DE­BE­RES PA­RA UN AÑO EX­PAN­SI­VO

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

To­do pa­re­ce in­di­car que no só­lo Se­ma­na San­ta, sino to­do el 2011 pue­de ser un año de in­ten­sa re­cu­pe­ra­ción tu­rís­ti­ca en Ca­ta­lun­ya, qui­zás has­ta su­pe­rar ré­cords his­tó­ri­cos co­mo los del 2007. La co­yun­tu­ra as­tral –pro­ble­mas en el Me­di­te­rrá­neo, re­cu­pe­ra­ción eu­ro­pea e in­ten­so cre­ci­mien­to de los paí­ses emer­gen­tes– nos es fa­vo­ra­ble una vez más. El tra­ba­jo de pro­mo­ción y de me­jo­ra del pro­duc­to de los úl­ti­mos años nos per­mi­te apro­ve­char me­jo­ra di­cha co­yun­tu­ra.

En los tres pri­me­ros me­ses del año, el tu­ris­mo ha cre­ci­do un 6% en Ca­ta­lun­ya y en Bar­ce­lo­na, cer­ca del 11%. Y aún más im­por­tan­te, el gas­to por vi­si­tan­te cre­ce a un rit­mo del 3% anual. El au­men­to del gas­to se ex­pli­ca por la pro­gre­si­va sus­ti­tu­ción de vi­si­tan­tes. La cri­sis en Eu­ro­pa nos hi­zo per­der tu­ris­mo de pla­ya que se des­pla­za­ba por ca­rre­te­ra, par­te del cual se ha re­em­pla­za­do por tu­ris­mo cul­tu­ral, gas­tro­nó­mi­co y de reunio­nes y con­gre­sos, que ge­ne­ra más in­gre­sos per cá­pi­ta.

Un he­cho tam­bién im­por­tan­te es la aper­tu­ra de nue­vas ru­tas di­rec­tas con los paí­ses emer­gen­tes. Abrir nue­vas ru­tas ge­ne­ra in­me­dia­ta­men­te un efec­to lla­ma­da de tu­ris­tas va­ca­cio­na­les. Ha­cer­las más fre­cuen­tes sig­ni­fi­ca tam­bién atraer vi­si­tan­tes de reunio­nes y con­gre­sos. De ahí la im­por­tan­cia es­tra­té­gi­ca de me­jo­rar nues­tras co­ne­xio­nes di­rec­tas de lar­ga dis­tan­cia. Por ejem­plo, las co­ne­xio­nes con Ru­sia van a pa­sar de 65 vue­los se­ma­na­les –re­gu­la­res y chár­ter in­clui­dos– a 99. Con Ar­gen­ti­na do­bla­mos, aun­que sea en mu­cho me­nor nú­me­ro, de 2 a 4 y con la pers­pec­ti­va de lle­gar a un vue­lo directo dia­rio. Por no ha­blar de Bra­sil y São Pau­lo. Por otro la­do, el au­men­to y la di­ver­si­fi­ca­ción de des­ti­nos con EE.UU. es­tá en bue­na par­te con­di­cio­na- da por el éxi­to de los cru­ce­ros en el puer­to –el pri­me­ro del Me­di­te­rrá­neo y el cuar­to del mun­do– y el re­to es con­ven­cer a los cru­ce­ris­tas de que­dar­se al me­nos un par de días en Bar­ce­lo­na o en el res­to de Ca­ta­lun­ya, sea vi­si­tan­do el trián­gu­lo da­li­niano o Mon­tse­rrat y las vi­ñas del Pe­ne­dès.

Que­da aún pen­dien­te el tu­ris­mo asiá­ti­co, muy mi­no­ri­ta­rio pe­ro con un enor­me po­ten­cial de cre­ci­mien­to. Agi­li­zar la con­ce­sión de vi­sa­dos a tra­vés de re­for­zar el per­so­nal en los con­su­la­dos es cla­ve. En Ru­sia ya se hi­zo y las ins­ti­tu­cio­nes ca­ta­la­nas han pe­di­do que au­men­te to­da­vía más, ya

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.