Di­se­ño ita­liano con cham­pán fran­cés

La Vanguardia - Dinero - - ALTERNATIVAS - Al­bert Boet

Cuan­do es­te mes de abril se pre­sen­te, en el eli­tis­ta Sa­lón Top Mar­ques de Mó­na­co, la ver­sión Coupé del Spa­da Co­da­tron­ca TS, se cum­pli­rán tres años des­de que se die­ra a co­no­cer, en el mis­mo mar­co, el pri­mer co­che sa­li­do del cen­tro de di­se­ño Spa­da­con­cept. Un es­tu­dio ita­liano que une la crea­ti­vi­dad fa­mi­liar del ape­lli­do Spa­da. Por un la­do, la de Er­co­le Spa­da, an­ti­guo di­se­ña­dor de Zagato y de BMW, y con una in­ter­mi­na­ble lis­ta de crea­cio­nes de co­ches mí­ti­cos des­de el 1960 has­ta en­tra­dos los no­ven­ta. Y jun­to a él, su hi­jo Pao­lo, con me­nos tra­yec­to­ria pe­ro que ya ha pa­sa­do por los cen­tros de di­se­ño de Smart y de Hon­da an­tes de en­fren­tar­se jun­to a su pa­dre en la aven­tu­ra de crear sus pro­pios sú­per­de­por­ti­vos.

El di­se­ño fun­cio­nal, una de las pre­mi­sas que ha acom­pa­ña­do a Er­co­le Spa­da en to­dos sus co­ches, es lo que mar­ca el es­ti­lo del Co­da­cor­ta. De­jar que la si­lue­ta del co­che sea la que de­mues­tre la fun­cio­na­li­dad del mis­mo. Ello no es­tá re­ñi­do con ofre­cer un pro­duc­to in­tré­pi­do y atre­vi­do, hu­yen­do de la ten­ta­ción de ofre­cer un con­cept car don­de pa­rez­ca que to­do es­té per­mi­ti­do. Se tra­ta de tra­ba­jar en un co­che fac­ti­ble, bus­can­do al­can­zar el má­xi­mo es­tán­dar den­tro de su ca­te­go­ría, mo­de­lan­do a mano en bus­ca de op­ti­mi­zar las lí­neas ae­ro­di­ná­mi­cas que le con­fie­ran la es­té­ti­ca y li­ge­re­za esen­cial en una ca­rro­ce­ría de es­te ti­po.

Er­co­le Spa­da es­tu­vo ex­pe­ri­men­tan­do con ca­rro­ce­rías de co­la par­ti­da, co­da­tron­ca, des­de fi­na­les de los años 50 en Alfa Romeo, que re­dun­da­ron en el mí­ti­co Alfa Romeo Giu­lia TZ2. Aho­ra, con la la con­fir­ma­ción de sus teo­rías ae­ro­di­ná­mi­cas, apli­ca­das por ejem­plo en el tú­nel del vien­to de BMW, las po­día plas­mar en su pro­pio co­che. Un cha­sis de Cor­vet­te, del que mu­chos in­clu­so re­co­no­ce­rán al­gu­nos ras­gos, y un po­ten­te mo­tor V8 de sie­te li­tros que su­pera los 512 CV y per­mi­te al­can­zar los 340 Km/h, dan co­mo re­sul­ta­do un co­che que cum­ple la ho­mo­lo­ga­ción de la FIA pa­ra la ca­te­go­ría GT1, pe­ro que SVS (Spa­daVet­tu­reS­port), la em­pre­sa en­car­ga­da de fa­bri­car­lo, en­tre­ga­rá con cuen­ta­go­tas a aque­llos que pro­ba­ble­men­te no ten­gan ne­ce­si­dad de pre­gun­tar por el pre­cio. Alu­mi­nio en el cha­sis, fi­bras de car­bono en la ca­rro­ce­ría y ele­men­tos de com­pe­ti­ción siem­pre más li­ge­ros, per­mi­ten a es­te pri­mer Spa­da un pe­so que ape­nas su­pera los 1.300 ki­los y una ace­le­ra­ción has­ta los 100 km/h de 3,4 se­gun­dos.

Spa­da es una em­pre­sa tu­ri­ne­sa, cu­na del au­to­mo­vi­lis­mo ita­liano, y don­de se con­cen­tra la ma­yor in­dus­tria au­xi­liar del au­to­mó­vil de com­pe­ti­ción o de al­tas pres­ta­cio­nes. Ello le per­mi­te a Spa­da ro­dear­se de los me­jo­res com­po­nen­tes pa­ra desa­rro­llar con ga­ran­tías de éxi­to su Co­da­tron­ca TS, pe­ro es que, ade­más, pa­ra aca­bar de re­don­dear su au­reo­la de co­che ex­clu­si­vo, te­nien­do en cuen­ta que só­lo se pro­gra­ma­ron 20 uni­da­des, Spa­da lle­gó a un acuer­do con Az­nom, una em­pre­sa de­di­ca­da a la crea­ción y pro­mo­ción de ob­je­tos de lu­jo, pa­ra que le di­se­ña­se un jue­go de ma­le­tas ex­clu­si­vas que ocu­pa­ran el especial ma­le­te­ro del Co­da­tron­ca. Un set que in­clu­ye un ma­le­tín con co­pas y una bo­te­lla de Aya­la, el cham­pán ofi­cial de la ca­sa real bri­tá­ni­ca.

Des­de su pre­sen­ta­ción en el Top Mar­ques de Mó­na­co, Spa­da ha man­te­ni­do una dis­cre­ción to­tal so­bre su ac­ti­vi­dad, so­bre la en­tre­ga de sus co­ches, sin ex­cen­tri­ci­da­des y con la tran­qui­li­dad de sa­ber que su pro­duc­to tie­ne un des­tino con­cre­to ya an­tes de em­pe­zar a en­sam­blar­se.

SPA­DA CO­DA­TRON­CA TS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.