Eje­cu­ti­vos en el país de la sam­ba

Bra­sil se­rá uno de los des­ti­nos la­bo­ra­les más atrac­ti­vos pa­ra los di­rec­ti­vos es­pa­ño­les en los pró­xi­mos 4 años

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - Nu­ria Pe­láez

El fu­tu­ro pro­fe­sio­nal de los di­rec­ti­vos es­pa­ño­les dis­pues­tos a ex­pa­triar­se po­dría te­ner rit­mo de sam­ba. Un es­tu­dio de la es­cue­la de ne­go­cios Esa­de au­gu­ra que Bra­sil se con­ver­ti­rá en uno de los des­ti­nos más atrac­ti­vos pa­ra los eje­cu­ti­vos es­pa­ño­les du­ran­te los pró­xi­mos cua­tro años. El año pa­sa­do se crea­ron en es­te país unos dos mi­llo­nes de nue­vos pues­tos de tra­ba­jo en Bra­sil y en el pe­rio­do 2011-2016 se pre­vé que sur­jan otros diez mi­llo­nes de nue­vos em­pleos. Esa­de cal­cu­la que un 5% de es­tos nue­vos pues­tos se­rán po­si­cio­nes pa­ra di­rec­to­res y car­gos in­ter­me­dios, y, de ellos, unos 18.000 nue­vos pues­tos la­bo­ra­les po­drían ser “de in­te­rés prio­ri­ta­rio” pa­ra me­dios y al­tos di­rec­ti­vos es­pa­ño­les.

La proximidad de dos gran­des acon­te­ci­mien­tos de­por­ti­vos –los Jue­gos Olím­pi­cos del 2016 y el Mun­dial de fút­bol del 2014– no es el úni­co fac­tor que ha ani­ma­do el mer­ca­do la­bo­ral bra­si­le­ño. Se­gún Ale­xan­dra Olivares, au­to­ra del es­tu­dio y res­pon­sa­ble del São Pau­lo Glo­bal Cen­ter de Esa­de, el mo­ti­vo ra­di­ca prin­ci­pal­men­te en el sur­gi­mien­to de nue­vos ya­ci­mien­tos pe­tro­lí­fe­ros y en la pu­jan­za de una nue­va cla­se me­dia in­te­gra­da por unos 90 mi­llo­nes de per­so­nas que, jun­to a otros 20 mi­llo­nes de cla­se al­ta, ali­men­tan la de­man­da in­ter­na.

“To­dos los sec­to­res han cre­ci­do de for­ma inin­te­rrum­pi­da en los úl­ti­mos años, des­de el sec­tor ener­gé­ti­co y la cons­truc­ción ci­vil y de in­fra­es­truc­tu­ras has­ta el de gran con­su­mo, ban­ca, ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les o tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción”, des­ta­ca Olivares. El sud­es­te de Bra­sil, que com­pren­de prin­ci­pal­men­te los es­ta­dos de Río de Ja­nei­ro, São Pau­lo y Es­pi­ri­to San­to, con­cen­tra el 56% del PIB del país y, se­gún Olivares, “al­ber­ga cer­ca del 50% de las opor­tu­ni­da­des tar­get pa­ra di­rec­ti­vos es­pa­ño­les”. Otra área des­ta­ca­da es el nor­des­te, don­de han cre­ci­do es­pe­cial­men­te la in­dus­tria, comercio y gran con­su­mo.

El he­cho de que Es­pa­ña sea uno de los prin­ci­pa­les in­ver­so- res en Bra­sil otor­ga una puer­ta de en­tra­da ex­tra a los di­rec­ti­vos de nues­tro país. “Las em­pre­sas es­pa­ño­las con pre­sen­cia en Bra­sil ge­ne­ran va­can­tes so­bre to­do en los sec­to­res de las TIC, cons­truc­ción, far­ma­cia y sec­to­res fi­nan­cie­ros”, des­ta­ca Jo­sé Ma­nuel Mas, pre­si­den­te de IOR Con­sul­ting, fir­ma de head­hun­ting que cuen­ta con ofi­ci­na en el país su­da­me­ri­cano.

Ju­liano Ba­lla­rot­ti, res­pon­sa­ble del área de in­ge­nie­ría y lo­gís­ti­ca de Hays en Bra­sil, se­ña­la que “las plan­tas bra­si­le­ñas de em­pre­sas ar­gen­ti­nas, me­xi­ca­nas y chi­le­nas tam­bién son un fo­co de opor­tu­ni­da­des pa­ra di­rec­ti­vos es­pa­ño­les, a cau­sa del idio­ma”. Las in­fra­es­truc­tu­ras de trans­por­te y la ges­tión del agua son, se­gún Ba­lla­rot­ti, otros ya­ci­mien­tos de em­pleo in­tere­san­tes en el país.

Si bien po­cos di­rec­ti­vos es­pa­ño­les do­mi­nan el por­tu­gués, to­dos los ex­per­tos coin­ci­den en ase­gu­rar que el idio­ma no es una ba- rre­ra pa­ra tra­ba­jar en Bra­sil, ya que pa­ra un es­pa­ñol –y aún más pa­ra un ca­ta­la­no­par­lan­te, tal y co­mo apun­ta Jo­sé Ma­nuel Mas– es muy fá­cil en­ten­der el por­tu­gués, y por otro la­do allí mu­chas per­so­nas do­mi­nan el cas­te­llano. Qui­zá por eso, Mas ase­gu­ra que es mu­cho más fá­cil con­ven­cer a un eje­cu­ti­vo es­pa­ñol pa­ra ex­pa­triar­lo a Bra­sil, que no a zo­nas co­mo Asia u Orien­te Me­dio, a pe­sar de que en es­tas úl­ti­mas los sa­la­rios sean más ele­va­dos.

Lo que sí re­quie­re cier­ta adap­ta­ción es la ma­ne­ra de ser y tra­ba­jar. “Es­tán cre­cien­do las con­sul­to­ras que ase­so­ran en te­mas in­ter­cul­tu­ra­les a los di­rec­ti­vos ex­tran­je­ros y sus fa­mi­lias –des­ta­ca Ale­xan­dra Olivares–. Hay que acos­tum­brar­se a la ca­li­dez bra­si­le­ña, que im­pli­ca que, por ejem­plo, una reunión nun­ca em­pie­ce yen­do di­rec­ta­men­te al grano, sino pre­gun­tan­do a los par­ti­ci­pan­tes qué tal les ha ido el fin de se­ma­na”.

CORBIS

São Pau­lo (en la ima­gen) es una de las ciu­da­des con más opor­tu­ni­da­des

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.