LA GRAN OPOR­TU­NI­DAD DE CA­TA­LUN­YA

La Vanguardia - Dinero - - COYUNTURA -

En su dis­cur­so de to­ma de po­se­sión, el pre­si­dent Ar­tur Mas anun­ció la crea­ción de un con­se­jo ase­sor, di­ri­gi­do por Sal­va­dor Alemany, pa­ra plan­tear los te­mas eco­nó­mi­cos y so­cio­eco­nó­mi­cos más im­por­tan­tes que Ca­ta­lun­ya tie­ne an­te sí en es­ta di­fí­cil co­yun­tu­ra. Es­te Con­sell, cu­yo nom­bre ofi­cial es Con­sell As­ses­sor per a la Reac­ti­va­ció Eco­nò­mi­ca i el Crei­xe­ment (Ca­rec), dio a co­no­cer su pri­mer in­for­me a tiem­po pa­ra que sir­vie­ra de do­cu­men­to de tra­ba­jo de la ci­me­ra an­ti­cri­sis de par­ti­dos po­lí­ti­cos, ex­per­tos y agen­tes so­cia­les que tu­vo lu­gar en el pa­la­cio de Pe­dral­bes el pa­sa­do día 25 de mar­zo.

El tra­ba­jo que ha pre­sen­ta­do el Ca­rec es un do­cu­men­to im­por­tan­te, va­lien­te y con el en­fo­que mo­derno que ne­ce­si­ta nues­tra eco­no­mía. Me gus­ta­ría des­ta­car al­gu­nas de las pro­pues­tas que, en mi opi­nión, ava­lan es­ta te­sis. En el te­rreno de las re­la­cio­nes la­bo­ra­les, el do­cu­men­to del Ca­rec pro­po­ne un con­tra­to de tra­ba­jo úni­co con una in­dem­ni­za­ción por res­ci­sión no su­pe­rior a la me­dia eu­ro­pea. En cuan­to a los sa­la­rios, abo­ga por una me­nor ri­gi­dez sa­la­rial a ba­se de una vin­cu­la­ción de aque- llos con las con­di­cio­nes ge­ne­ra­les de la eco­no­mía en ca­da mo­men­to. Se tra­ta de dos pro­pues­tas de ra­cio­na­li­za­ción y mo­der­ni­za­ción de la com­ple­ja y dis­fun­cio­nal nor­ma­ti­va la­bo­ral ac­tual, que de acuer­do con to­das las opi­nio­nes sol­ven­tes per­ju­di­ca se­ria­men­te la crea­ción de em­pleo en es­te país.

Hay otras dos pro­pues­tas del Con­sell As­ses­sor que me pa­re­cen im­por­tan­tes. La pri­me­ra se re­fie­re a la in­tro­duc­ción del co­pa­go

El do­cu­men­to del Ca­rec es una ver­da­de­ra pro­cla­ma a fa­vor de la mo­der­ni­za­ción de la eco­no­mía ca­ta­la­na

en los ser­vi­cios pú­bli­cos ta­les co­mo la edu­ca­ción y la sanidad. La me­di­da ya ha si­do pro­pues­ta en va­rias oca­sio­nes an­te­rio­res sin éxi­to. Aho­ra, hay que es­pe­rar que los res­pon­sa­bles po­lí­ti­cos se den fi­nal­men­te cuen­ta de que sin el co­pa­go, es de­cir, sin una apor­ta­ción di­rec­ta de los usua­rios, tan­to la sanidad co­mo mu­chos otros ser­vi­cios pú­bli­cos en­tra­rán en un pro­ce­so de de­te­rio­ra­ción por fal­ta de re­cur­sos. La otra pro­pues­ta que me pa­re­ce im­por­tan­te es la re­fe­ren­te a la ra­cio­na­li­za­ción del sec­tor pú­bli­co catalán y a la sim­pli­fi­ca­ción de la ma­ra­ña de nor­mas ad­mi­nis­tra­ti­vas que se han dic­ta­do a lo lar­go del tiem­po y es­pe­cial­men­te en los úl­ti­mos años. Es­ta es una ne­ce­si­dad pe­ren­to­ria des­pués de la hi­per­tro­fia del sec­tor pú­bli­co que ha ex­pe­ri­men­ta­do Ca­ta­lun­ya en apli­ca­ción de la fi­lo­so­fía in­ter­ven­cio­nis­ta de los úl­ti­mos go­bier­nos.

Creo que, en su con­jun­to, el do­cu­men­to del Ca­rec es una ver­da­de­ra pro­cla­ma a fa­vor de la mo­der­ni­za­ción de la eco­no­mía ca­ta­la­na y de su ho­mo­lo­ga­ción con la de nues­tros so­cios eu­ro­peos más prós­pe­ros. Co­mo he in­di­ca­do en mu­chas oca­sio­nes, la aper­tu­ra ex­te­rior de la eco­no­mía del con­jun­to de Es­pa­ña a par­tir del Plan de Es­ta­bi­li­za­ción de 1959 ha si­do muy am­plia, pe­ro in­ter­na­men­te la eco­no­mía es­pa­ño­la y la ca­ta­la­na si­guen ate­na­za­das por una fi­lo­so­fía in­ter­ven­cio­nis­ta que per­pe­tua dis­tor­sio­nes, bu­ro­cra­cia y una en­dé­mi­ca de­pen­den­cia del po­der po­lí­ti­co. En Ca­ta­lun­ya, la fal­ta de li­ber­tad eco­nó­mi­ca no só­lo ha se­gui­do pre­sen­te, co­mo en el res­to de Es­pa­ña, sino que ade­más se ha vis­to re­for­za­da por los go­bier­nos tri­par­ti­tos.

Es pre­ci­sa­men­te en los mo- men­tos de cri­sis co­mo el ac­tual cuan­do se pre­sen­ta la me­jor opor­tu­ni­dad pa­ra re­no­var las es­truc­tu­ras eco­nó­mi­cas. Es mu­cho más di­fí­cil y me­nos atrac­ti­vo ha­cer­lo cuan­do to­do va bien. Por lo tan­to, es el mo­men­to de la va­len­tía política y de la coo­pe­ra­ción so­cial pa­ra po­ner unas ba­ses más só­li­das y per­ma­nen­tes pa­ra la pros­pe­ri­dad de Ca­ta­lun­ya. El do­cu­men­to del Ca­rec ofre­ce, en mi opi­nión, una bue­na ba­se téc­ni­ca pa­ra ini­ciar es­te ca­mino de ver­da­de­ra mo­der­ni-

La ‘ci­me­ra’ del día 25 de mar­zo al­can­zó unos acuer­dos mí­ni­mos úti­les, pe­ro to­tal­men­te in­su­fi­cien­tes

za­ción de la eco­no­mía ca­ta­la­na.

Ca­ta­lun­ya no só­lo se jue­ga hoy la sa­li­da de la cri­sis, sino tam­bién la so­li­dez y la po­ten­cia de su fu­tu­ro pro­gre­so eco­nó­mi­co. Lo que ha­ga­mos aho­ra no es úni­ca­men­te una apues­ta a cor­to pla­zo; nues­tro fu­tu­ro a me­dio y lar­go pla­zo de­pen­den de co­mo re­cons­tru­ya­mos nues­tra eco­no­mía, diez­ma­da por la cri­sis. Es más, al igual que Ca­ta­lun­ya se si­tuó al fren­te de la mar­cha de Es­pa­ña ha­cia las Co­mu­ni­da­des eu­ro­peas en los años se­sen­ta del si­glo pa­sa­do, hoy tie­ne la gran opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca de po­ner­se al fren­te de la inapla­za­ble ta­rea de mo­der­ni­za­ción y ho­mo­lo­ga­ción de la eco­no­mía es­pa­ño­la en su con­jun­to. Co­mo lo fue en­ton­ces, es­ta pue­de ser una muy bue­na in­ver­sión tan­to política co­mo eco­nó­mi­ca pa­ra Ca­ta­lun­ya, por­que una Es­pa­ña con es­truc­tu­ras eco­nó­mi­cas an­ti­cua­das va a ha­cer muy di­fí­cil nues­tro pro­gre­so.

Des­gra­cia­da­men­te, el do­cu­men­to del Con­sell As­ses­sor no ha te­ni­do la re­cep­ción que me­re­cía de una par­te im­por­tan­te de la cla­se política –to­da la iz­quier­da– y de los sin­di­ca­tos. Es­tos gru­pos han re­ci­bi­do las pro­pues­tas con una ac­ti­tud hos­til y con des­ca­li­fi­ca­cio­nes glo­ba­les y ma­si­vas a par­tir de pre­mi­sas pu­ra­men­te ideo­ló­gi­cas. Ob­via­men­te, no hay que es­tar ne­ce­sa­ria­men­te de acuer­do con es­te ni con nin­gún otro do­cu­men­to por de­fi­ni­ción, pe­ro creo que el tra­ba­jo y el es­fuer­zo de los me­jo­res eco­no­mis­tas del país me­re­ce, de en­tra­da, una do­sis ra­zo­na­ble de res­pe­to.

No es la pri­me­ra vez ni se­gu­ra­men­te se­rá la úl­ti­ma que un am­plio gru­po de re­pre­sen­tan­tes po­lí­ti­cos y sin­di­ca­les des­pre­cian ai­ra­da­men­te el fru­to del ta­len­to y de la pre­pa­ra­ción de un se­lec­to gru­po de pro­fe­sio­na­les. Con es­ta ac­ti­tud de des­pre­cio mi­li­tan­te a la in­te­li­gen­cia, prác­ti­ca­men­te des­co­no­ci­da en los paí­ses con los que nos que­re­mos ho­mo­lo­gar, se da un pé­si­mo ejem­plo a las ge­ne­ra­cio­nes jó­ve­nes, a las que se aren­ga cons­tan­te­men­te pa­ra que es­tén bien pre­pa­ra­das por­que, di­cen, el país las ne­ce­si­ta ¿Las ne­ce­si­ta pa­ra qué? ¿Pa­ra ti­rar sus es­tu­dios a la pa­pe­le­ra?

El pre­si­dent Mas tie­ne un ex­ce­len­te do­cu­men­to de tra­ba­jo en sus ma­nos, que a buen se­gu­ro se­rá am­plia­do por el pro­pio Ca­rec. La ci­me­ra del día 25 de mar­zo al­can­zó unos acuer­dos mí­ni­mos úti­les, pe­ro to­tal­men­te in­su­fi­cien­tes pa­ra sa­car a la eco­no­mía ca­ta­la­na del ma­ras­mo en el que se en­cuen­tran. El pre­si­dent Mas de­be se­guir ade­lan­te sin des­fa­lle­cer. Cuen­ta con el ase­so­ra­mien­to de un ex­ce­len­te gru­po de eje­cu­ti­vos y de téc­ni­cos y con el de­seo uná­ni­me del pue­blo de Ca­ta­lun­ya de con­quis­tar un fu­tu­ro me­jor. Es la­men­ta­ble, pe­ro la opo­si­ción no le ayu­da­rá; le in­tere­sa más de­rro­tar al ad­ver­sa­rio que re­cons­truir el país. Por es­to, el pre­si­dent ten­drá que tra­ba­jar con to­das aque­llas fuer­zas, sean del co­lor que sean, que pue­dan ayu­dar­le. Por­que es­te es el mo­men­to cla­ve en que se di­ri­me el fu­tu­ro eco­nó­mi­co de Ca­ta­lun­ya. Y se­ría im­per­do­na­ble per­der es­ta gran opor­tu­ni­dad a cau­sa de la­men­ta­bles y es­té­ri­les querellas po­lí­ti­cas.

MARC ARIAS

Po­lí­ti­cos, ex­per­tos y agen­tes so­cia­les se reunie­ron el pa­sa­do 25 de mar­zo en la ci­me­ra

an­ti­cri­sis

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.