ES­CRI­BIR UN NUE­VO RE­LA­TO

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Hay un re­la­to que se lee por to­da Eu­ro­pa: el re­la­to de có­mo los im­pru­den­tes y des­pil­fa­rra­do­res ir­lan­de­ses se me­tie­ron en pro­ble­mas. Deu­da pú­bli­ca, deu­da ban­ca­ria... ¿por qué tie­nen que pa­gar el des­ba­ra­jus­te cel­ta otros con­tri­bu­yen­tes co­mu­ni­ta­rios? Los ir­lan­de­ses de­be­rían es­tar agra­de­ci­dos de su res­ca­te; aho­ra, el res­to de­pen­de de ellos. Lo mis­mo se di­ce de Gre­cia, ha­cien­do hin­ca­pié en el desor­bi­tan­te gas­to pú­bli­co y en la con­ta­bi­li­dad crea­ti­va de go­bier­nos an­te­rio­res. Y tam­bién Por­tu­gal re­ci­be crí­ti­cas por gas­tar por en­ci­ma de sus po­si­bi­li­da­des.

Se tra­ta de un re­la­to muy con­ve­nien­te pa­ra quie­nes ha­cen ca­so omi­so de las ver­da­de­ras cau­sas sub­ya­cen­tes de la cri­sis de la deu­da: los de­fec­tos es­truc­tu­ra­les no re­suel­tos de la zo­na eu­ro y las per­ju­di­cia­les ac­cio­nes de las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras eu­ro­peas.

Por otra par­te, ese re­la­to ni si­quie­ra se ajus­ta a los he­chos. Ana­li­ce­mos el ca­so ir­lan­dés. An­tes de la re­ce­sión, los ni­ve­les de la deu­da pú­bli­ca ir­lan­de­sa eran de los más ba­jos de la zo­na eu­ro. Ade­más, en el 2000 los ir­lan­de­ses tu­vie­ron la pru­den­cia de crear un fon­do de ri­que­za so­be­ra­na en el que co­lo­ca­ron apro­xi­ma­da­men­te un 0,8% del PIB to­dos los años. No só­lo te­nían ni­ve­les de deu­da ba­jos, sino que acu­mu­la­ron unos aho­rros con­si­de­ra­bles, equi­va­len­tes a más de 200.000 mi­llo­nes de eu­ros en Es­pa­ña.

Le­jos de gas­tar más de la cuen­ta, el Go­bierno ir­lan­dés gas­tó me­nos que cual­quier otro go­bierno de la Unión Eu­ro­pea (UE). El gas­to pú­bli­co me­dio de la UE re­pre­sen­tó el 44% en la úl­ti­ma dé­ca­da; en Ir­lan­da fue del 34%, por de­ba­jo in­clu­so de los ni­ve­les es­pa­ño­les. Y lue­go ha­blan de des­pil­fa­rra­do­res im­pru­den­tes.

La deu­da pú­bli­ca ir­lan­de­sa au­men­tó en ese pe­rio­do, pe­ro fue una deu­da hi­po­te­ca­ria, no de con­su­mo. La des­pro­por­cio­na­da­men­te jo­ven po­bla­ción ir­lan­de­sa se vio atra­pa­da en­tre la Es­ci­la de unos pre­cios in­mo­bi­lia­rios cre- cien­tes y la Ca­rib­dis de un de­te­rio­ra­do sec­tor de al­qui­ler pri­va­do. La si­tua­ción se vio exa­cer­ba­da por un en­fo­que li­be­ral a la pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­nís­ti­ca y un círcu­lo do­ra­do (ban­que­ros, es­pe­cu­la­do­res, cons­truc­to­res, agen­tes in­mo­bi­lia­rios, me­dios de co­mu­ni­ca­ción) que pros­pe­ró en el au­ge. Si

Si las fa­mi­lias ir­lan­de­sas re­cu­rrían al cré­di­to ba­ra­to era pa­ra ob­te­ner un lu­gar de­cen­te en el que vi­vir

las fa­mi­lias ir­lan­de­sas re­cu­rrían al cré­di­to ba­ra­to era pa­ra gas­tar con el fin de ob­te­ner un lu­gar de­cen­te en el que vi­vir.

Dos años más tar­de, la deu­da ir­lan­de­sa se en­ca­mi­na­ba a unos ni­ve­les grie­gos mien­tras que los aho­rros pú­bli­cos ha­bían des­apa­re­ci­do. ¿Qué pa­só? Vea­mos lo que ocu­rría en la zo­na eu­ro mien­tras se in­cu­ba­ba la re­ce­sión.

Mien­tras los paí­ses del nú­cleo de la UE acu­mu­la­ban im­por­tan­tes su­pe­rá­vits por cuen­ta co­rrien­te, esos di­ne­ros inun­da­ron los paí­ses pe­ri­fé­ri­cos que re­gis­tra­ban dé­fi­cit. En Ir­lan­da eso to­mó la for­ma de prés­ta­mos ban­ca­rios de­di­ca­dos a un desa­rro­llo in­mo­bi­lia­rio que, a su vez, se vio ali­men­ta­do por una política fis­cal pro­cí­cli­ca de lo más inapro­pia­da y po­ten­cia­do­ra de la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria que ya se es­ta­ba for­man­do. Cuan­do es­ta­lló la bur­bu­ja, los prés­ta­mos ban­ca­rios per­die­ron to­do va­lor y los ban­cos ir­lan­de­ses se vol­vie­ron in­sol­ven­tes.

To­do eso pu­so de ma­ni­fies­to un de­fec­to de la zo­na eu­ro: los paí­ses es­tán en una unión eco­nó­mi­ca y mo­ne­ta­ria, pe­ro no en una unión fis­cal. Ca­da país es res­pon­sa­ble de su deu­da, de sus em­prés­ti­tos y, al­go igual de im­por­tan­te, de sus ban­cos. No hay un me­ca­nis­mo per­ma­nen­te pa­ra efec­tuar trans­fe­ren­cias que ate­núen los des­equi­li­brios de la UE. En es­te sen­ti­do, ca­da país va por li­bre.

Los ban­cos ir­lan­de­ses se­rán in­sol­ven­tes, pe­ro si­guen de­bien­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.