Ce­temm­sa, en la sen­da de los ma­te­ria­les in­te­li­gen­tes

El cen­tro tec­no­ló­gi­co, re­fe­ren­te en el cam­po de los ‘prin­ted elec­tro­nics’, desa­rro­lló 147 pro­yec­tos de I+D+i du­ran­te el año 2010

La Vanguardia - Dinero - - BARCELONA METRÓPOLIS - An­na Ca­ba­ni­llas

Za­pa­tos que in­cor­po­ran un GPS en la sue­la y que me­dian­te su vi­bra­ción in­di­can en qué sen­ti­do de la ca­lle se de­be gi­rar pa­ra lle­gar a la di­rec­ción pre­via­men­te in­di­ca­da; bol­sos pro­vis­tos de pa­ne­les so­la­res fle­xi­bles que car­gan la ba­te­ría del mó­vil o cual­quier otro gad­get; ca­mi­se­tas ca­pa­ces de ge­ne­rar ener­gía tér­mi­ca pa­ra afron­tar con éxi­to tem­pe­ra­tu­ras ár­ti­cas; or­to­pe­dias sen­so­ri­za­das que en­vían te­le­má­ti­ca­men­te al mé­di­co los pro­gre­sos del pa­cien­te... To­do ello sin ca­bles, ba­te­rías o es­truc­tu­ras rí­gi­das.

Pa­sean­do por los la­bo­ra­to­rios del cen­tro tec­no­ló­gi­co Ce­temm­sa, uno de los po­cos del país di­ri­gi­do por una mu­jer, uno pue­de lle­gar a sen­tir­se co­mo en la mis­ma NASA. Pe­ro, por suer­te, que­da bas­tan­te más cer­ca; con­cre­ta­men­te en el par­que cien­tí­fi­co y de in­no­va­ción Tec­no­Cam­pus Ma­ta­ró-Ma­res­me, en un in­ma­cu­la­do edificio de 2.800 m2 al que se han tras­la­da­do re­cien­te­men­te. El cen­tro, que el año que vie­ne cum­pli­rá 20 años de vi­da y es­tá ads­cri­to a la red Tec­nio de cen­tros tec­no­ló­gi­cos avan­za­dos de la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lun­ya, es­tá es­pe­cia­li­za­do en la in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo de tra­ta­mien­tos de su­per­fi­cies fle­xi­bles den­tro del cam­po de los de­no­mi­na­dos prin­ted elec­tro­nics.

An­na Es­co­da, di­rec­to­ra de Ce­temm­sa des­de el pa­sa­do mes de enero, acla­ra es­te con­cep­to: “En Ce­temm­sa te­ne­mos un fo­co tec­no­ló­gi­co muy bien iden­ti­fi­ca­do que es el tra­ta­mien­to de su­per­fi­cies fle­xi­bles con el ob­je­ti­vo de que es­tas, a tra­vés de la im­pri­ma­ción de una ca­pa fi­na de sus­tra­tos, pue­dan con­ver­tir­se en ma­te­ria­les in­te­li­gen­tes, ca­pa­ces de in­ter­ac­cio­nar con el en­torno. La idea es co­ger un sus­tra­to fle­xi­ble, co­mo el te­ji­do, el plás­ti­co o cual­quier ma­te­rial po­li­mé­ri­co, y con­se­guir que, a tra­vés de im­pri­mir­le cier­tos ma­te­ria­les, es­te se ilu­mi­ne, se ca­lien­te o ac­túe co­mo un sen­sor ca­paz de leer y pro­ce­sar da­tos”.

En es­te pun­to, al­guien po­dría pre­gun­tar­se ¿y qué aplicaciones prác­ti­cas pue­de conllevar es­ta in­no­va­ción? Se­gún la di­rec­to­ra de Ce­temm­sa, el prin­ci­pal re­to del cen­tro es fle­xi­bi­li­zar la elec­tró­ni­ca pa­ra po­der in­cor­po­rar­la de for­ma más fá­cil e in­te­gral a nues­tro en­torno. “Hay mu­chos ám­bi­tos en los que es po­si­ble apli­car la elec­tró­ni­ca fle­xi­ble. Des­de la ro­pa que lle­va­mos has­ta el co­che que con­du­ci­mos. Gra­cias a los pro­yec­tos de in­no­va­ción que rea­li­za­mos po­dre­mos, por ejem­plo, cu­brir un co­che con una ‘se­gun- da piel’ que sea ca­paz de al­ma­ce­nar ener­gía so­lar y ac­tuar co­mo una pla­ca fo­to­vol­tai­ca sin rom­per la ae­ro­di­ná­mi­ca del vehícu­lo. O po­dre­mos ves­tir una ca­mi­se­ta que lle­ve in­cor­po­ra­do un con­trol re­mo­to fle­xi­ble que nos per­mi­ta con­tes­tar el te­lé­fono, en­cen­der nues­tro iPod o di­ri­gir el man­do del te­le­vi­sor. Tam­bién en cam­pos co­mo el de la sa­lud po­dre­mos rea­li­zar gran­des avan­ces”,

An­na Es­co­da, di­rec­to­ra de Ce­temm­sa, es una de las po­cas mu­je­res que es­tá al fren­te un cen­tro tec­no­ló­gi­co en nues­tro país

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.