Los ‘ani­mal spi­rits’, al ace­cho

La re­sis­ten­cia de los mer­ca­dos a to­do ti­po de prue­bas re­ve­la la con­fian­za en que los re­sul­ta­dos em­pre­sa­ria­les ba­ti­rán las ex­pec­ta­ti­vas en el 2011

La Vanguardia - Dinero - - FINANZAS - Jo­sé Ma­nuel Ga­ra­yoa

Los ani­mal spi­rits que so­bre­vue­lan los par­quets no sa­ben a qué san­to en­co­men­dar­se úl­ti­ma­men­te. El te­rre­mo­to del jue­ves en Ja­pón, afor­tu­na­da­men­te le­ve, fue el úl­ti­mo sus­to al que las bol­sas han de­bi­do en­fren­trar­se y lo­gra­do so­bre­vi­vir (Ja­pón te­rre­mo­to I, Orien­te Me­dio, deu­da so­be­ra­na). Tal re­si­len­cia les ha car­ga­do de ener­gía y aho­ra se sien­ten co­mo esos equi­pos que se ven cla­si­fi­ca­dos pa­ra se­mi­fi­na­les en Cham­pions aun cuan­do les que­da el par­ti­do de vuel­ta.

El op­ti­mis­mo no es uná­ni­me. Con tan­tos pro­ble­mas y so­bre­sal­tos, los ba­jis­tas han vis­to la re­cu­pe­ra­ción en pe­li­gro: es­tá aún tier­na –di­cen– y prue­bas de­ma­sia­do du­ras de­bi­li­tan el cre­ci­mien­to. En su opi­nión, a la fa­se de al­zas que he­mos te­ni­do de­be­ría se­guir una co­rrec­ción inevi­ta­ble, al me­nos a cor­to pla­zo.

El Ci­ti, por ejem­plo, re­co­mien­da más pre­cau­ción a sus clien­tes mien­tras otros apues­tan cla­ra­men­te por los va­lo­res de­fen­si­vos fren­te a los cí­cli­cos.

La úl­ti­ma se­ñal en pro de más pre­cau­ción es­tá aún fres­ca: el gi­ro ha­cia unas po­lí­ti­cas más res­tric­ti­vas por par­te de los ban­cos cen­tra­les, ini­cia­do por el BCE, que han si­do has­ta aho­ra uno de los fac­to­res cla­ve de las subidas del mer­ca­do. Y adu­cen los pru­den­tes: en un pri­mer mo­men­to, un al­za del pre­cio del di­ne­ro lle­va a las bol­sas a ran­gos la­te­ra­les, don­de las subidas no com­pen­san las caí­das. Só­lo en un se­gun­do mo­men­to se apre­cian las me­jo­ras en fa­vor de la es­ta­bi­li­dad.

Sin em­bar­go, “no es­ta­mos an­te un fi­nal de ci­clo” que im­pu­sie­ra un cam­bio de es­ce­na­rio, di­ce Nick Nel­son, es­tra­te­ga de UBS, La eco­no­mía si­gue avan­zan­do, co­mo re­ve­lan los bue­nos da­tos de ac­ti­vi­dad en Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro sin lle­gar a pi­cos. Por eso, el al­za de ti­pos del BCE es “un he­cho me­nor”, apun­ta Jau­me Puig, eco­no­mis­ta je­fe de Gaesco GVC . “Con­ti­nua­mos con ti­pos ne­ga­ti­vos, del 1,25%, fren­te a una in­fla­ción del 2,6%. Es de­cir, se­gui­mos con una política aco­mo­da­ti­cia, lo que es bueno pa­ra las bol­sas”.

En ma­te­ria pro­pia­men­te fi­nan­cie­ra la ma­yor preo­cu­pa­ción era –y es– las evo­lu­ción de la deu­da so­be­ra­na. El ca­so por- tu­gués ha si­do en es­te sen­ti­do muy elo­cuen­te: Lis­boa ha pe­di­do ayu­da a la UE, pe­ro el au­xi­lio que le va a ofre­cer el EFSF, o fon­do de res­ca­te eu­ro­peo, descarta de en­tra­da una po­si­ble qui­ta o re­es­truc­tu­ra­ción de su deu­da. Tal so­lu­ción só­lo es­tá pre­vis­ta ins­ti­tu­cio­nal­men­te a par­tir del 2013, cuan­do se pon­ga en mar­cha el me­ca­nis­mo es­pe­cí­fi­co pa­ra ello. Aho­ra mis­mo hay un va­cío. El ca­so grie­go es el que más du­das des­pier­ta. ¿Ha­brá qui­ta? Ate­nas in­sis­te en que no. Se ve­rá.

Otro fren­te es el del pe­tró­leo, que se mue­ve pa­ra el ti­po Brent, que ri­ge en Eu­ro­pa, en torno a 124 dó­la­res, y en 111 pa­ra el ti­po West Te­xas, que se usa en Es­ta­dos Uni­dos. Las re­vuel­tas ára­bes y la gue­rra en Libia han em­pu­ja­do cer­ca de un 20% la co­ti­za­ción del ba­rril, pe­ro al mis­mo tiem­po se juz­ga muy ele­va­do el pe­so de al­gu­nos agen­tes fi­nan­cie­ros de al­ta po­ten­cia, co­mo los hed­ge funds, en la for­ma­ción del pre­cio del cru­do, por lo que no se des­car­tan cam­bios brus­cos en los pre- cios en cuan­to ha­ya avan­ces en la nor­ma­li­za­ción de la zo­na.

So­bre es­tas ba­ses, el mer­ca­do va lan­za­do a en­ca­rar el re­to que les in­tere­sa aho­ra mis­mo por en­ci­ma de cual­quier otro: los be­ne­fi­cios em­pre­sa­ria­les. Y eso que hay co­sas de qué ha­blar....

Gros­so mo­do, las pre­vi­sio­nes del mer­ca­do son de un au­men­to de los be­ne­fi­cios del 15% en el 2011 y el 2012 en Eu­ro­pa, EE.UU. y emer­gen­tes. Y en Es­pa­ña, que va más re­za­ga­da, del 7%.

A par­tir del lu­nes, co­mien­za en Wall Street la cam­pa­ña de pre­sen­ta­ción de re­sul­ta­dos y es im­por­tan­te en es­te ca­so cum­plir o, me­jor, ba­tir, las pre­vi­sio­nes por­que so­bre el ba­lan­ce que se ob­ten­ga se van a for­mar las ex­pec­ta­ti­vas pa­ra el con­jun­to del año. El pri­mer tri­mes­tre del 2011 es bas­tan­te más re­pre­sen­ta­ti­vo que un tri­mes­tre cual­quie­ra.

Los fun­da­men­ta­les so­bre los que se van a ir re­tra­tan­do las em­pre­sas co­ti­za­das son fa­vo­ra­bles: la pre­vi­sión de cre­ci­mien­to de la eco­no­mía ame­ri­ca­na pa­ra es­te año es del 3%, del 1,5% en la Unión Eu­ro­pea y del 2,2% en Ale­ma­nia. En Es­pa­ña, las es­ti­ma­cio­nes va­rían en­tre un 0,6%, se­gún el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, y el 1,2% del Go­bierno.

Al op­ti­mis­mo con que se en­ca­ra la cam­pa­ña de pre­sen­ta­ción de re­sul­ta­dos se es­tá su­man­do aho­ra la cas­ca­da de ope­ra­cio­nes de com­pras y fu­sio­nes en los úl­ti­mas se­ma­nas. Es­tos días han si­do muy ri­cos tam­bién en no­ti­cias.

El te­rre­mo­to de Ja­pón, que se pro­du­jo tras la de­man­da de res­ca­te de Por­tu­gal, pin­ta un es­ce­na­rio vo­lá­til Las ope­ra­cio­nes de com­pras y ad­qui­si­cio­nes in­di­can que los pre­cios es­tán ba­ra­tos

Así, el Nas­daq ha da­do una sor­pre­sa ma­yús­cu­la al lan­zar una con­tra­ofer­ta so­bre la Bol­sa de Nue­va York que le en­fren­ta a Deuts­che Bör­se.

Por su par­te, Vo­da­fo­ne ha ven­di­do el 44% que te­nía en la em­pre­sa fran­ce­sa de te­le­fo­nía mó­vil SFR a Vi­ven­di y el gru­po Sol­vay ha ad­qui­ri­do Rho­dia pa­gan­do un 50% más que el va­lor que le asig­na­ba el mer­ca­do. A es­ta ola se su­mó el miér­co­les lle­gó a Es­pa­ña, cuan­do Smith­field anun­ció que ne­go­cia la com­pra del 87% de Cam­po­frío a tra­vés de una opa de ex­clu­sión a 9,5 eu­ros por ac­ción cuan­do el mis­mo día ce­rra­ba a 9,3 eu­ros. Es­to sig­ni­fi­ca, se­gún los ana­lis­tas, que las pro­pias em­pre­sas con­si­de­ran que, con las ac­tua­les pers­pec­ti­vas de be­ne­fi­cios, el mer­ca­do es­tá ba­ra­to y hay mar­gen pa­ra más ope­ra­cio­nes.

Es­ta cues­tión es im­por­tan­te por­que el buen hu­mor –si los te­rre­mo­tos lo per­mi­ten– pue­de fil­trar­se a otros mer­ca­dos, co­mo el de tra­ba­jo. Se­gún Jau­me Puig, “eso se es­tá vien­do ya en EE.UU. Em­pie­zan las em­pre­sas a ga­nar di­ne­ro y me­jo­ra la ocu­pa­ción en los si­guien­tes me­ses. En Ale­ma­nia ha ocu­rri­do igual. En Es­pa­ña ire­mos más len­tos, en bol­sa, en be­ne­fi­cios y en em­pleo”.

JIN LEE / BLOOMEBRG

Una ope­ra­do­ra si­gue muy aten­ta la evo­lu­ción de los mer­ca­dos en Wall Street

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.