¿Qué es un ar­tícu­lo se­gu­ro?

La Vanguardia - Dinero - - GESTIÓN -

Se­gún los es­pe­cia­lis­tas de Uría Me­nén­dez, el real de­cre­to 1801/2003 con­si­de­ra se­gu­ro un pro­duc­to cuan­do, en con­di­cio­nes de uso nor­mal o ra­zo­na­ble­men­te pre­vi­si­bles, no pre­sen­te nin­gún ries­go o só­lo ries­gos mí­ni­mos com­pa­ti­bles con su uso y con­si­de­ra­dos ad­mi­si­bles, te­nien­do en cuen­ta ele­men­tos co­mo sus ca­rac­te­rís­ti­cas, en par­ti­cu­lar su com­po­si­ción y en­va­se; el efec­to que pue­de te­ner so­bre otros pro­duc­tos cuan­do ra­zo­na­ble­men­te se pue­da pre­ver el uso del pri­me­ro jun­to con los se­gun­dos; la in­for­ma­ción que acom­pa­ña al mis­mo, en par­ti­cu­lar el eti­que­ta­do, las ins­truc­cio­nes de uso, los po­si­bles avi­sos, las ins­truc­cio­nes de mon­ta­je y, si pro­ce­de, la ins­ta­la­ción y el man­te­ni­mien­to; su pre­sen­ta­ción y pu­bli­ci­dad o el ti­po de con­su­mi­dor al que se di­ri­ge.

Só­lo en Ca­ta­lun­ya en el 2009 se re­ti­ra­ron del mer­ca­do unas 169.000 uni­da­des de di­ver­sos pro­duc­tos

A los efec­tos de pro­por­cio­nar unos pa­rá­me­tros de con­duc­ta a los pro­duc­to­res, el de­cre­to men­cio­na­do con­si­de­ra que un pro­duc­to es se­gu­ro cuan­do se ha fa­bri­ca­do de acuer­do con la nor­ma­ti­va de obli­ga­do cum­pli­mien­to en Es­pa­ña o en la UE so­bre los re­qui­si­tos de se­gu­ri­dad y sa­lud. Por su par­te, pre­su­me que un pro­duc­to no es se­gu­ro cuan­do ha si­do fa­bri­ca­do sin la de­cla­ra­ción de con­for­mi­dad CE o EC, o cuan­do las ins­ta­la­cio­nes no tie­nen las au­to­ri­za­cio­nes o no han su­pe­ra­do los con­tro­les ad­mi­nis­tra­ti­vos pre­ven­ti­vos ne­ce­sa­rios es­ta­ble­ci­dos con la fi­na­li­dad de pro­te­ger la sa­lud y la se­gu­ri­dad de los con­su­mi­do­res, o cuan­do no cons­ten en el pro­duc­to los da­tos mí­ni­mos pa­ra iden­ti­fi­car­lo o que per­te­nez­ca a la mis­ma ga­ma, lo­te o re­me­sa de pro­duc­tos ya de­cla­ra­dos co­mo in­se­gu­ros.

Lo más desea­ble es de­tec­tar in­ter­na­men­te y lo­ca­li­zar las uni­da­des afec­ta­das an­tes de que lle­guen al con­su­mi­dor

be­ne­fi­cio. Y en cuan­to a la or­ga­ni­za­ción, hay que te­ner unos pro­to­co­los de ac­tua­ción y un equi­po trans­ver­sal que cu­bra to­das las fa­ses. Es es­pe­cial­men­te im­por­tan­te que es­te equi­po de cri­sis ten­ga ca­pa­ci­dad de reac­ción in­me­dia­ta an­te un pro­ble­ma. Los pro­to­co­los re­sul­tan aquí de­ter­mi­nan­tes”.

La cri­sis de un pro­duc­to (se­gun­da fa­se) pue­de apa­re­cer por un da­ño real o por sos­pe­char que hay un ries­go. El pri­mer pa­so es la de­tec­ción, que pue­de lle­gar por di­ver­sas vías, ex­ter­nas o in­ter­nas. Des­de un con­su­mi­dor que avi­se a la em­pre­sa o bien se di­ri­ja a la ad­mi­nis­tra­ción o que se de­tec­te en la pro­pia em­pre­sa. “Es­te es el ca­so más desea­ble, por ra­zo­nes ob­vias”, apun­ta Fe­rre­res. Tras la de­tec­ción vie­ne el aná­li­sis. Ayo ex­pli­ca que son dos los as­pec­tos que más in­tere­san a la Ad­mi­nis­tra­ción: sa­ber qué le pa­sa al pro­duc­to, en tér­mi­nos de me­di­ción de ries­go y cuál es su al­can­ce (cuán­tas son las uni­da­des afec­ta­das y dón­de es­tán). “La cla­ve es te­ner una bue­na tra­za­bi­li­dad del pro­duc­to, que per­mi­ta sa­ber en to­do mo­men­to dón­de es­tá. Pa­ra ello hay que con­tar con la co­la­bo­ra­ción vo­lun­ta­ria o for­za­da por con­tra­to del dis­tri­bui­dor. En EE.UU. se in­clu­yen es­tas cláu­su­las por sis­te­ma, aquí no”, di­ce.

Una vez iden­ti­fi­ca­do y ana­li­za­do el ries­go el pro­ble­ma, de­ben to­mar­se las de­ci­sio­nes ade­cua­das. Pa­ra Fe­rre­res, “lo más desea­ble es que se de­tec­te in­ter­na­men­te y lo­ca­li­zar las uni­da­des afec­ta­das an­tes de que ha­yan lle­ga­do al con­su­mi­dor. Hay que ser muy ágil pa­ra ello. Si el pro­duc­to es­tá ya en el mer­ca­do, lo más ha­bi­tual es que se re­ti­re, con un do­ble cos­te, eco­nó­mi­co y de ima­gen. En to­do ca­so es ca­pi­tal an­ti­ci­par­se a la ac­ti­vi­dad de la Ad­mi­nis­tra­ción, de tal ma­ne­ra que re­ci­ba al mis­mo tiem­po la no­ti­cia del pro­ble­ma, el re­sul­ta­do del aná­li­sis y la pro­pues­ta de me­di­das. Si se lo­gra no de­be ha­ber más pro­ble­mas”.

“A es­tos efec­tos –apun­ta Ayo– de­be te­ner­se en cuen­ta que la cri­sis de pro­duc­to no siem­pre de­be aca­bar en su re­ti­ra­da. Hay ca­sos en que a la Ad­mi­nis­tra­ción le bas­ta una sus­pen­sión tem­po­ral de la pro­duc­ción, una re­ten­ción de stocks, una sus­pen­sión tem­po­ral de ven­tas... que son me­nos cos­to­sas, evi­den­te­men­te”. En to­do ca­so, hay en el mer­ca­do pó­li­zas que cu­bren los cos­tes eco­nó­mi­cos que com­por­ta la re­ti­ra­da de un pro­duc­to. Fi­nal­men­te, una vez ter­mi­na­da la cri­sis de pro­duc­to, la em­pre­sa de­be re­vi­sar la efi­ca­cia de los pro­to­co­los de ac­tua­ción y del co­mi­té de cri­sis y ver qué lec­cio­nes pue­de ex­traer. “A ma­yor or­ga­ni­za­ción, me­nor ries­go”, sen­ten­cia Ayo. “Una bue­na or­ga­ni­za­ción pre­via a la pues­ta en cir­cu­la­ción del pro­duc­to y una bue­na ges­tión de los re­cur­sos du­ran­te la apa­ri­ción de una si­tua­ción de cri­sis de pro­duc­to no só­lo re­du­ce los cos­tes sino que mi­ni­mi­za los da­ños de ima­gen de la em­pre­sa”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.