Vie­ja or­to­do­xia pa­ra la eu­ro­zo­na

La pe­ri­fe­ria eu­ro­pea se ve obli­ga­da a em­pren­der dra­co­nia­nas po­lí­ti­cas de re­cor­te so­cial y pri­va­ti­za­ción

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Andy Ro­bin­son

Tres años des­pués del ini­cio de la cri­sis, Do­mi­ni­que Strauss-Kahn, el director ge­ren­te del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI), si­gue con­ven­ci­do de que lle­ga una nue­va era eco­nó­mi­ca y un nue­vo FMI. “El pén­du­lo se ha des­pla­za­do des­de el mer­ca­do al Es­ta­do”, di­jo en un dis­cur­so en la Uni­ver­si­dad de Geor­ge Was­hing­ton el pa­sa­do mar­tes, ci­tan­do una lar­ga fra­se de John May­nard Key­nes en la que cri­ti­ca­ba la eco­no­mía de de­pre­sión de los años vein­te. “La cri­sis fi­nan­cie­ra glo­bal no só­lo ha de­vas­ta­do la eco­no­mía, ¨(… sino) tam­bién los fun­da­men­tos in­te­lec­tua­les del or­den glo­bal eco­nó­mi- co del úl­ti­mo cuar­to de si­glo”.

Pe­ro en la asam­blea del fon­do de es­ta se­ma­na pa­sa­da en Was­hing­ton, era el vie­jo FMI el que se aso­mó cuan­do el director ge­ren­te aban­do­nó el po­dio. El Fon­do Mo­ne­ta­rio de los ajus­tes es­truc­tu­ra­les, de las me­di­das de li-

Ni a Strauss-Kahn se le ocu­rre una sa­li­da pa­ra la cri­sis eu­ro­pea que no pa­se por las re­ce­tas or­to­do­xas del vie­jo FMI

be­ra­li­za­ción y de la pri­va­ti­za­ción for­za­da. “Es una au­tén­ti­ca te­ra­pia de shock”, se la­men­tó el mi­nis­tro de un Go­bierno que ha acu­di­do al fon­do en bus­ca de cré­di­tos de emer­gen­cia a ti­pos del 3%, pa­ra evi­tar una cri­sis de sol­ven­cia. Es una fra­se que des­pier­ta fan­tas­mas pa­ra los miem­bros más vie­jos de las de­le­ga­cio­nes la­ti­noa­me­ri­ca­nas que lle­ga­ron a Was­hing­ton es­ta se­ma­na des­de São Pau­lo, Bue­nos Ai­res o La Paz. Pe­ro el mi­nis­tro en cues­tión era por­tu­gués.

Un cuar­to de si­glo des­pués de las te­ra­pias de cho­que en la re­gión, Amé­ri­ca La­ti­na y, so­bre to­do, Bra­sil lu­cen en Was­hing­ton es­ta se­ma­na el nue­vo mo­de­lo de di­ná­mi­co ca­pi­ta­lis­mo es­ta­tal, elo­gia­do por Strauss-Kahn y ad­mi­ra­do por el Fi­nan­cial Ti­mes, un mo­de­lo que ha ge­ne­ra­do ex­ce­len­tes ex­pec­ta­ti­vas de cre­ci­mien­to del 4,2% en el 2011, se­gún el fon­do. Pe­ro la pe­ri­fe­ria de la zo­na eu­ro se ve obli­ga­da por el FMI y los gestores del Fon­do de Es­ta­bi­li­za­ción Fi­nan­cie­ra Eu­ro­pea, a em­pren­der dra­co­nia­nas po­lí­ti­cas de re­cor­te so­cial y pri­va­ti­za­ción.

Es una de las múl­ti­ples paradojas de es­ta asam­blea del fon­do y del Ban­co Mun­dial. La otra es que ni a Strauss-Kahn se le ocu-

Do­mi­ni­que Strauss-Kahn, director ge­ren­te del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.