dez pe­ro que a la vez man­ten­gan los in­cen­ti­vos a la res­pon­sa­bi­li­dad fis­cal y a la con­ver­gen­cia de los ni­ve­les de com­pe­ti­ti­vi­dad de los dis­tin­tos paí­ses. En el in­for­me del EEAG pro­po­ne­mos un me­ca­nis­mo de re­so­lu- ción de cri­sis jun­to con pro­ce­di­mien­tos de su­per­vi­sión fis­cal y ban­ca­ria en la UE pa­ra ha­cer via­ble el área eu­ro. El me­ca­nis­mo se po­dría apli­car ya pa­ra la pre­vi­si­ble re­es­truc­tu­ra­ción de la deu­da grie­ga.

Los go­bier­nos eu­ro­peos ya han da­do pa­sos con el “pac­to del eu­ro” pa­ra cons­ti­tuir un fon­do de es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra y han avan­za­do pro­pues­tas de su­per­vi­sión fis­cal e im­pul­so de re­for­mas pa­ra me­jo­rar la com­pe­ti­ti­vi­dad de los paí­ses re­za­ga­dos. Su efec­ti­vi­dad de­pen­de en bue­na me­di­da de los de­ta­lles de su im­ple­men­ta­ción y aún es pron­to pa­ra juz­gar si se­rán su­fi­cien­tes. En cual­quier ca­so el pe­rio­do de tur­bu­len­cia no aca­ba­rá has­ta que el área eu­ro no vuel­va a te­ner un sis­te­ma ban­ca­rio sa­nea­do y emer­jan unas pers­pec­ti­vas de cre­ci­mien­to más ro­bus­tas en los GIPS. Por si aca­so, abró­chen­se los cin­tu­ro­nes.

JOCK FIS­TICK / BLOOMBERG

An­ge­la Mer­kel po­la­ri­zó la aten­ción en la úl­ti­ma cum­bre del eu­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.