Cu­rrí­cu­lum de se­gun­da di­vi­sión

Al­gu­nos pro­fe­sio­na­les es­con­den su for­ma­ción pa­ra op­tar a un em­pleo de me­nor cua­li­fi­ca­ción

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - Nu­ria Pe­láez ENTREVISTA a Alo­ña Fer­nán­dez, pe­rio­dis­ta y ex ca­ma­re­ra

Que mu­chos can­di­da­tos mien­ten en sus cu­rrí­cu­lum no es nin­gu­na no­ve­dad. Lo cu­rio­so es que aho­ra no só­lo lo ha­cen pa­ra exa­ge­rar su ni­vel de in­glés o sus cur­sos téc­ni­cos, sino que co­mien­za a ver­se el ex­tre­mo opues­to: pa­ra­dos de lar­ga du­ra­ción, a ve­ces al­ta­men­te cua­li­fi­ca­dos, que de­ci­den ocul­tar par­te de su for­ma­ción o ex­pe­rien­cia pa­ra con­se­guir em­pleos de me­nor cua­li­fi­ca­ción que la que les co­rres­pon­de­ría, an­te la im­po­si­bi­li­dad de en­con­trar uno más ade­cua­do a su per­fil.

Adec­co cal­cu­la que en­tre un 5% y un 10% de los pa­ra­dos de lar­ga du­ra­ción in­cu­rre en el error de crear lo que ellos de­no­mi­nan un “cu­rrí­cu­lum B”. Se­gún Ma­ri­na Vi­la­ge­liu, di­rec­to­ra de se­lec­ción de Adec­co en Ca­ta­lun­ya, pre­do­mi­nan los pro­fe­sio­na­les uni­ver­si­ta­rios, a me­nu­do con más­ter o pos­gra­do, quie­nes en la si­tua­ción del mer­ca­do no en­cuen­tran tra­ba­jo re­la­cio­na­do con su for­ma­ción. “En el cu­rrí­cu­lum B es­con­den su so­bre­cua­li­fi­ca­ción, no só­lo en cuan­to a for­ma­ción sino in­clu­so a ex­pe­rien­cia”, ex­pli­ca Vi­la­ge­liu.

Joan Ba­la­da, director de ofi­ci- na de Randstad, ex­pli­ca un ca­so tí­pi­co: co­mer­cia­les que ocul­tan que han si­do di­rec­to­res de ven­ta o je­fes de zo­na pa­ra po­der op­tar a pues­tos de ven­de­dor de ba­se. Es­tos can­di­da­tos creen que, si di­cen la ver­dad, la em­pre­sa les des­car­ta­rá por con­si­de­rar que se irán de la com­pa­ñía en cuan­to pue­dan en­con­trar un pues­to de ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad. Lo cier­to es que es­te te­mor es­tá jus­ti­fi­ca­do: “Aho­ra hay mu­chos can­di­da­tos dis­po­ni­bles pa­ra ca­da va­can­te y la em­pre­sa es­co­ge al que apor­te exac­ta­men­te las ca­rac­te­rís­ti­cas re­que­ri­das pa­ra el pues­to”, re­co­no­ce Ba­la­da. Sin em­bar­go, la so­bre­cua­li­fi­ca­ción no siem­pre es un obs­tácu­lo: “Si el can­di­da­to en­ca­ja aun­que es­té de­ma­sia­do for­ma­do, a la em­pre­sa pue­de in­tere­sar­le te­ner un buen pro­fe­sio­nal que pue­da apro­ve­char pa­ra otro pro­yec­to y que pue­da cre­cer den­tro de la em­pre­sa”, apun­ta Ba­la­da.

No obs­tan­te, ocul­tar la ver­da­de­ra cua­li­fi­ca­ción pue­de aca­bar sien­do un pro­ble­ma no só­lo pa­ra la em­pre­sa sino tam­bién pa­ra el pro­pio pro­fe­sio­nal. “Cuan­do una per­so­na lle­va tiem­po en pa­ro su prio­ri­dad es en­con­trar tra­ba­jo y es nor­mal que quie­ra con­se­guir un em­pleo aun­que es­té por de­ba­jo de sus ca­pa­ci­da­des –ex­pli­ca Do­lors Po­blet, di­rec­to­ra de Man­po­wer Professional–. Pe­ro con el tiem­po pue­den aflo­rar otras ne­ce­si­da­des, co­mo vol­ver a tu an­te­rior es­ta­tus, y una vez den­tro del mer­ca­do la­bo­ral es más fá­cil en­con­trar otra co­sa, por lo que tar­de o tem­prano ese pro­fe­sio­nal sen­ti­rá la ne­ce­si­dad de bus­car un nue­vo em­pleo”.

Vi­la­ge­liu, de Adec­co, re­co­mien­da ser siem­pre sin­ce­ro. “Una re­la­ción la­bo­ral no pue­de em­pe­zar nun­ca con una men­ti­ra –ad­vier­te–: en­ten­de­mos que hay per­so­nas que ne­ce­si­tan en­con­trar tra­ba­jo ur­gen­te­men­te y no en­cuen­tran na­da acor­de a su cu­rrí­cu­lum, pe­ro en ese ca­so les re­co­men­da­mos que bus­quen em­pleos tem­po­ra­les po­co cua­li­fi­ca­dos y sean sin­ce­ros con la em­pre­sa, acla­ran­do por qué quie­ren con­se­guir un tra­ba­jo de ese ti­po”.

Co­mo al­ter­na­ti­va, Do­lors Po­blet, di­rec­to­ra de Man­po­wer Professional, sos­tie­ne que es po­si­ble ajus­tar el cu­rrí­cu­lum pa­ra adap­tar­lo lo me­jor po­si­ble a los re­qui­si­tos de la va­can­te con­cre­ta a la que se quie­re op­tar, pe­ro sien­do muy cla­ros en ca­so de en­trar a for­mar par­te del pro­ce­so de se­lec­ción. “En la entrevista per­so­nal es vi­tal ser ho­nes­to y que el can­di­da­to dé a co­no­cer to­dos sus tí­tu­los y ex­pe­rien­cia, de­jan­do cla­ro to­do el po­ten­cial que ofre­ce pa­ra la em­pre­sa”, acla­ra Po­blet.

ACY ALAMY

An­te el mie­do a ser des­car­ta­dos por es­tar so­bre­cua­li­fi­ca­dos, ca­da vez más can­di­da­tos crean un cu­rrí­cu­lum al­ter­na­ti­vo don­de es­con­den par­te de su for­ma­ción y ex­pe­rien­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.