Di­vi­ni­da­des orien­ta­les

La ga­le­ría Itá­li­ca ce­le­bra su cua­dra­gé­si­mo aniver­sa­rio con pie­zas asiá­ti­cas del úl­ti­mo mi­le­nio

La Vanguardia - Dinero - - INVERSIONES - Carlos García-Osuna

La ga­le­ría Itá­li­ca fue fun­da­da por María de los Án­ge­les de Ra­to en 1970 en un lo­cal de la cén­tri­ca ca­lle Ve­láz­quez de Ma­drid. En la actualidad se ubi­ca en el nú­me­ro 27 de la ca­lle Jorge Juan (tel. 91-575-29-15 o 91-575-30-21). Has­ta 1990 es­tu­vo de­di­ca­da a la ven­ta de obras de art nou­veau y art dé­co, pe­ro ese año co­no­ció a unos an­ti­cua­rios chi­nos que ex­hi­bían una se­lec­ción de pie­zas de mo­bi­lia­rio po­pu­lar cu­yas lí­neas la sub­yu­ga­ron. Jun­to al des­apa­re­ci­do an­ti­cua­rio Luis El­vi­ra le pro­pu­sie­ron ce­le­brar una mues­tra en la tien­da, que sor­pren­dió por exi­to­sa ya que los vian­dan­tes co­lap­sa­ron los ale­da­ños de la ga­le­ría.

De Ra­to enu­me­ra los pa­sos da­dos has­ta con­ver­tir­se en una ex­per­ta en arte orien­tal: “Tras el éxi- to de aque­lla ex­po­si­ción, de­ci­dí via­jar a China pa­ra co­no­cer in si­tu su mo­bi­lia­rio po­pu­lar. Me emo­cio­na­ba sa­ber que es­ta­ba des­cu­brien­do un ti­po de ar­te­sa­nía prác­ti­ca­men­te des­co­no­ci­da en Es­pa­ña, ya que en nues­tro país y en to­do Oc­ci­den­te só­lo se co­no­cía el mo­bi­lia­rio que sa­lía a tra­vés de las em­ba­ja­das, ha­bi­tual­men­te los mue­bles im­pe­ria­les o los cor­te­sa­nos, pe­ro no los po­pu­la­res de los que me cau­ti­vó su pu­re­za de lí­neas, el co­lor de la la­ca y la for­ma en que es­ta­ban en­sam­bla­dos, sin uti­li­zar nin­gún cla­vo, lo que les con­fe­ría la apa­rien­cia de mo­der­ni­dad”.

Des­pués de China, De Ra­to vi­si­tó paí­ses del Sud­es­te Asiá­ti­co co­mo Viet­nam, Cam­bo­ya, Sin­ga­pur o la is­la de Ja­va, don­de aña­dió a sus ad­qui­si­cio­nes de mo­bi­lia­rio po­pu­lar chino, las al­fom­bras y ta­pi­ces, las es­cul­tu­ras, las te­rra­co­tas o las pie­dras an­ces­tra­les.

En 1992, pa­ra po­ner ri­gor a su nue­va ac­ti­vi­dad co­mo mar­chan­te de arte orien­tal, edi­ta el vo­lu­men Mo­bi­lia­rio chino pro­vin­cial de los si­glos XVIII y XIX. El­vi­ra afir­ma en su pró­lo­go que “el mo­bi­lia­rio po­pu­lar es una au­tén­ti­ca sin­fo­nía de sim­pli­ci­dad, don­de úni­ca­men­te el co­lor, la for­ma y las pro­por­cio­nes con­fi­gu­ran el re­sul­ta­do de lí­neas so­brias y ele­gan­tes”.

Las úl­ti­mas ven­tas de las subas­tas in­ter­na­cio­na­les han mos­tra­do el va­lor cre­cien­te del arte orien­tal. Sot­heby’s ad­ju­di­có, en una li­ci­ta­ción de mar­zo del 2007, un pre­cio­so bron­ce de la di­nas­tía Shang, pro­ce­den­te de la co­lec­ción Al­bright-Knox, por ocho mi­llo­nes de dó­la­res, y en el 2008 re­cau­dó en las subas­tas de arte orien­tal 97 mi­llo­nes de dó­la­res.

El de­no­mi­na­do arte orien­tal –que se ex­tien­de des­de Sri Lan­ka has­ta Ja­pón, pa­san­do por China, In­do­ne­sia e In­do­chi­na–, no tu­vo una ho­mo­ge­nei­dad geo­grá­fi­ca, his­tó­ri­ca, ni cul­tu­ral. Úni­ca­men­te en­con­tró una ba­se co­mún en la ge­ne­ral ex­pan­sión de la re­li­gión bu­dis­ta y de la es­té­ti­ca de las for­mas ar­tís­ti­cas hin­dúes, que fue­ron asi­mi­la­das por los pue­blos re­cep­to­res, al­gu­nos de los cua­les, so­bre to­do China y Ja­pón, fue­ron ca­pa­ces, an­tes y des­pués de la lle­ga­da del bu­dis­mo, de crear un arte pro­pio.

En­tre las pie­zas que es­tán a la ven­ta en el cua­dra­gé­si­mo aniver­sa­rio de la ga­le­ría Itá­li­ca, fi­gu­ra un Bu­da de Cam­bo­ya al que se le ha apli­ca­do el test del car­bono 14 pa­ra da­tar­lo (si­glos XV-XVI), que es­tá va­lo­ra­do en 60.000 eu­ros. Con­ser­va res­tos de po­li­cro­mía ori­gi­na­les en su ma­de­ra, mi­de 111 cen­tí­me­tros y per­te­ne­ce a la épo­ca je­mer, pe­rio­do post-Ang­kor. Una es­ta­tua que re­pre­sen­ta a un Bod­hi­satt­va se­den­te so­bre un ba­sa­men- to de ho­jas de lo­to rea­li­za­do en már­mol con res­tos de po­li­cro­mía pro­ce­de de China de la épo­ca de la di­nas­tía Tang (618-907 d.C.), que cues­ta 36.000 eu­ros y mi­de 60 cm de al­to y 58 de diá­me­tro. Una es­te­la que ho­me­na­jea al dios Brah­ma, que sim­bo­li­za el al­ma uni­ver­sal, co­ro­na­do y ri­ca­men­te or­na­men­ta­do y que es­tá re­pre­sen­ta­do subido so­bre su vaha­na Ham­sa, la Oca sa­gra­da. Es un al­to­rre­lie­ve de 95 cm de al­tu­ra tra­ba­ja­do en pie­dra are­nis­ca. Una ven­ta­na de ce­lo­sía Zha­li en pie­dra are­nis­ca la­bra­da del si­glo XIX, pro­ce­den­te de un pa­la­cio de Jai­sal­mer en Ra­jas­tán (In­dia), que se co­mer­cia­li­za por 6.500 eu­ros. Y un ar­ma­rio de ma­de­ra fru­tal con de­co­ra­ción de flo­res y pá­ja­ros e in­crus­ta­cio­nes de ná­car y hue­so, que pue­de fe­char­se en torno a 1890 con unas di­men­sio­nes de 114 cm de fren­te, 56 de fon­do y 186 de al­to. Cues­ta 10.800 eu­ros.

AR­TES DE­CO­RA­TI­VAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.