LOS RES­CA­TES SO­LOS NO FUN­CIO­NAN

La Vanguardia - Dinero - - IBEX 35 -

Li­cen­cia­do en Cien­cias Eco­nó­mi­cas y Em­pre­sa­ria­les por Icade y más­ter en Es­tu­dios Tri­bu­ta­rios y Eco­nó­mi­cos

La cal­ma en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros tras el res­ca­te de Por­tu­gal pue­de in­du­cir a pen­sar que los pro­ble­mas de fi­nan­cia­ción de los es­ta­dos en Eu­ro­pa ya es­tán so­lu­cio­na­dos. Na­da más le­jos de la reali­dad. El res­ca­te de un país tie­ne lu­gar cuan­do es­te no es ca­paz de fi­nan­ciar­se en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros y, por tan­to, o re­ci­be ayu­da fi­nan­cie­ra de al­gún or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal, o en­tra en de­fault al no ser ca­paz de ha­cer fren­te a los ven­ci­mien­tos de sus deu­das.

El res­ca­te só­lo so­lu­cio­na una si­tua­ción co­yun­tu­ral de fal­ta de fi­nan­cia­ción, pe­ro sin co­rre­gir el pro­ble­ma de fon­do que ha lle­va­do a esa si­tua­ción, se­rá po­ner di­ne­ro bueno so­bre di­ne­ro ma­lo. Sin re­es­truc­tu­ra­ción de la deu­da pre­via al res­ca­te es muy di­fí­cil que exis­ta ca­pa­ci­dad de re­pa­go de las deu­das.

Pe­se a los res­ca­tes de Gre­cia e Ir­lan­da, sus bo­nos a diez años si­guen co­ti­zan­do en el mer­ca­do a ti­pos del 12% y 10% res­pec­ti­va­men­te. Im­pli­ca que los in­ver­so­res si­guen cre­yen­do que se pro­du­ci­rá una re­es­truc­tu­ra­ción de la deu­da, vía un apla­za­mien­to de los pa­gos o vía un re­cor­te del prin­ci­pal a de­vol­ver, an­tes del ven­ci­mien­to de es­tos bo­nos.

En to­dos los ca­sos las con­di­cio­nes im­pues­tas en los res­ca­tes han in­clui­do la ne­ce­si­dad de aco­me­ter drás­ti­cas me­di­das de aus­te­ri­dad en las cuen­tas pú­bli­cas. La pri­me­ra con­se­cuen­cia es un em­peo­ra­mien­to del cre­ci­mien­to a cor­to pla­zo, re­du­cién­do­se la re­cau­da­ción de im­pues­tos y ha­cien­do más di­fí­cil el cum­pli­mien­to de los ob­je­ti­vos de dé­fi­cit mar­ca­dos, al im­pli­car me­di­das adi­cio­na­les de ajus­te.

El ori­gen de los pro­ble­mas de los tres paí­ses eu­ro­peos res­ca­ta­dos es dis­par. En el ca­so grie­go, su en­tra­da en barrena se pro­du­jo co­mo con­se­cuen­cia del re­co­no­ci­mien­to de la fal­se­dad de sus cuen­tas pú­bli­cas. La UE y el FMI otor­ga­ron prés­ta­mos a Gre­cia por im­por­te de 110.000 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra que pu­die­ra es­tar tres años sin ne­ce­si­dad de emi­tir bo­nos. Co­mo con­tra­par­ti­da se le exi­gió un du­ro ajus­te del dé­fi­cit pú­bli­co que ten­dría que re­du­cir­se al 3% en 2012. Pe­se a los ajus­tes rea­li­za­dos, la deu­da so­bre el PIB su­pera ac­tual­men­te el 140%, se es­pe­ra que al­can­ce el 160%, y los bo­nos grie­gos a diez años co­ti­zan por en­ci­ma del 12%. Es de­cir, los in­ver­so­res creen muy pro­ba­ble una qui­ta con­si­de­ra­ble del prin­ci­pal los bo­nos ac­tual­men­te en cir­cu­la­ción.

En el ca­so ir­lan­dés el res­ca­te vino mo­ti­va­do por la de­ci­sión del go­bierno de Ir­lan­da de ga­ran­ti­zar los pa­si­vos ban­ca­rios tras la cri­sis de con­fian­za del 2008. De­bi­do al ta­ma­ño del sis­te­ma fi­nan­cie­ro ir­lan­dés, la car­ga se hi­zo inasu­mi­ble. Pa­ra que no que­bra­ran los ban­cos, Ir­lan­da se vio for­za­da a so­li­ci­tar el res­ca­te por im­por­te de 85.000 mi­llo­nes de eu­ros. Cin­co me­ses des­pués del res­ca­te el bono ir­lan­dés a diez años co­ti­za al 10%, lo cual ha­ce to­tal­men­te in­via­ble po­der fi­nan­ciar­se en el mer­ca­do. Los in­ver­so­res des­cuen­tan una qui­ta en los bo­nos ac­tual­men­te en cir­cu­la­ción.

En el ca­so por­tu­gués, la ne­ce­si­dad del res­ca­te ha ve­ni­do mo­ti­va­da por los ele­va­dos ti­pos de in­te­rés a los que se veía obli­ga­do a emi­tir, cer­ca del 8% a diez años, y las ele­va­das ci­fras de ven­ci­mien­tos du­ran­te el 2011.

Con los res­ca­tes se ha ga­na­do tiem­po, pe­ro no se re­suel­ven los pro­ble­mas que han lle­va­do a los dis­tin­tos paí­ses a so­li­ci­tar­los. La re­es­truc­tu­ra­ción de la deu­da se­rá inevi­ta­ble en al­gún mo­men­to, no só­lo so­bre la deu­da pú­bli­ca de los paí­ses res­ca­ta­dos sino tam-

Pe­se a los res­ca­tes de Gre­cia e Ir­lan­da, sus bo­nos a diez años si­guen co­ti­zan­do a ti­pos del 12% y 10%

bién so­bre de­ter­mi­na­dos bo­nos del sec­tor fi­nan­cie­ro.

Tie­ne po­co sen­ti­do que Ir­lan­da se vea obli­ga­da a in­yec­tar 34.000 mi­llo­nes en sus ban­cos mien­tras los bo­nis­tas de es­tas en­ti­da­des, prin­ci­pal­men­te ale­ma­nes, fran­ce­ses y bri­tá­ni­cos, re­cu­pe­ran el 100% de su in­ver­sión. Pa­re­ce más un res­ca­te a los in­ver­so­res ex­tran­je­ros en los ban­cos ir­lan­de­ses que un res­ca­te a la pro­pia Ir­lan­da.

En el ca­so es­pa­ñol al­go pa­re­ci­do po­dría de­cir­se res­pec­to a los bo­nis­tas de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras con dé­fi­cit de ca­pi­tal que so­li­ci­tan di­ne­ro al FROB. Se­gu­ra­men­te se­ría más ló­gi­co que quien reali­zó una in­ver­sión en bo­nos de di­chas en­ti­da­des a cam­bio de un ma­yor ti­po de in­te­rés, su­fra las pér­di­das que le co­rres­pon­dan me­dian­te la con­ver­sión de sus bo­nos en ca­pi­tal. Fren­te a es­ta op­ción se ha op­ta­do por uti­li­zar di­ne­ro pú­bli­co pa­ra cu­brir las ca­ren­cias de ca­pi­tal sin an­tes ha­ber sa­nea­do los ba­lan­ces de las en­ti­da­des. Exis­ten si­mi­li­tu­des en­tre la en­tra­da del FROB en las ca­jas y los res­ca­tes de Gre­cia, Ir­lan­da y Por­tu­gal. Se ga­na tiem­po pe­ro no se re­suel­ve el pro­ble­ma de fon­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.