Los des­ti­nos del agua

Si­món en la to­rre opa­li­na de Nou­vel, con Mes­tra­llet, Chaus­sa­de, Fai­né o Ro­ca en un con­se­jo re­du­ci­do

La Vanguardia - Dinero - - CRÓNICAS BURGUESAS -

La Ca­ta­lun­ya mo­der­na no es un tri­bu­to ex­clu­si­vo de los he­reus. Es­tos úl­ti­mos, pro­ta­go­nis­tas en Bar­ce­lo­na de las gran­des per­mu­tas ur­ba­nís­ti­cas que van des­de Coll­se­ro­la has­ta la Vi­lla Olím­pi­ca, han di­bu­ja­do ape­nas la geo­me­tría va­ria­ble de las ciu­da­des; pe­ro, su re­lie­ve (sus em­pre­sas, uni­ver­si­da­des y cen­tros de de­ci­sión) se de­be en gran me­di­da al es­fuer­zo de los ca­ba­lers , los des­he­re­da­dos, her­ma­nos me­no­res en la lí­nea su­ce­so­ria de los pa­tri­mo­nios fa­mi­lia­res. Uno de los ca­ba­lers con ma­yor pre­sen­cia en la es­truc­tu­ra in­dus­trial y fi­nan­cie­ra del país es el ve­te­rano ex pre­si­den­te de La Cai­xa, Ri­card For­ne­sa, hom­bre de me­mo­ria de ele­fan­te (con­fie­sa que es­pe­cia­li­zó su por­ten­to­so don: “Yo no sa­bía de jo­ven los nom­bres de los fut­bo­lis­tas, pe­ro sí una fór­mu­la de amor­ti­za­ción en blo­ques que ocu­pa­ba va­rias lí­neas”), con raí­ces en la pe­que­ña his­to­ria de la Ban­ca For­ne­sa de la Seu d'Ur­gell, fun­da­da por su abue­lo, Joan For­ne­sa i Ro­der­gas, pio­ne­ro de una fa­mi­lia de me­nes­tra­les y pro­fe­sio­na­les que con­tó con miem­bros des­ta­ca­dos, co­mo For­ne­sa i Puig­de­ma­sa, ca­nó­ni­go del ca­pí­tu­lo de la ca­te­dral de Ur­gell. La Ban­ca For­ne­sa, igual que la pe­que­ña Ban­ca Re­bés, vin­cu­la­da a la fa­mi­lia de su es­po­sa, era el tí­pi­co ba­zar de ser­vi­cios de­di­ca­do a la ges­to­ría y las adua­nas, en un tiem­po en el que los pue­blos es­ta­ban ais­la­dos; pe­ro, ni en­ton­ces ni aho­ra, es­te abo­ga­do del Es­ta­do en ex­ce­den­cia se ha con­for­ma­do con el se­llo ger­mi­nal de sus ma­yo­res. Tam­po­co se ha re­ple­ga­do ba­jo el cas­ca­rón con­for­ta­ble de su des­tino pro­fe­sio­nal. Es­tu­dió le­yes, fue de­le­ga­do de Ha­cien­da del Ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na, se­cre­ta­rio del con­se­jo de la Ma­qui­nis­ta Te­rres­tre y Ma­rí­ti­ma en la eta­pa de Pe­re Du­ran Fa­rell y du­ran­te me­dia vi­da desem­pe­ñó el car­go de se­cre­ta­rio y director ge­ne­ral adjunto de La

Pre­si­den­te y con­se­je­ro de­le­ga­do del gru­po fran­co­bel­ga GDF Suez, que en la actualidad con­tro­la el 75% del ca­pi­tal de Ag­bar. Los in­tere­ses fran­ce­ses pre­sen­tes en Ag­bar im­pul­sa­ron su fun­da­ción ha­ce 150 años Cai­xa, pe­ro nun­ca qui­so en­ca­si­llar­se en la fun­ción de le­tra­do. Hu­yó de la es­pe­cia­li­dad. Es­co­gió ser un ge­ne­ra­lis­ta, la fa­cul­tad que en 1979 le lle­va­ría a la pre­si­den­cia de Ag­bar, em­pre­sa con 140 años de his­to­ria, y que, un cuar­to de si­glo des­pués, aca­ba­ría ca­ta­pul­tán­do­le a la pre­si­den­cia de La Cai­xa, tras la sa­li­da de Jo­sep Vi­la­ra­sau. For­ne­sa mar­có en su eta­pa el gi­ro de la Obra So­cial de la en­ti­dad.

En 1979, en el mo­men­to en que For­ne­sa su­ce­dió a Ma­riano Cal­vi­ño, la com­pa­ñía te­nía una ca­pi­ta­li­za­ción bur­sá­til equi­va­len­te a 20 mi­llo­nes de eu­ros ac­tua­les; cuan­do de­jó la pre­si­den­cia, en el 2004, el va­lor de la em­pre­sa en el mer­ca­do al­can­za­ba los 4.000 mi­llo­nes de eu­ros. El sal­to es­pec­ta­cu­lar re­gis­tra­do por Ag­bar en­tre am­bas fe­chas es­tá re­fle­ja­do en los ba­lan­ces de la com­pa­ñía pe­ro, al mis­mo tiem­po, re­su­me una for­ma de na­rra­ti­va con­tem­po­rá­nea (el tes­ti­mo­nio del ac­ta y la pa­la­bra) prac­ti­ca­da por los con­se­je­ros fie­les a lo lar­go de va­rias dé­ca­das ( Jo­sé Fe­li­pe Ber­tran de Ca­ralt, Ma­no­lo Ga­rí de Ara­na, Er­nest Ven­to­sa, Ma­nuel Vaqué, Ricardo Te­je­ro o Pa­co Mas Sar-

El director ge­ne­ral del Gru­po Suez desem­pe­ña una de las tres vi­ce­pre­si­den­cias de Ag­bar. La con­cen­tra­ción de es­fuer­zos en el ci­clo del agua y en los te­mas ener­gé­ti­cos mar­can el fu­tu­ro de Suez

JEAN-LOUIS CHAUS­SA­DE.

GE­RARD MES­TRA­LLET.

ISI­DRE FAI­NÉ.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.