¿ECO­NO­MÍA PRO­DUC­TI­VA?

La Vanguardia - Dinero - - BARCELONA METRÓPOLIS -

Los lu­ga­res co­mu­nes y las le­yen­das ur­ba­nas im­preg­nan ca­da vez más nues­tro queha­cer dia­rio. Y es­ta ten­den­cia, a mi en­ten­der ne­ga­ti­va, se re­fuer­za cuan­do afec­ta a te­mas ge­ne­ra­les de los que to­do el mun­do en­tien­de. En cam­bio, si plan­tea­mos hoy un debate so­bre, di­ga­mos, mi­cro­chips, se­gu­ra­men­te una gran par­te de la po­bla­ción se ne­ga­rá a par­ti­ci­par en di­cha dis­cu­sión, se li­mi­ta­rán a asis­tir co­mo es­pec­ta­do­res pa­si­vos. A mo­do de alum­nos bo­rre­gos, es­cu­cha­rán to­do lo que se di­ga sin osar pre­gun­tar, lo que aún se en­tien­de co­mo prohi­bi­do en nues­tra so­cie­dad: “Per­do­ne, pe­ro no he en­ten­di­do na­da; ¿me lo pue­de re­pe­tir?”

Pe­ro di­fí­cil­men­te es­cu­cha­re­mos esa fra­se cuan­do se es­té ha­blan­do so­bre tu­ris­mo, por­que se tra­ta de una ma­te­ria so­bre la que to­do el mun­do en­tien­de. “Mi pue­blo es un mag­ní­fi­co des­tino tu­rís­ti­co por­que tie­ne una er­mi­ta ro­má­ni­ca que es una jo­ya”. “Si es­te año lu­ce un buen sol en ve­rano, ten­dre­mos una bue­na tem­po­ra­da tu­rís­ti­ca”. “En Es­pa­ña, el tu­ris­mo es una la­cra so­cial y eco­nó­mi­ca por­que los tu­ris­tas só­lo vie­nen a em­bo­rra­char­se y a com­prar ta­ba­co”. Y así po­dría­mos con­ti­nuar con una se­rie de tó­pi­cos que nos ro­dean y que son acep­ta­dos co­mo ver­da­des ab­so­lu­tas.

¡BAS­TA DE TÓ­PI­COS!

Y ni es­tos tres ejem­plos son ver­dad, ni los mi­les de tó­pi­cos que exis­ten en Es­pa­ña so­bre tu­ris­mo me­re­cen cre­di­bi­li­dad al­gu­na. Pe­ro ahí es­tán y na­die los cues­tio­na. Ni un pue­blo con una jo­ya ro­má­ni­ca es un des­tino tu­rís­ti­co si no ha trans­for­ma­do su er­mi­ta en un pro­duc­to pa­ra la ven­ta, ni el sol tie­ne hoy en día mu­cho que ver con nues­tro éxi­to tu­rís­ti­co, ni los tu­ris­tas que vie­nen a Es­pa­ña for­man par­te de la pu­rria de los des­ti­nos me­jor va­lo­ra­dos.

En el pri­mer ca­so, por­que la er­mi­ta en cues­tión no sir­ve pa­ra na­da si no se han crea­do los en­tor­nos ne­ce­sa­rios pa­ra que pue­dan desa­rro­llar­se, en ba­se a su exis­ten­cia, los flu­jos eco­nó­mi­cos crea­do­res de ri­que­za. En cuan­to al sol, por po­ner un ejem­plo muy cer­cano, des­de el año 1996 el pri­mer des­tino tu­rís­ti­co de Ca­ta­lun­ya no son las mag­ní­fi­cas pla­yas de la Cos­ta Bra­va y la Cos­ta Do­ra­da, sino la ciu­dad de Bar­ce­lo­na, llue­va o luz­ca el sol. En cuan­to al lla­ma­do tu­ris­mo de bo­rra­che­ra, me per­mi­to apun­tar que, des­pués de Es­ta­dos Uni­dos, el se­gun­do des­tino tu­rís­ti­co del pla­ne­ta don­de más gas­tan los tu­ris­tas ex­tran­je­ros es Es­pa­ña, y no gas­tan ni en ta­ba­co ni en be­bi­das al­cohó­li­cas, sino en bue­nos ho­te­les, res­tau­ran­tes, mu­seos y otros atrac­ti­vos de ti­po cul­tu­ral y re­la­cio­na­dos con la na­tu­ra­le­za.

Es­tos tó­pi­cos y sus con­se­cuen­cias son fru­to de le­yen­das ur­ba­nas, del he­cho que el tu­ris­mo es­tá con­si­de­ra­do en nues­tro país un ti­po de eco­no­mía de se­gun­da o ter­ce­ra ca­te­go­ría. Y es­to no es cier­to.

To­dos los ana­lis­tas eco­nó­mi­cos de la cri­sis ac­tual coin­ci­den en que los paí­ses que se re­cu­pe­ra­ran pri­me­ro son aque­llos que pro­mue­van sus ex­por­ta­cio­nes. Y el pri­mer tó­pi­co (en es­te ca­so un tó­pi­co de los sa­bios y no del pue­blo llano) es no con­si­de­rar al tu­ris­mo co­mo un ele­men­to esen­cial de las ex­por­ta­cio­nes en la eco­no­mía de un país. Así lo ha­cen Es­ta­dos Uni­dos y Fran­cia, por ejem­plo, que en­tien­den el tu­ris­mo en to­das sus di­men­sio­nes.

El tu­ris­mo se con­si­de­ra en nues­tro país un ti­po de eco­no­mía de se­gun­da ca­te­go­ría; eso no es cier­to

Des­de un aná­li­sis eco­nó­mi­co pu­ro, el tu­ris­mo es ex­por­ta­ción y así de­be­ría ser con­si­de­ra­do en las cuen­tas ge­ne­ra­les del Es­ta­do. Mien­tras en nues­tro país, y par­ti­cu­lar­men­te en Ca­ta­lun­ya, se me­nos­pre­cia al tu­ris­mo co­mo ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca bá­si­ca, Fran­cia lle­va unos me­ses rom­pién­do­se los se­sos pa­ra ser ca­paz de di­lu­ci­dar por­que Es­pa­ña, re­ci­bien­do 18 mi­llo­nes me­nos de tu­ris­tas, in­gre­sa por es­te con­cep­to 13.000 mi­llo­nes de dó­la­res. ¿La res­pues­ta? Nues­tra ofer­ta es me­jor y de mu­cha ma­yor ca­li­dad.

El tu­ris­mo es la prin­ci­pal in­dus­tria en el mun­do, lo es en Es­pa­ña y tam­bién en Ca­ta­lun­ya. Só­lo ne­ce­si­ta­mos dar­nos cuen­ta y uti­li­zar­la pa­ra ser ca­pa­ces de crear más ri­que­za eco­nó­mi­ca y más ri­que­za so­cial; pa­ra ge­ne­rar más pues­tos de tra­ba­jo, que en es­te mo­men­to es lo que ne­ce­si­ta­mos con ma­yor ur­gen­cia.

El SITC (Sa­lón In­ter­na­cio­nal del Tu­ris­mo de Ca­ta­lun­ya), que se ce­le­bra has­ta hoy en Bar­ce­lo­na, es un gran ins­tru­men­to pa­ra ha­cer reali­dad ese desa­rro­llo eco­nó­mi­co. Es­pe­re­mos que así sea. Des­de la Fi­ra de Bar­ce­lo­na se ha­cen to­dos los es­fuer­zos pa­ra con­se­guir­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.