LA HO­RA DEL RE­PAR­TO

La Vanguardia - Dinero - - COYUNTURA -

Al­gu­nos de los ma­yo­res ba­ta­ca­zos eco­nó­mi­cos del si­glo pa­sa­do tie­nen una raíz co­mún: un con­flic­to de dis­tri­bu­ción. Co­mo es­ta­mos en pre­sen­cia de uno de esos con­flic­tos en es­tos mo­men­tos, qui­zá val­ga la pe­na ha­cer me­mo­ria.

To­do el mun­do ha oí­do ha­blar de la hi­per­in­fla­ción que aso­ló la eco­no­mía ale­ma­na en 1922 y 1923: cuan­do uno iba a la com­pra con un ces­to car­ga­do de bi­lle­tes y vol­vía con la com­pra en el bol­si­llo; cuan­do un ca­fé va­lía un trein­ta por cien­to más por la tar­de que por la ma­ña­na del mis­mo día. Pues bien: en el ori­gen de ese desas­tre es­tá la ne­ga­ti­va de unos y otros a car­gar con el pe­so de las re­pa­ra­cio­nes que el tra­ta­do de Ver­sa­lles ha­bía im­pues­to a la Ale­ma­nia ven­ci­da: los obre­ros que­rían que pa­ga­ran los te­rra­te­nien­tes me­dian­te un im­pues­to so­bre los bie­nes raí­ces; los ri­cos que­rían que pa­ga­ran los obre­ros a tra­vés de im­pues­tos in­di­rec­tos; el Es­ta­do, que era el deu­dor, fue pa­gan­do sin re­cau­dar im­pues­tos, cu­brió su cre­cien­te dé­fi­cit im­pri­mien­do mo­ne­da, y de ahí la in­fla­ción. Las re­pa­ra­cio­nes eran al­go inevi­ta­ble; el con­flic­to sur­gió cuan­do se tra­tó de re­par­tir su car­ga.

Cuan­do, en sep­tiem­bre de 1973, los paí­ses de la OPEP de­ci­die­ron su­bir el pre­cio del pe­tró­leo, to­dos los ciu­da­da­nos de los paí­ses con­su­mi­do­res de ese pe­tró­leo nos des­per­ta­mos al­go más po­bres, ya que con nues­tro di­ne­ro po­día­mos com­prar me­nos pe­tró­leo que an­tes. Por des­gra­cia, na­die se avino a acep­tar lo inevi­ta­ble: unos in­sis­tie­ron en tras­la­dar los au­men­tos de cos­tes a los pre­cios de sus pro­duc­tos; otros se em­pe­ña­ron en man­te­ner el po­der ad­qui­si­ti­vo de sus sa­la­rios: el re­sul­ta­do fue una es­pi­ral de pre­cios y sa­la­rios que mar­có el fi­nal de trein­ta años de pros­pe­ri­dad ca­si inin­te­rrum­pi­da. Otra vez, la pér­di­da era inevi­ta­ble: el pro­ble­ma sur­gió cuan­do hu­bo que re­par­tir­la en­tre unos y otros

LA BAN­CA EU­RO­PEA

La si­tua­ción del sec­tor ban­ca­rio eu­ro­peo tie­ne al­go en co­mún con las dos an­te­rio­res: des­de ha­ce tres años se vie­ne pro­du­cien­do una pér­di­da de va­lor en un mon­tón de ac­ti­vos in­mo­bi­lia­rios; por lo mis­mo, la deu­da que fi­nan­cia­ba esos ac­ti­vos ha per­di­do el mis­mo va­lor. La pér­di­da ya exis­te, y, pa­sa­dos tres años, no pa­re­ce pro­ba­ble que los ac­ti­vos vuel­van a va­ler lo que an­tes. Se tra­ta aho­ra de ver có­mo se re­par­te. To­do pa­re­ce in­di­car que, en al­gu­nos ca­sos por lo

En es­tos ca­sos, unos ga­nan y otros pier­den; no es po­si­ble un arre­glo que sa­tis­fa­ga a am­bas par­tes

me­nos, no se­rá po­si­ble ha­cer re­caer to­da la pér­di­da so­bre el deu­dor (que es, na­tu­ral­men­te, lo que es­ti­pu­lan los con­tra­tos), de ma­ne­ra que ha­brá que lle­gar a al­gún arre­glo.

Se com­pren­de la pe­re­za que da a unos y a otros ha­ber de re­co­no­cer pér­di­das en sus ba­lan­ces; pe­ro hay que te­ner pre­sen­te que, si en los ca­sos an­te­rio­res la con­se­cuen­cia del re­tra­so en re­sol­ver el con­flic­to fue la in­fla­ción, en el ca­so pre­sen­te es el ba­jo cre­ci­mien­to y, con él, el des­em­pleo. No me pa­re­ce po­si­ble, co­mo ya he in­di­ca­do en es­tas mis­mas pá­gi­nas, que to­da la ma­sa de deu­da, pú­bli­ca y pri­va­da, ge­ne­ra­da por la eu­ro­zo­na pue­da ser pa­ga­da en los tér­mi­nos en que fue con­tra­ta­da; si es­to es así, los me­ca­nis­mos que es­tá di­se­ñan­do la eu­ro­zo­na pa­ra ayu­dar a los paí­ses en apu­ros no ha­cen más que re­tra­sar a so­lu­ción y ha­cer­la más di­fí­cil.

UNOS GA­NAN, OTROS PIER­DEN

Lo más an­ti­pá­ti­co de es­ta cla­se

La mo­de­ra­ción sa­la­rial es un in­gre­dien­te in­dis­pen­sa­ble pe­ro de­be ser só­lo un ex­pe­dien­te tem­po­ral

de con­flic­tos es que en ellos lo que una par­te ga­na, la otra lo pier­de: no es po­si­ble lle­gar a un arre­glo que sa­tis­fa­ga ple­na­men­te a am­bas par­tes. Uno po­dría pen­sar que el mer­ca­do tie­ne sus le­yes pa­ra la dis­tri­bu­ción de la ren­ta, pe­ro eso só­lo es ver­dad en el muy lar­go pla­zo: cuan­do uno con­si­de­ra que le pa­gan mal en un si- tio, pro­cu­ra ir­se a otra par­te; cuan­do un ofi­cio es muy po­co re­mu­ne­ra­dor, tien­de a des­apa­re­cer, y al re­vés: cuan­do es muy ren­ta­ble to­dos acu­den a él; cuan­do un in­ver­sor se en­cuen­tra me­ti­do en un mal ne­go­cio, pro­cu­ra me­ter sus re­cur­sos en otra aven­tu­ra, y así se van equi­li­bran­do las co­sas: pe­ro eso lle­va mu­cho tiem­po. En el cor­to pla­zo, cuan­do lo que hay pa­ra re­par­tir ya es­tá da­do, se re­par­te se­gún el po­der que en ese mo­men­to tie­ne ca­da par­te pa­ra im­po­ner su vo­lun­tad, y no hay más.

EL CON­FLIC­TO ES­PA­ÑOL

Aquí en ca­sa es­ta­mos en el ini­cio de un po­ten­cial con­flic­to: en efec­to, nues­tras au­to­ri­da­des eco­nó­mi­cas –en ple­na coin­ci­den­cia, por es­ta vez, con las re­co­men­da­cio­nes de la pa­tro­nal– re­co­mien­dan una dé­ca­da de mo­de­ra­ción sa­la­rial co­mo in­gre­dien­te in­dis­pen­sa­ble de una bue­na sa­li­da de la cri­sis. En mi opi­nión, hay que se­guir esa re­co­men­da­ción, por un mo­ti­vo: a cor­to pla­zo, es la úni­ca for­ma de man­te­ner, e in­clu­so de au­men­tar, la ca­pa­ci­dad de ex­por­tar de nues­tras em­pre­sas, y las ex­por­ta­cio­nes son un ele­men­to esen­cial de la re­cu­pe­ra­ción; el úni­co que, en es­te mo­men­to, con un con­su­mi­dor em­po­bre­ci­do y asus­ta­do y con un sec­tor pú­bli­co ma­nia­ta­do, pue­de sa­car­nos del ho­yo. La al­ter­na­ti­va –un au­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad– es la ver­da­de­ra so­lu­ción, pe­ro lle­va­rá más tiem­po.

No ol­vi­de­mos, sin em­bar­go, que la mo­de­ra­ción sa­la­rial de­be ser só­lo un ex­pe­dien­te tem­po­ral: ha si­do la do­mi­nan­te de las dos úl­ti­mas dé­ca­das, aun­que no tan­to aquí co­mo en paí­ses co­mo Ale­ma­nia o Es­ta­dos Uni­dos; pe­ro no pue­de ser que la ren­ta per cá­pi­ta si­ga cre­cien­do eter­na­men­te mien­tras que los sa­la­rios se es­tan­can. En bue­na par­te de las eco­no­mías avan­za­das, la par­ti­ci­pa­ción de los sa­la­rios en la ren­ta na­cio­nal al­can­zó un má­xi­mo ha­cia 1976, y no ha he­cho sino de­cre­cer des­de en­ton­ces: no es una bue­na se­ñal. La ca­pa­ci­dad ex­por­ta­do­ra pue­de au­men­tar, a la vez que au­men­tan los sa­la­rios, si me­jo­ran los pro­ce­sos, se uti­li­za me­jor la lo­gís­ti­ca, en la que he­mos in­ver­ti­do gran­des can­ti­da­des de di­ne­ro: en po­cas pa­la­bras, au­men­ta con la in­no­va­ción.

Mi co­le­ga Pe­dro Nueno va­ti­ci­na que es­ta dé­ca­da vol­ve­rá a ser la de la in­no­va­ción: es­pe­ro que, co­mo de cos­tum­bre, ten­ga ra­zón. De es­te mo­do no ha­bre­mos de pe­lear­nos por el re­par­to de una tar­ta fi­ja­da de an­te­mano, pe­leas que, co­mo he­mos vis­to, dan muy mal re­sul­ta­do; po­dre­mos unir es­fuer­zos pa­ra pro­cu­rar que la tar­ta sea un po­co ma­yor.

LLIBERT TEIXIDÓ

Las au­to­ri­da­des eco­nó­mi­cas re­co­mien­dan la mo­de­ra­ción sa­la­rial pa­ra im­pul­sar la ca­pa­ci­dad de ex­por­tar de las em­pre­sas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.