“Las ‘te­le­cos’ han en­tra­do en una era de fric­ción”

La Vanguardia - Dinero - - TECNOLOGÍA - Nor­ber­to Ga­lle­go

Las no­ti­cias que úl­ti­ma­men­te de­pa­ran las com­pa­ñías ope­ra­do­ras mó­vi­les eu­ro­peas pro­vo­can per­ple­ji­dad: Oran­ge y T-Mo­bi­le han fu­sio­na­do sus ope­ra­cio­nes en el Reino Uni­do, por ra­zo­nes de es­ca­la; Vo­da­fo­ne ha ven­di­do la po­si­ción mi­no­ri­ta­ria que te­nía en el se­gun­do ope­ra­dor fran­cés; Fran­ce Té­lé­com y Deuts­che Te­le­kom han crea­do una em­pre­sa pa­ra op­ti­mi­zar sus com­pras. En prác­ti­ca­men­te to­dos los paí­ses se ex­plo­tan di­fe­ren­tes fór­mu­las de con­so­li­da­ción, que pue­den ir des­de la com­par­ti­ción de in­fra­es­truc­tu­ras a la crea­ción de se­gun­das mar­cas, o qui­zás even­tua­les unio­nes trans­fron­te­ri­zas.

El hi­lo con­duc­tor de es­tos mo­vi­mien­tos es el ex­plo­si­vo cre­ci­mien­to del trá­fi­co de da­tos que cir­cu­la a tra­vés de sus in­fra­es­truc­tu­ras: mien­tras los in­gre­sos por ser­vi­cios de voz de­cli­nan inexo­ra­ble­men­te, los da­tos ya ocu­pan más del 40% de la ca­pa­ci­dad de las re­des, pe­ro ge­ne­ran, co­mo mu­cho, el 15% del in­gre­so me­dio por usua­rio. Es­to sig­ni­fi­ca que los da­tos cues­tio­nan el mo­de­lo de ne­go­cio en el que se ha ba­sa­do el cre­ci­mien­to de los úl­ti­mos años. Mien­tras tan­to, las re­des de cuar­ta ge­ne­ra­ción, LTE, se per­fi­lan co­mo la so­lu­ción pa­ra al­gu­nos de esos pro­ble­mas, pe­ro no a cual­quier cos­te.

Co­mo se pu­so de ma­ni­fies­to en Bar­ce­lo­na en fe­bre­ro du­ran­te el Mo­bi­le World Con­gress, las dos va­ria­bles cen­tra­les del sec­tor –el Arpu (in­gre­so me­dio por usua­rio) y el Ca­pex (in­ver­sión de ca­pi­tal)– se mue­ven en di­rec­cio­nes opues­tas. Es­to, que en los mer­ca­dos emer­gen­tes se re­suel­ve a ba­se de ga­nar cuota, en los mer­ca­dos ma­du­ros eu­ro­peos pre­sio­na so­bre las cuen­tas de re­sul­ta­dos, co­mo ha re­co­no­ci­do la se­ma­na pa­sa­da Te­le­fó­ni­ca. Es­tas fue­ron las pre­mi­sas de la con­ver­sa­ción que Di­ne­ro pro­pu­so a Jo­sé Arias, vi­ce­pre­si­den­te de la con­sul­to­ra Booz & Co. Por li­mi­ta­cio­nes de es­pa­cio, la transcripción se li­mi­ta a só­lo una de las gran­des ten­den­cias que Arias apun­ta en un es­tu­dio re­cien­te: las con­se­cuen­cias de la ace­le­ra­ción del trá­fi­co de da­tos mó­vi­les.

Lo que se co­no­ce co­mo internet mó­vil, que iba a ser una gran opor­tu­ni- dad de ne­go­cio pa­ra las ope­ra­do­ras, se ha con­ver­ti­do en una fuente de pro­ble­mas; ¿có­mo se ex­pli­ca es­ta di­co­to­mía?

To­da­vía hay mu­chas más opor­tu­ni­da­des que pro­ble­mas. Ha­ce unos años, por las re­des ce­lu­la­res só­lo pa­sa­ba voz y unos po­cos da­tos, mien­tras que la te­le­fo­nía fi­ja dis­tin­guía en­tre re­des de da­tos y re­des de voz. Ese es­que­ma ya no es vá­li­do: han apa­re­ci­do ne­go­cios adi­cio­na­les, vin­cu­la­dos al ac­ce­so de to­do el mun­do a nue­vos ser­vi­cios, que a su vez fa­ci­li­tan la en­tra­da en es­ce­na de nue­vos ac­to­res. Es ahí don­de se ori­gi­nan las fric­cio­nes en­tre es­tos y las ope­ra­do­ras Las te­le­cos se que­jan con mu­cho vi­gor, co­mo si se les des­po­ja­ra de un ne­go­cio na­tu­ral­men­te su­yo, pe­ro en reali­dad ese ne­go­cio no era de na­die, no exis­tía. Tie­nen ra­zón en un pun­to cla­ve: ese ne­go­cio lo han he­cho po­si­ble ellas, al des­ple­gar sus re­des y apo­yar la po­pu­la­ri­dad de los ter­mi­na­les que lla­ma­mos smartp­ho­nes.

Ha di­cho que en­tran en es­ce­na otros ac­to­res. ¿Se lla­man Ap­ple y Goo­gle?

Son los más no­to­rios, pe­ro no los úni­cos, y qui­zá sea más fá­cil po­ner­se de acuer­do con ellos que con otros. Lo que pa­sa es que en esa nue­va par­ce­la hay mu­cha in­no­va­ción, pe­ro el ne­go­cio que ge­ne­ran no es tan re­le­van­te co­mo se pien­sa: cal­cu­la­mos que la in­ter­me­dia­ción en nue­vos ser­vi­cios su­po­ne un 2% del mer­ca­do to­tal.

¿Y a qué vie­ne la po­lé­mi­ca, si no es re­le­van­te?

Si se con­si­de­ra co­mo ebit­da, la ci­fra es muy al­ta, pe­ro co­mo vo­lu­men es baja. El Ca­pex to­tal de las ope­ra­do­ras du­pli­ca los in­gre­sos to­ta­les de los in­ter­me­dia­rios. La po­lé­mi­ca sur­ge por­que las ope­ra­do­ras si­guen ga­nan­do con sus re­des, pe­ro no de lo que los usua­rios ha­cen con ellas. Por es­ta ra­zón, las te­le­cos han en­tra­do en una era de fric­ción: sus in­gre­sos tra­di­cio­na­les, co­mo la

“Las ope­ra­do­ras si­guen ga­nan­do con sus re­des, pe­ro no de lo que los usua­rios ha­cen con ellas”

voz o la men­sa­je­ría se ero­sio­nan.

¿Se re­fie­re a la voz IP?

Si es­tos ser­vi­cios al­ter­na­ti­vos ca­ye­ran en ma­nos de in­tere­ses aje- nos a las te­le­cos, es­tas co­rre­rían un al­to ries­go. Por­que la voz IP y la men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea de­man­dan in­fra­es­truc­tu­ra, pe­ro no ge­ne­ran in­gre­sos pa­ra cu­brir el cos­te de la mis­ma. De­pen­dien­do de có­mo ges­tio­nen la si­tua­ción y de quié­nes sean sus com­pe­ti­do­res, las te­le­cos po­drán con­ser­var su po­der o se­rán mar­gi­na­das de los ne­go­cios as­cen­den­tes.

“Se­gún ges­tio­nen, las ‘te­le­cos’ con­ser­va­rán su po­der o se­rán mar­gi­na­das de los ne­go­cios as­cen­den­tes”

Tal vez tie­nen po­ca agi­li­dad pa­ra lan­zar ser­vi­cios nue­vos.

Ocu­rre con to­das las em­pre­sas que tie­nen una he­ren­cia tec­no­ló­gi­ca que pro­te­ger. ¿Por qué Mi- cro­soft ha per­di­do la re­le­van­cia que tu­vo en los sis­te­mas ope­ra­ti­vos pa­ra mó­vi­les? Por­que o bien rom­pía con el pa­sa­do, o iba más len­ta­men­te. No es tan dis­tin­to de lo que pa­sa con los an­ti­guos mo­no­po­lios de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes.

Y si es así, ¿có­mo fi­nan­cia­rán la in­ver­sión en re­des?

En prin­ci­pio, a los nue­vos in­ter-

“En los paí­ses en que se sub­ven­cio­nan han acos­tum­bra­do a la gen­te a pen­sar que los mó­vi­les no va­len na­da”

me­dia­rios, la op­ti­mi­za­ción o no del con­su­mo de da­tos les da igual, no es su prio­ri­dad por­que no tie­nen que po­ner la in­fra­es­truc­tu­ra y no es­tán ex­pues­tos a sa­tu­ra­ción. Aun­que tam­po­co son hos­ti­les a ne­go­ciar, pues­to que la es­ta­bi­li­dad es im­por­tan­te pa­ra que su ne­go­cio si­ga cre­cien­do. Pe­ro si lee­mos el pa­trón de trá­fi­co de los con­su­mi­do­res, ve­mos que una mi­no­ría de usua­rios con­ges­tio­na las re­des. Des­de el pun­to de vis­ta de los ope­ra­do­res, es­to plan­tea dos pro­ble­mas: la ero­sión de sus már­ge­nes y la ne­ce­si­dad de ha­cer in­ver­sio­nes adi­cio­na­les que no van a ge­ne­rar in­gre­sos in­su­fi­cien­tes.

Es­ta­dís­ti­ca­men­te, en el trá­fi­co de las re­des mó­vi­les eu­ro­peas, los da­tos ya ocu­pan más ca­pa­ci­dad que la voz, pe­ro du­ran­te los pró­xi­mos cin­co años van a apor­tar me­nos in­gre­sos que la voz...

Y no­so­tros de­ci­mos que eso, en par­te, es con­se­cuen­cia de la for­ma en que se de­fi­nie­ron las ta­ri­fas en su mo­men­to, con el ob­je­ti­vo de ace­le­rar la ex­pan­sión del mer­ca­do. Mien­tras en las re­des fi­jas el 5% con­su­mía el 30% de la red, en las mó­vi­les –de­pen­dien­do de los paí­ses– el 5% pue­de con­su­mir el 80% de la ca­pa­ci­dad. Y con el for­ma­to ac­tual de las ta­ri­fas, ese 5% no pa­ga ni la mí­ni­ma par­te de lo que con­su­me.

Si es­tá tan cla­ro, ¿por qué no mo­di­fi­can las ta­ri­fas?

Ni es­tá tan cla­ro, ni es sen­ci­llo. En teo­ría, po­drían di­fe­ren­ciar los pre­cios por vo­lu­men o por ni­vel de ser­vi­cio, y ya han em­pe­za­do a ha­cer ajus­tes gra­dua­les. Pe­ro en la prác­ti­ca, si no los ex­pli­can bien, se­ría con­tra­pro­du­cen­te: cuan­do un ope­ra­dor anun­cia­ra ‘voy a em­pe­zar a co­brar en fun­ción del con­su­mo’, co­mo los usua­rios no so­mos cons­cien­tes de lo que con­su­mi­mos, mu­chos pen­sa­rían que es un tru­co pa­ra co­brar más. Aun­que la ma­yo­ría pa­ga­ría­mos mu­cho me­nos, y re­ci­bi­ría­mos me­jor ser­vi­cio.

¿Có­mo van a sa­lir del en­tuer­to?

No lo sé. Cuan­do se di­se­ña­ron las ta­ri­fas pa­ra las re­des mó­vi­les, si­guie­ron las va­ria­bles de ca­pa­ci­dad y ve­lo­ci­dad que eran pro­pias de las re­des fi­jas, pe­ro en la reali­dad los cos­tes mar­gi­na­les en las re­des mó­vi­les son in­cre­men­ta­les, y en las fi­jas prác­ti­ca­men­te pla­nos.

¿No se me­tie­ron so­li­tos en otro lío, con la sub­ven­ción de los ter­mi­na­les?

No se sub­ven­cio­nan en to­dos los paí­ses eu­ro­peos, pe­ro don­de se ha­ce –co­mo es el ca­so de Es­pa­ña– han acos­tum­bra­do a la gen­te a pen­sar que los mó­vi­les no va­len na­da. Na­die sa­be cuál es el cos­te pa­ra el ope­ra­dor; por un smartp­ho­ne que nos dan ca­si gra­tis, pa­ga en­tre 300 y 800 eu­ros al fa­bri­can­te, que, ló­gi­ca­men­te, es­pe­ra re­cu­pe­rar gra­cias a nues­tro con­su­mo fu­tu­ro. Aho­ra, con la ex­plo­sión de da­tos que traen las ta­ble­tas, más les va­le ges­tio­nar bien el asun­to, si no quie­ren co­rrer el ries­go de con­ver­tir­se en pu­ros trans­por­tis­tas.

AR­CHI­VO

Jo­sé Arias, vi­ce­pre­si­den­te de la con­sul­to­ra Booz & Co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.