His­to­ria de dos cer­di­tos

La Vanguardia - Dinero - - COYUNTURA -

Pro­fe­sor de Eco­no­mía de la UPF y director de l'Es­co­la Su­pe­rior de Co­me­rç In­ter­na­cio­nal (Esci)

El cuen­to no lo di­ce así, pe­ro en reali­dad los cer­di­tos eran só­lo dos. El más jo­ven se lla­ma­ba Ni­ni y cons­tru­yó una ca­sa de pa­ja muy sen­ci­lla. Cuan­do lle­gó el lo­bo, con ham­bre atra­sa­da de mu­chas se­ma­nas, bas­tó un li­ge­ro bu­fi­do pa­ra man­dar al ga­re­te la dé­bil cons­truc­ción y po­ner a Ni­ni a mer­ced del te­rri­ble ani­mal. El cuen­to pin­ta a Ni­ni co­mo un cer­di­to gandul y aman­te de lar­gas sies­tas a la som­bra de un ár­bol fron­do­so. En reali­dad, Ni­ni no era más que un cer­di­to al­go des­orien­ta­do y con muy po­ca ins- truc­ción. De­jó la es­cue­la pa­ra ir a tra­ba­jar a la obra, don­de ha­bía mu­cho tra­ba­jo y se pa­ga­ban suel­dos que no es­ta­ban na­da mal. En­tre mu­chos le con­ven­cie­ron de que es­tu­diar era per­der el tiem­po y que nun­ca le fal­ta­ría tra­ba­jo.

El her­mano ma­yor se lla­ma­ba Jasp y te­nía los co­no­ci­mien­tos ne­ce­sa­rios pa­ra cons­truir una ca­sa mu­cho más só­li­da. Jasp ha­bía es­tu­dia­do una ca­rre­ra y un más­ter uni­ver­si­ta­rio. Se de­fen­día en in­glés y te­nía co­no­ci­mien­tos de fran­cés y ale­mán. Pe­ro Jasp no pu­do nun­ca cons­truir la ca­sa de sus sue­ños por­que no lle­gó a te- ner el em­pleo y el suel­do que creía me­re­cer. Sin lu­gar pa­ra re­fu­giar­se, tam­bién él que­dó en ma­nos del lo­bo cuan­do es­te apa­re­ció. El cuen­to nos di­ce que Jasp era se­su­do y res­pon­sa­ble, pe­ro lo cier­to es que mien­tras ser­vía ra­cio­nes de pae­lla en el res­tau­ran­te

Más que gandul, Ni­ni era un cer­di­to des­orien­ta­do y de po­ca ins­truc­ción que fue a tra­ba­jar a la obra

en el que ha­bía con­se­gui­do tra­ba­jo (tem­po­ral y suel­do de mi­leu­ris­ta, cla­ro) más de una vez mal­di­jo su suer­te y pen­só que es­tu­diar ha­bía si­do per­der el tiem­po.

El mer­ca­do de tra­ba­jo es­pa­ñol es­tá re­ple­to de Ni­nis. La ta­sa en Es­pa­ña (al­re­de­dor del 30%) do­bla la ta­sa del con­jun­to de los paí­ses eu­ro­peos. Mu­chos de es­tos jó­ve­nes es­tán en el pa­ro. Son tra­ba­ja­do­res sin pre­sen­te y sin fu­tu­ro. Hay más de 750.000 per­so­nas en es­ta si­tua­ción. Han aban­do­na­do el sis­te­ma edu­ca­ti­vo an­tes de lo de­bi­do y tie­nen po­ca pre­pa­ra­ción pa­ra en­fren­tar­se a su vi­da la-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.